Familias de soldados en Irak claman el fin de la guerra

Familias de soldados en Irak claman el fin de la guerra

Agosto 29, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Isabel Morales, corresponsal de El País en Estados Unidos.
Familias de soldados en Irak claman el fin de la guerra

El pasado mes de julio 32 soldados, que hacen parte de las tropas estadounidenses, se suicidaron en Iraq. Los uniformados no soportan estar tanto tiempo lejos de sus familias.

Hace un año se inició la retirada de las tropas, pero el proceso aún no culmina. El mes pasado 32 militares estadounidenses se suicidaron.

Cada vez que el colombiano Samuel Rocha Jr. celebra el 4 de julio, Día de la Independencia de Estados Unidos, recuerda cuando estuvo combatiendo en Iraq. Cuenta que las luces de los juegos artificiales brillan en el cielo y se ven igual que en aquellos bombardeos. “La única diferencia es que la tierra ya no se mueve”. Cuando tenía 23 años —en el 2003—, Rocha estuvo combatiendo en Iraq, tan sólo pocos meses después de la invasión estadounidense. Estuvo por casi un año en las Fuerzas Armadas en una compañía de 249 soldados de tres pelotones. Ahora, después de casi nueve años, hay imágenes que siempre recuerda. Lamenta no haber podido hacer nada. “Las reglas eran que todo el mundo era nuestro enemigo”, dice Rocha, quien ahora afirma haber estado en una guerra y no en una misión humanitaria, como le decían sus superiores. Rocha llegó a EE.UU. proveniente de Ibagué, cuando tenía 2 años. Uno de los momentos más difíciles que vivió en Iraq fue la construcción de un puente para unir dos pueblos. “Teníamos que asegurarnos del otro lado y bombardear. Al otro día, veíamos que la gente iba a recoger los cuerpos de su familia. Eran personas que no contaban con los recursos para ir al otro lado, y uno sin poder decirles nada”, relata Rocha, quien ahora se dedica a la venta de teléfonos celulares. Hace un año, en agosto del 2010, inició la retirada de las tropas estadounidenses de Iraq, una promesa de campaña del presidente Barack Obama. Unas 14.000 tropas salieron de este país y las restantes, unas 56.000, ahora son parte de una misión diplomática y de entrenamiento para las fuerzas militares iraquíes, en la operación Nuevo Amanecer, programa que terminará a finales del 2011. Un año después, Estados Unidos vive una crisis económica importante y uno de los planes es recortar los fondos al Pentágono. Asimismo, se inicia la campaña presidencial del 2012 y los votantes quieren terminar con una guerra que aún cuestionan. Otra realidad que preocupa es que en los últimos meses el número de suicidios de soldados ha aumentado.“Ya es tiempo de que todas las tropas salgan. Es importante la voluntad para terminar esta guerra, además el Pentágono lo quiere”, dijo Emilio Viano, profesor de política de American University. El Coronel retirado de las Fuerzas Armadas de EE.UU. Octavio Pérez asegura que el repliegue se hará en algún momento y que tal vez se dé un acuerdo bilateral entre los dos países para que las tropas se queden por más tiempo.“Se ha logrado un poco de estabilidad. Iraq ha mejorado mucho en los últimos años y será un país viable como otros países de la región. Tal vez ocurrirán algunos atentados y disturbios, pero con el tiempo será un país más fuerte”, afirmó Pérez. Familias divididas Según Viano, otra de las razones para salir de Iraq es que los soldados están cansados. “Algunos pensaban sólo quedarse un cierto periodo, pero la situación hace que se queden más tiempo generando malestar”. La familia se convierte en la mayor presión para los soldados. Eso fue lo que le pasó a Rocha. “La situación no fue fácil para ellos, estaban muy preocupados”. Según CNN, las Fuerzas Armadas reportaron el pasado mes de julio 32 suicidios en las filas, el número más alto desde que las tropas comenzaron a salir hace dos años y medio. De acuerdo al comunicado mensual del Ejército, hasta el 31 de julio pasado 151 hombres se quitaron la vida, pero otro documento obtenido por CNN refleja que en realidad fueron 163. “Cada suicidio representa una pérdida trágica para el Ejército y la nación. Mientras el alto número de suicidios po-tenciales de julio nos desanima, lograremos reducir la incidencia y la conducta de alto riesgo”, dijo Laurel Devine, portavoz del Pentágono a la cadena de televisión. Uno de los mayores problemas que enfrentan los soldados al regresar al país es que “allá están en constante presión, adrenalina, el objetivo es ejecutar la misión”, dijo un militar que no reveló su nombre. “Es una guerra y eso cambia la vida”. Cuando regresan al país, ya no tienen un objetivo y volver a la cotidianidad es más difícil. Muchos encuentran otras realidades. “Algunos llegan y sus esposas están con otros hombres o pierden la dimensión de las cosas importantes y eso es difícil”, dice Rocha. “En ese tiempo yo no estaba casado, ahora que tengo mi esposa y tengo una hija sería más difícil de regresar”, manifiesta. Del grupo de Rocha, sólo dos no regresaron a Estados Unidos. Murieron mientras prestaban servicio. “Ninguno de mi grupo se suicidó, pero ahora toman bastante, yo creo que es para olvidar lo que no pueden explicar, lo que vieron y lo que hicieron. Tienen la mente en su propio mundo”. Ahora que Rocha ya no está en el Ejercito trata de tener una vida normal como cualquier civil. Algunas veces se reúne con sus compañeros o su familia. “Yo ingresé a las Fuerzas Armadas cuando tenia 17 años, por eso tengo muchos conocidos en el Ejército”. Aunque el presidente Obama prometió que las tropas sólo se quedarían unos meses más, la realidad podría ser otra. Hace unos días se presentó la jornada más violenta del año en Iraq, por lo menos unas 74 personas murieron y 300 resultaron heridas por una ola de atentados en 17 ciudades. Los hechos, en los que estarían vinculados miembros de Al Qaeda, dejaron una incógnita sobre el futuro de los militares. La Casa Blanca aseguró que estaría dispuesta a “considerar” cualquier pedido de Iraq para extender la presencia de sus tropas en el país más allá del 2011. “Si los dirigentes iraquíes hacen alguna solicitud, nosotros la consideraríamos”, señaló el vocero de la Casa Blanca Jay Carney.Aunque los analistas sostienen que el país está viviendo una situación más estable para mantener la paz, sobre todo luego de la muerte del jefe de la red terrorista Al Qaeda, Osama Bin Laden.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad