Estos son los territorios donde persiste el dominio colonial

Estos son los territorios donde persiste el dominio colonial

Abril 07, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Por Patricia Lee | Especial para El País
Estos son los territorios donde persiste el dominio colonial

En el centro de Puerto Stanley se encuentra el ‘Liberation Monument’, un memorial dedicado a los integrantes de las Fuerzas Armadas británicas caídas en la Guerra de las Malvinas en 1982.

Son 16 los enclaves que aún no alcanzan su autonomía. El Reino Unido, el más colonizador.

Hasta mediados del Siglo XX, la mayoría del mundo era un amplio territorio colonial dominado por algunos pocos países europeos y Estados Unidos. Al terminar la Segunda Guerra Mundial, 750 millones de personas, casi una tercera parte de la población mundial, vivía en territorios dependientes de las potencias.En la actualidad, más de 80 antiguas colonias han obtenido su independencia, menos de 2 millones de personas viven en esos territorios y aún quedan 16 zonas que no son autónomas. Son los enclaves que la Real Academia de la Lengua define como un “territorio incluido en otro con diferentes características políticas, administrativas, geográficas, o “grupo étnico, político o ideológico inserto en otro y de características diferentes”. En general, se trata de un pedazo de territorio ubicado en un país, que cuenta con una población ocupante, o del país colonizador y que tiene ventajas económicas, políticas o militares. Según Eduardo Valdés, exjefe de Gabinete de la Cancillería de Argentina, “en las Naciones Unidas se habla de “territorios sin gobierno propio” cuando se habla de colonialismo, pero el Artículo 73 de la Carta de las Naciones Unidas (ONU, 1946) dice que son territorios cuyos habitantes no han alcanzado totalmente a gobernarse a sí mismos”.“También se lo define como el dominio que ejerce un pueblo sobre otro, de una nación étnica sobre otra, o de un poder hegemónico sobre un conjunto de colectividades a las que subordina en su propio beneficio”, explica Valdés.Los ingleses son los expertos en colonialismo. A lo largo de la historia se las han arreglado para presentar sus enclaves como territorios ocupados por sus propios habitantes y reclaman “autodeterminación” para ellos. Así, por ejemplo, en Gibraltar, territorio inglés, serían los gibraltereños, y en Malvinas, los kelpers. En 1960, la Asamblea General de la ONU aprobó la declaración sobre la concesión de independencia a los países y pueblos coloniales, donde se afirma que todos los pueblos tienen el derecho de libre determinación y se proclama la necesidad de poner fin al colonialismo. Ya en 1962 se estableció el Comité Especial de Descolonización, para supervisar la aplicación de estos principios. Pero los enclaves subsisten.Enclaves, historiaLas Malvinas son el típico caso de enclave: fueron ocupadas por los ingleses en 1833. Los ingleses alegan que los kelpers o isleños, cuya cifra no llega a los 3.000, deben ser escuchados y se debe respetar su autodeterminación. Pero los kelpers tienen la ciudadanía inglesa.Desde 1961, las Malvinas se encuentran en la lista del Comité de Descolonización de Naciones Unidas. A partir de la guerra de 1982 con Argentina, los kelpers elevaron su nivel económico gracias a acuerdos de pesca y de petróleo. El Producto Interno Bruto de la isla pasó de US$5 millones a US$160 millones. Hoy, un kelper gana más que un ciudadano inglés. Estos pequeños pedazos de tierra son hoy el escenario de la principal disputa colonial de nuestro continente. Incluso, el Gobierno argentino ha elevado al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas la demanda por la militarización del Atlántico Sur y de las Islas Malvinas. Gibraltar En el 2013 se cumplirán 300 años del Tratado de Utretch, por el cual España reconoció la soberanía del Peñón de Gibraltar a Inglaterra. Gibraltar tiene apenas 4,8 Kilómetros cuadrados y una población de menos de 30.000 personas. Los “gibraltareños”, tienen un nivel de vida muy superior a la de sus vecinos andaluces. Como las Malvinas, Gibraltar pertenece a los Territorios Británicos de Ultramar, lo que quiere decir que tienen gobierno propio, y el Reino Unido garantiza la política exterior y comercial. Gibraltar tiene régimen especial tributario, donde las empresas extranjeras evaden millones de dólares. Estas rentas constituyen el principal ingreso de Gibraltar. Gracias a su situación especial dentro de la UE, los habitantes están exentos de aranceles y de pagar el IVA por lo que se ha convertido en sede de un gran número de empresas, entre ellas, las de juego por Internet.Pero el enclave por antonomasia fue Hong Kong. Hasta 1841, la isla fue morada de piratas chinos. La Guerra del Opio finalizó con la cesión del territorio a la corona británica, y se convirtió en uno de los más importantes enclaves ingleses en el océano.Pero después de una larga negociación, Hong Kong pasó a la China en 1997 y desde entonces es gobernada por un Jefe Ejecutivo, mediante una votación de sufragio restringido a 800 representantes de sectores económicos y sociales. De otro lado están Ceuta y Melilla. Si bien no están incluidos en la lista de la ONU, las dos ciudades del norte de África están bajo dominio español desde hace 500 años y Marruecos reclama la soberanía sobre ellas. En el 2007, el rey Juan Carlos visitó los territorios, por primera vez en 30 años, hecho que fue condenado fuertemente por el Rey Muhamad VI de Marruecos. España también controla unos pequeños islotes en la costa norteafricana, incluidas las islas Perejil. Ceuta y Melilla son usados por los africanos para viajar ilegalmente a España, ya que están unidas a este país por un servicio de ferry a Málaga, Algeciras y Almería.La soluciónLos territorios colonizados son tan pequeños, que surge una pregunta obvia: ¿Qué importancia tienen? La cuestión es que, a pesar de su tamaño, son puntos geográficos dominados por una potencia extranjera, que obtiene, a partir de ese control, una serie de prerrogativas económicas y militares, que en muchos casos, se extiende más allá de los propios límites del enclave.Hong Kong fue un estratégico punto de la dominación inglesa en China continental. Gibraltar es sede de bancos ‘off shore’ y de empresas que evaden impuestos. Ceuta y Melilla violentan la integridad de Marruecos, para dar solo algunos ejemplos. Guam tiene una importante base militar de Estados Unidos en el Pacífico. Las islas Caimán y las Vírgenes son paraísos fiscales, además de exclusivos centros turísticos.Una salida no es fácil. Argentina acaba de denunciar ante la ONU que Gran Bretaña ha militarizado el Atlántico Sur, apoyándose en las Malvinas, las Islas Georgia y Santa Elena. Desde allí, cubre un arco en el cual explota las riquezas pesqueras del continente suramericano, se dispone a explotar las riquezas petroleras y tiene instaladas bases militares desde donde podrían llegar sus aviones, barcos y submarinos al continente, en cuestión de horas. En el escrito que el canciller argentino, Héctor Timerman, presentó en las Naciones Unidas se detalla que el despliegue militar británico incluye al submarino nuclear Vanguard; con capacidad para transportar armamento nuclear; aviones Typhoon II y un Destructor tipo 45. “Desde las Malvinas pueden atacar el sur de Brasil”, dijo Timerman.El ámbito de las Naciones Unidas al cual recurren los gobiernos para resolver estas controversias, es sin embargo, un camino difícil, porque los países colonizadores –Gran Bretaña y Estados Unidos- son miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, con derecho de veto, por lo cual es muy difícil que ese organismo encuentre una solución al problema de la colonización en el mundo.En pleno Siglo XXI, sin embargo, parece insostenible que continúen existiendo estos rezagos del mundo colonial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad