Expectativa por humo blanco en el segundo día de cónclave para elegir nuevo papa

Expectativa por humo blanco en el segundo día de cónclave para elegir nuevo papa

Marzo 13, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de Agencias
Expectativa por humo blanco en el segundo día de cónclave para elegir nuevo papa

Luego de la primera jornada en la que analistas coincidían en que no saldría un elegido, el mundo entero tiene fijadas sus miradas en la chimenea de la Capilla Sixtina para conocer si los cardenales llegaron a un acuerdo para elegir un nuevo sumo pontífice.

Una nueva jornada de expectativa vivirá el mundo entero para conocer el nombre del nuevo sumo pontífice en el segundo día de cónclave para elegir el sucesor de Benedicto XVI.

El mundo entero se encuentra de nuevo a la expectativa este miércoles del tan anhelado 'humo blanco' salir de la chimenea de la Capilla Sixtina en el segundo día de encierro de los 115 cardenales electores en el cónclave para elegir un nuevo Sumo Pontífice.Esto luego de que en la primera jornada del cónclave el humo indudablemente negro que salía de la chimenea, indicara a las miles de personas que aguardaban bajo la lluvia durante la noche fría en la plaza de San Pedro, que los cardenales no habían obtenido resultados en su primer intento por encontrar a un líder de los 1.200 millones de católicos en el mundo y de su Iglesia aquejada por serios problemas. La normativa vaticana establece que a partir de esta jornada, la de mañana y la del viernes se celebren dos votaciones por la mañana y dos por la tarde para llegar a un acuerdo entre los purpurados.Si tras esos tres días ninguno ha alcanzado los 77 votos, se procederá a una jornada de reflexión y plegarias en la que no se votará. Después se reanudarán las votaciones para otros siete eventuales escrutinios.Si tampoco ha salido Papa, se procederá a una nueva jornada de reflexión y después a otros eventuales siete escrutinios. Si sigue sin haber fumata blanca, habrá otra pausa de reflexión y otros siete escrutinios. Y así hasta 34.A partir de ese momento, se votaría entre los dos cardenales más votados, pero éstos no podrán participar en la votación."Esta vez definitivamente tuvieron bien el color", coincidió el padre Andrew Gawrych, un sacerdote estadounidense que vive en Roma, refiriéndose a la confusión sobre la fumata durante el cónclave de 2005 en el que resultó electo el papa Benedicto XVI. La mejoría se logró gracias al uso de bengalas especiales de humo -similares a las utilizadas en partidos de fútbol o en protestas- encendidas en los hornos de la capilla para hacer que las boletas quemadas generen un humo negro, la señal de que los cardenales deben regresar el miércoles a celebrar otro día de votación. El cónclave se celebra sin que destaque un candidato fuerte, aunque todas las miradas están puestas en purpurados de iglesias dinámicas y jóvenes, como la africana y la latinoamericana y son muchos los que aseguran que el futuro papa no será italiano, debido al lastre del escándalo "Vatileaks".No existe un favorito claro para un cargo que muchos cardenales dicen no querer, pero circula una lista de candidatos a ocupar la silla de Pedro. Uno de ellos es latinoamericano. El brasileño Odilo Scherer parece contar con el favor de la curia vaticana y está al tanto de su burocracia. El arzobispo de Sao Paulo conoce las finanzas de la Santa Sede y forma parte de la comisión rectora del banco Vaticano. Por otro lado, suena con fuerza el italiano Angelo Scola, arzobispo de Milán, la diócesis más importante de Italia. Scola tiene fama de buen gestor tanto en Milán como antes en Venecia. De carácter afable, es considerado un candidato atractivo para acometer la reforma interna de la Iglesia, especialmente expuesta a casos de corrupción y batallas como las filtraciones de Vatileaks. Como líderes pastorales se barajan los nombres de dos estadounidenses: el cardenal Timothy Dolan de Nueva York y Sean O'Malley de Boston. O'Malley usa Twitter habitualmente. Es un hispanófilo confeso, doctor en literatura española y portuguesa, que tuvo que afrontar a su llegada a Boston los casos de abusos a menores por parte de sacerdotes. Una de sus decisiones más conocidas fue poner a la venta el Palacio Episcopal de la ciudad para indemnizar a las víctimas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad