Extranjeros buscan dejar una isla ante desesperación por hambre tras huracán Irma

Extranjeros buscan dejar una isla ante desesperación por hambre tras huracán Irma 

Septiembre 14, 2017 - 06:56 p.m. Por:
Agencia EFE - Jorge J. Muñiz Ortiz
Huracán Irma

Paso del huracán Irma dejó calles inundadas y fuertes estragos.

Agencia EFE

La paciencia ha sido la principal virtud de los extranjeros que residen en la isla de Tórtola al tratar de huir tras el embate del huracán Irma, mientras varios ejércitos llegan para auxiliarlos y traen comida para los que se quieren quedar y, así, frenar la desesperación.

Decenas de familias de diversas nacionalidades se reúnen en el aeropuerto Terrance B. Lettsome, en la isla de Beef, esperando a que los Gobiernos de sus respectivos países agilicen los trámites de visado, ante la preocupación por los atracos, que van en aumento por la desesperación de la gente de tener algún pedazo de comida en su boca.

"Mucha gente se está tratando de ir. No habrá electricidad por seis meses, subieron los precios de los supermercados. Los semáforos no están funcionando y civiles están dirigiendo el tráfico. Esto es un caos", aseguró a Efe Gabriela Albers, una ciudadana colombo-venezolana de 21 años, residente en Tortola hace 13.

Lea también: Impresionantes videos muestran el violento paso del huracán Irma por el Caribe

"Hay peleas por todos lados, hasta por lo más simple. dejaron los prisioneros escapar y están rondando por ahí. No es seguro estar aquí", prosiguió contando la joven, quien estudia administración de empresas y trabaja con su padre, quien dirige una firma de buceo.

Debido a los fuertes vientos con los que azotó el ciclón a esta pequeña isla de alrededor de 24.000 habitantes, cinco de los seis barcos que poseía el padre de Albers se hundieron, por lo que la compañía quedó sin poder operar hasta nuevo aviso.

"Solo tengo mi pasaporte venezolano y por dilemas políticos en mi país, no sé qué hacer. Mi mamá me compró el boleto para llegar a Puerto Rico, pero no he podido salir. Después trataré de ir a Colombia y quedarme varios meses y regresar acá", relató Albers, quien dijo que Irma ha sido su primer huracán.

"Mi familia también están tratando de salir porque aquí no es un lugar para estar. Las escuelas están dañadas, no hay luz, no hay agua, casi no hay comunicación", afirmó Albers, quien criticó al Gobierno local porque "no ha hecho nada por la gente, ni suministrar agua".

"Por eso trajeron a los militares, para tratar de traer comida y agua. Imagínate, estamos en la casa todo el día sin hacer nada. La mayoría de la gente no tiene nada", añadió la joven, quien pidió a las organizaciones no gubernamentales que no donen plata, sino comida y ropa.

Lea también:  ¿Qué paso en las islas del Caribe tras el paso de Irma? Revelan nuevas fotos de los estragos

Eleusi Rivera, un dominicano residente en Road Town (Tórtola) hace más de 15 años, es otro de los ciudadanos extranjeros que busca cualquier oportunidad para salir del territorio caribeño, uno de varios afectados por el paso del huracán Irma la semana pasada.

A pesar de que su residencia no sufrió fuertes daños por el ciclón, Rivera explicó a Efe que quería marcharse a su país natal, pues aunque su familia, que incluye su esposa y dos hijos -de 3 y 6 años- aún cuenta con agua y comida que preservó para el temporal, saben "que no va a durar".

Si Rivera y su familia logran salir de Tórtola, se unirán a otros 300 compatriotas que lo han hecho en los pasados días, pero todo depende de que logren montarse en algunos de los tres o cuatro aviones que el Gobierno dominicano ha suministrado para repatriar a sus ciudadanos hasta la base militar de San Isidro.

"Al principio estaban mandando niños con un tutor, pero a uno no le recogieron, por lo que ahora están exigiendo que un padre esté con el niño, pero no todos los padres están disponibles... Y ahora estamos buscando la manera de salir como sea", indicó el hombre de 34 años.

Rivera puede tener mayor suerte que algunos otros residentes de la isla por la cercanía de Tórtola con su país caribeño.

"Mi esposo y yo tenemos dos 'spa', pero uno se destruyó completamente. Mi casa también quedó destruida. Ahora toda la familia quiere salir, pero no todos contamos con visado", contó a Efe Monali Bhatweara, natural de la India y residente en el territorio británico desde el año 2004.

"Podríamos esperar a que llegue el agua y la luz, pero eso tomará mucho tiempo. Algunos tenemos visado, pero ¿cómo van a dejar a otros salir si no cuentan con una?", indicó la mujer, quien espera a que la embajada de India ayude a agilizar el proceso de repatriación.

Telma Portela, una dominicana residente en Tórtola hace más de 25 años y señora de la limpieza en el aeropuerto, dijo a Efe que no se irá del país a pesar del caos que existe.

"Es una situación terrible. Nunca me había pasado esto. Hasta ahora en mi casa estamos sobreviviendo. Todo se dañó, pero estoy tranquila porque hay que seguir trabajando", aseguró.

"Me quedo aquí hasta que se resuelva. Para aventurar a otro sitio, prefiero quedarme", enfatizó Portela, quien llegó a Tórtola hace más de un cuarto de siglo como turista, pero se enamoró, se casó y tuvo dos hijos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad