Este es el juramento que hacen los cardenales antes del cónclave

Marzo 12, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I AP
Este es el juramento que hacen los cardenales antes del cónclave

Los cardenales asisten a una misa por la elección de un nuevo papa oficiada por el cardenal Angelo Sodano, decano del Colegio Cardenalicio, en la basílica de San Pedro en el Vaticano.

Después de la lectura del texto, cada uno de los 115 cardenales electores, con la mano sobre los Evangelios, repite las palabras: "prometo, me obligo y juro".

Antes de votar en el cónclave que elegirá el nuevo papa, los cardenales realizan un juramento para guardar el secreto de lo que ocurra en el interior de la Capilla Sixtina. El juramento es dirigido por el cardenal Giovanni Battista. Después de la lectura del texto, cada uno de los 115 cardenales electores, con la mano sobre los Evangelios, repite las palabras: "prometo, me obligo y juro". A continuación, la fórmula completa del juramento en español que recoge la Constitución de la Santa Sede: "Todos y cada uno de nosotros Cardenales electores presentes en esta elección del Sumo Pontífice prometemos, nos obligamos y juramos observar fiel y escrupulosamente todas las prescripciones contenidas en la Constitución Apostólica del Sumo Pontífice Juan Pablo II, Universi Dominici Gregis, emanada el 22 de febrero de 1996. Igualmente, prometemos, nos obligamos y juramos que quienquiera de nosotros que, por disposición divina, sea elegido Romano Pontífice, se comprometerá a desempeñar fielmente el "munus petrinum" de Pastor de la Iglesia universal y no dejará de afirmar y defender denodadamente los derechos espirituales y temporales, así como la libertad de la Santa Sede. Sobre todo, prometemos y juramos observar con la máxima fidelidad y con todos, tanto clérigos como laicos, el secreto sobre todo lo relacionado de algún modo con la elección del Romano Pontífice y sobre lo que ocurre en el lugar de la elección concerniente directa o indirectamente al escrutinio; no violar de ningún modo este secreto tanto durante como después de la elección del nuevo Pontífice, a menos que sea dada autorización explícita por el mismo Pontífice; no apoyar o favorecer ninguna interferencia, oposición o cualquier otra forma de intervención con la cual autoridades seculares de cualquier orden o grado, o cualquier grupo de personas o individuos quisieran inmiscuirse en la elección del Romano Pontífice".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad