Falcioni y Markarián analizan a los sudamericanos que ya están en octavos

Falcioni y Markarián analizan a los sudamericanos que ya están en octavos

Junio 23, 2010 - 12:00 a.m. Por:

Según Julio César Falcioni, Argentina le ganó justamente a Grecia, a pesar de que no fue tan contundente ni agresivo como en los partidos anteriores. Uruguay está entre las diez mejores selecciones del Mundial, dice Sergio Markarián.

Julio César FalcioniLa clave de la pelota quietaEn un partido como el de ayer, donde Grecia estaba encerrado, las jugadas de pelota parada, bien trabajadas, son claves.Argentina le ganó ayer justamente a Grecia, a pesar de que no fue tan contundente ni agresivo como en los partidos anteriores. Manejó bien la pelota, no se desesperó y pudo al final del partido abrir el juego y empezar a marcar la diferencia con una pelota parada.Lo bueno de esta situación es que los tres partidos (contra Nigeria, Corea del Sur y Grecia) los comenzó a definir de la misma manera, es decir, con jugada de pelota quieta. Eso significa que cuando Argentina no encuentra la profundidad o el acceso directo para concretar los objetivos con su juego, puede echar mano de estas alternativas que le han dado muy buenos resultados.En un partido como el de ayer, donde Grecia estaba encerrado en los últimos 25 metros, donde no había espacio ni posibilidad de sorprenderlo porque el equipo no salía nunca para ir a la ofensiva, las jugadas de pelota parada, bien trabajadas, pueden ser fundamentales y eso fue lo que aplicó Argentina para irse en ventaja. Esa es una manera válida de ganar los partidos.El de ayer fue un equipo mixto. El técnico Diego Maradona quiso darles la oportunidad a casi todos los jugadores, sólo han quedado los dos arqueros suplentes y Garcé sin jugar, por ahora. Eso demuestra el potencial y la riqueza individual que tiene la selección. Son jugadores que están a la altura de un campeonato mundial.Lo que vieneMéxico, el rival de Argentina en los octavos de final, es un equipo complicado. Aunque no ha hecho grandes partidos en este Mundial, siempre nos ha complicado por el fútbol que juega, por su distribución en la cancha y su fortaleza.Creo que ese partido de octavos de final puede resultar muy atractivo, porque México también sabe del potencial que tiene Argentina y querrá hacer un partido agresivo, con intenciones de ganar.Hasta el momento, ese equipo, sin duda, es el rival de mayores pergaminos en el camino de Argentina. En un Mundial nada es fácil, pero la selección nuestra no tuvo grandes inconvenientes en su grupo, ante equipos de menor valor en el contexto mundial.México es un país que no es suramericano, pero juega como suramericano, y seguramente será un rival muy difícil. A las selecciones de nuestro continente les ha ido muy bien en el torneo, han tomado este Mundial muy en serio. Insisto en que Argentina debe extremar algunos cuidados en la parte defensiva, porque ayer volvió a mostrar algunas debilidades, a pesar de que Grecia no atacó.Sergio Markarián, ex técnico de ParaguaySuramérica hace la diferencia En días pasados hablábamos de la diferencia del fútbol suramericano y el europeo. Diferencia que se han estirado mucho, al punto que en este Mundial los mejores equipos son los suramericanos. Así que dentro de ese entorno, lo de Uruguay es muy bueno, es una realidad que está por lo menos entre las mejores diez selecciones de un torneo que de 32, me parece que 20 están para otra cosa. Hay diez o doce que pueden lograr algo importante, entre ellas Uruguay, que obtuvo una clasificación muy merecida. La clave está en que los suramericanos son muy buenos jugadores, acá seguimos teniendo futbolistas que gambetean, que driblan y amagan, que saben pasar. Los europeos saben pasar muy bien, pero no producen gente que gane mano a mano con el balón, no producen jugadores de ese estilo. Salvo el caso de Cristiano Ronaldo, no hay jugadores en Europa que hagan lo que hacen Messi, Forlán y decenas de jugadores cada uno de los países suramericanos. Ese también es un gran triunfo de los entrenadores suramericanos, porque incluso a los técnicos europeos que dirigen equipos africanos les ha ido mal. Uruguay optó por una estrategia muy adecuada, y fue no cargar demasiado al plantel y tratar de trabajar más en la táctica, algo que le ha dado muy buen resultado.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad