Estados Unidos abre centros de detención en la frontera

Junio 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co | AFP.

Las autoridades no tenían un dato específico sobre cuándo comenzará a operar como centro de detención, pero dijeron que será pronto.

El gobierno del presidente Barack Obama anunció el viernes que abrirá nuevos centros de detención para alojar a familias migrantes capturadas al cruzar la frontera en forma ilegal ante el gran aumento del flujo proveniente de Centroamérica. El primero tendrá 700 camas y será un centro de detención para familias en el Centro de Entrenamiento para Autoridades Judiciales en Artesia, Nuevo México, informó el Departamento de Seguridad Nacional. En el centro se encuentra la academia de entrenamiento de la patrulla fronteriza. Las autoridades no tenían un dato específico sobre cuándo comenzará a operar como centro de detención, pero dijeron que será pronto. El gobierno está buscando espacio adicional para albergar a las familias de inmigrantes, especialmente a las madres con hijos pequeños, que son detenidos al cruzar ilegalmente la frontera con México, dijo el subsecretario de Seguridad Nacional Alejandro Mayorkas. El subsecretario no dijo cuánta gente podrían recibir los nuevos centros de detención o dónde se abrirán los demás. Actualmente sólo hay un centro abierto en el condado de Berks en Pennsylvania, con capacidad para menos de 100 personas. Mayorkas dijo que unos 39.000 adultos con menores de edad han sido detenidos en la frontera desde que comenzó el año fiscal en octubre. El gobierno ha liberado a un número no especificado de esas personas en territorio estadounidense con la orden de reportarse con el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE) posteriormente. Mayorkas, el segundo al mando de la agencia y exencargado del Servicio de Ciudadanía e Inmigración dijo a los reporteros que no sabía cuánta gente había sido liberada o si se presentaron como se les había ordenado. Mayorkas dijo que la administración también enviará más jueces migratorios, abogados del ICE y otros funcionarios migratorios a la región para ayudar a procesar a los inmigrantes detenidos al cruzar la frontera ilegalmente y, cuando sea posible, regresarlos a sus países de origen. El gobierno planea otras acciones para reducir la inmigración ilegal de Centroamérica, incluyendo una reunión con autoridades de la región. El vicepresidente Joe Biden está en Guatemala. El gobierno le dará a los gobiernos de Honduras, El Salvador y Guatemala 9,6 millones de dólares para ayudar a las autoridades locales a reintegrar a los inmigrantes que sean deportados. La Agencia para el Desarrollo Internacional (USAID) comenzará un programa de 40 millones de dólares para mejorar la seguridad en Guatemala. USAID también lanzará un programa de prevención del crimen de 25 millones de dólares en El Salvador. Más de 18 millones de dólares se usarán para apoyar la seguridad y combatir las pandillas en Honduras bajo la Iniciativa Regional de Seguridad para América Central (CARSI) . El gobierno estadounidense también dará 161,5 millones para programas de la iniciativa enfocados en seguridad y necesidades de los gobiernos de la región. El gran número de inmigrantes que cruza ilegalmente la frontera ha abrumado a las diversas agencias migratorias de Estados Unidos. Más de 174.000 personas, principalmente de Honduras, El Salvador y Guatemala, fueron arrestadas este año en el Valle del Río Grande, en Texas. La detención de las familias ha sido por mucho tiempo un asunto controvertido para el Departamento de Seguridad Nacional. En 2009, el departamento fue obligado a cerrar un gran centro de detención para familias en Texas debido a impugnaciones jurídicas contra las condiciones en esa instalación. En 2012, el ICE se desistió de aceptar las propuestas para construir un nuevo centro de detención de familias en Texas ante las quejas de activistas sobre la posibilidad de que se encerrara a las familias de inmigrantes en prisiones. Por su parte, el presidente de la Cámara de Representantes, John Boehner, solicitó el viernes al presidente Obama que envíe soldados de la Guardia Nacional a la frontera sur para que ayuden a enfrentar el aumento de los inmigrantes menores de edad y de otro tipo. Más de 52.000 menores de edad viajando solos han sido detenidos cruzando la frontera ilegalmente desde octubre.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad