Estado Islámico secuestra a más de 300 empleados de cementera siria

Abril 07, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP

Los empleados están desaparecidos desde este lunes, el secuestro fue en una localidad al noreste de Damasco y aún no se conoce su paradero.

Más de 300 empleados de una cementera siria fueron secuestrados por el grupo yihadista Estado Islámico, EI, en una localidad al noreste de Damasco, anunció este jueves la agencia oficial siria Sana.

"Grupos terroristas vinculados a Dáesh, acrónimo del árabe del EI, secuestraron a más de 300 empleados y ejecutivos de la cementera Al Badia, en la provincia de Damasco. La compañía informó al ministerio de Industria que no ha podido contactar con las personas secuestradas", precisó Sana. 

"No hemos podido contactarnos con nuestros familiares desde el mediodía del lunes después de que el EI atacara la fábrica", dijo un residente de Dmeir. "No tenemos información sobre dónde están", agregó.

La localidad está dividida entre las zonas que controla el EI al este y las posiciones rebeldes en el oeste, pero el aeropuerto militar y las plantas de electricidad siguen en manos del gobierno.  

"Los enfrentamientos más violentos están ocurriendo cerca del aeropuerto y de las plantas eléctricas, pero el EI no ha conseguido entrar todavía", dijo Rami Abdel Rahman, director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos. 

Desde el domingo, el EI conquistó cinco posiciones del gobierno en la zona, incluyendo dos puestos de control.

Una residente de Dmeir que pidió no ser identificada dijo a la AFP este jueves que se escuchaban fuertes bombardeos a las afueras de la ciudad. La mujer dijo que la situación en los barrios del este era "muy tensa" y que no había electricidad ni agua.

En tanto, el gobierno organiza los primeros retornos a Palmira.  "El primer grupo de buses que transportan a los residentes de vuelta a Palmira va a salir el sábado. Los residentes comenzaron a registrarse hoy", dijo a la AFP un funcionario del gobierno provincial.

La mayor parte de la población que vivía en Palmira antes de ser capturada por el grupo huyó cuando éste tomó la ciudad.  Se estima que unas 70.000 personas vivían en Palmira antes de la llegada del grupo y que unas 15.000 personas quedaron dentro, pero se desconoce el paradero de muchos residentes. Cerca del 45% de los barrios han sido destruidos, dijo el gobierno.

Esta semana, las autoridades comenzaron a restablecer el tendido eléctrico y a reparar las viviendas, dijo a la agencia oficial SANA el gobernador provincial, Talal Barazi.

Durante el tiempo que duró la ocupación, el grupo EI destruyó muchos de los monumentos, incluyendo el milenario templo de Bel y los frisos de las tumbas.

Los yihadistas usaron el antiguo anfiteatro como escenario para sus ejecuciones públicas. En el plano diplomático, el secretario de Estado norteamericano, John Kerry, presionó a Irán, un aliado importante para Damasco, para que ayude a la comunidad internacional a terminar con la guerra en Siria.

El conflicto ha dejado desde 2011 más de 270.000 muertos, obligando a más de la mitad de la población a huir de sus hogares.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad