Estado Islámico secuestró a 230 suníes y cristianos en Siria

Agosto 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPais.com.co | AFP

Según las autoridades sirias, cuando los extremistas llegaron a la ciudad Al Qaryatain prohibieron a los habitantes salir de sus casas para utilizarlos como escudos humanos.

[[nid:452213;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/08/coalicion-contra-estado-islamico.jpg;full;{Fuerzas sirias e iraquíes combaten al Estado Islámico en estos países. Foto: Elpais.com.co | AFP}]]El grupo yihadista Estado Islámico golpeó el corazón de la localidad siria de Al Qaryatain, símbolo de la coexistencia interreligiosa, secuestrando a 230 civiles musulmanes y cristianos, un día después de hacerse con su control. Lea también: La revolución siria quedó eclipsada por el Estado Islámico El Estado Islámico “secuestró en Al Qaryatain a 170 sunitas y más de 60 cristianos acusados de colaboración con el régimen, durante una serie de registros en la ciudad”, conquistada en la noche del miércoles, explicó a la AFP Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de los Derechos Humanos (OSDH).  El obispo Mata al Khoury, secretario del patriarca siriaco ortodoxo de Damasco, dijo  no podía confirmar lo ocurrido porque era “muy difícil contactar con los habitantes” . “Pero sabemos que cuando llegaron a la ciudad, (los yihadistas) prohibieron a los habitantes salir de sus casas para utilizarlos como escudos humanos” contra los bombardeos del régimen, añadió.  Antes del inicio del conflicto en Siria, hace cuatro años, había 18.000 sunitas y unos 2.000 siriacos católicos y ortodoxos en Al Qaryatain. Según Al Khoury, tras el asalto del EI solo quedan 180. Cientos de cristianos de otras cuatro aldeas cercanas debieron huir ante el avance de los extremistas, indicó el OSDH.  Según Abdel Rahman, el EI buscaba a los rehenes por “colaboración con el régimen” y sus nombres figuraban en una lista. Las familias que intentaron huir o esconderse fueron localizadas y detenidas.   El nombre mismo de la ciudad es un símbolo de la coexistencia: Al Qaryatain significa en árabe “las dos ciudades”. Durante las invasiones árabes del siglo VII, los habitantes cristianos tomaron una decisión inédita: la mitad de cada familia se convirtió al islam para proteger al resto de sus miembros. “Es por ello que a veces la gente tiene el mismo apellido pese a ser de religiones distintas”, explicó una mujer originaria de Al Qaryatain. En esta ciudad rodeada por el desierto las relaciones entre cristianos y musulmanes siempre han sido excelentes, continuó, citando como ejemplo la ceremonia para celebrar el fin de la renovación de una iglesia del siglo VI, San Mar Elian, el 9 de septiembre de 2009.  “Ese día, estaban el nuncio apostólico y el imán, y las dos comunidades asistieron a la misa. Había también dos religiosos cristianos valedores de la coexistencia islamo-cristiana, el padre Paolo (Dall'Oglio) y el padre Jacques Murad, que fueron secuestrados”, agregó.  Jacques Murad, párroco siriaco católico del monasterio de Mar Elian de Al Qaryatain, fue secuestrado en mayo por dos hombres enmascarados, un día después de la toma de la ciudad antigua de Palmira por parte del EI. Paolo Dall'Oglio, un jesuita, fue secuestrado en julio de 2013 por el EI. En plena guerra, hace dos años, cerca de 700 musulmanes de Homs encontraron refugio en el monasterio adyacente a la iglesia. De otro lado, se conoció que el Estado Islámico (EI) ha ejecutado a más de 2.000 personas en Mosul y sus alrededores desde el 2014.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad