España se enfrenta a una verdadera encrucijada política

Enero 24, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
España se enfrenta a una verdadera encrucijada política

"No le he dicho no a mi investidura, sino que de momento no tengo votos”, aseguró Mariano Rajoy el viernes al declinar la propuesta del Rey de ser candidato.

Ante la ausencia de un partido con una mayoría en el Parlamento, no es claro quién puede ser el próximo presidente de Gobierno. Se abre paso repetición de elecciones.

España vive hoy una verdadera encrucijada política. Desde el pasado 20 de diciembre, cuando se cumplieron las elecciones parlamentarias que buscaban renovar  las Cortes Generales (Congreso de los Diputados y  Senado), comenzaron a advertirse los síntomas iniciales de la crisis: por primera vez en su historia democrática ningún partido obtuvo las mayorías y, a cambio de eso, cuatro fuerzas políticas se repartieron el poder legislativo. Lea también: Alianza entre Podemos y Psoe para impedir gobierno conservador en España

Dichas elecciones  dieron como ganador al Partido Popular, PP, (partido de Mariano Rajoy, actual presidente del gobierno de España)   con 123 escaños, una cifra que sin embargo no representa a una mayoría para gobernar. Le siguieron el Partido Socialista Obrero Español (Psoe) con 90 diputados; Podemos, con 69; y Ciudadanos con 40. 

Un escenario sumamente complejo pues, al no existir una  mayoría, no es posible alcanzar los 176 escaños que se necesitan para investir a un candidato.

 “El bipartidismo en España ya es cosa del pasado, esa historia a la que estábamos acostumbrados en la que el poder se lo alternaban el Partido Socialista Obrero Español, Psoe, y el Partido Popular. Hoy, incómodos, les ha tocado compartirlos con Podemos y Ciudadanos que han crecido mucho en los últimos meses”. 

Quien lo dice es José Luis Terramocha, analista internacional y un periodista político que ha cubierto para distintos medios de Madrid todo lo que ha ocurrido desde ese cisma del 20 de diciembre.

 “Uno de los escenarios más probables, agrega, es que en cinco meses los españoles debamos salir de nuevo a votar porque, hasta ahora, al no haber una mayoría parlamentaria, sería casi imposible que se imponga una candidatura para elegir al próximo presidente”.

 Fue una declaración  que entregó este viernes solo minutos después de que el actual presidente de Gobierno en funciones, Mariano Rajoy, declinara el ofrecimiento del  Rey Juan Carlos para ser candidato a asumir de nuevo la jefatura de Gobierno. Su razón es simple: existe “una mayoría acreditada de votos en mi contra”. 

Sin embargo, dejó en claro que no renuncia a su candidatura. Solo la pospone. Y  en las próximas semanas se dedicará a buscar nuevos apoyos. 

Pocas horas antes, otro de los grandes protagonistas del  escenario político español, Pablo Iglesias, actual secretario general de Podemos (que logró ubicarse como la tercera fuerza del Parlamento y ya se había quedado con cargos como la Alcaldía de Madrid),  había planteado al Rey una propuesta audaz e inesperada: convertirse en vicepresidente en un gobierno de coalición con Izquierda Unida, UI, y el Psoe, cuyo líder Pedro Sánchez sería el presidente. Un Gobierno, además, con un ministro de En Común Podem, la formación que ganó en las recientes elecciones generales en Cataluña.

Esa jugada fue tomada como una clara afrenta a Rajoy, quien había criticado a Pedro Sánchez luego de que este  rechazara en numerosas ocasiones la posibilidad de conformar una  coalición junto al PP y Ciudadanos. De lograrse, sumarían juntos 253 escaños.

 Es que de acuerdo con  analistas políticos como Alida  Gayarre, de la Universidad Complutense,  tras esa jugada del líder de Podemos quien más recibe presión en esta coyuntura es justamente Pedro Sánchez,  un carismático economista y político, actual secretario general del Psoe y quien alcanzó para su partido un escaño en el Congreso de Diputados.   

“Lo que se abre aquí, reflexiona Gayarre, es una  oportunidad única para que la izquierda española consolide un nuevo proyecto político. Y quien está llamado a liderarlo es Sánchez. Debería ser un proyecto en el que puedan caber otras fuerzas políticas”.

Sin embargo, Terramocha sostiene que la de Pedro Sánchez es todavía una candidatura inmadura a la que le faltan aún varios ajustes. “De hecho, falta esperar una reunión este 30 de enero que él sostendrá con el comité general al que asisten los principales dirigentes del Psoe”.

Otro de los nombres que podría adquirir más notoriedad en esta encrucijada es Pablo Iglesias Turrión, quien sigue dividiendo opiniones entre la sociedad española.

 Pero, ¿qué fue lo que abrió el camino para que España se enfrentara hoy a una de las crisis políticas más agudas de su historia reciente?

Terramocha enumera varias razones. Sin duda, a Rajoy, líder del PP, partido de centro derecha, “le han pasado la cuenta de cobro por la crisis económica, pese a que el crecimiento de España en el último año ha sido del 3 %. Pero  hay otras cifras que no juegan a su favor como que más de un millón de jóvenes hayan tenido que marcharse de aquí en busca de mejores oportunidades, que la pobreza alcance el 30 % y que la pobreza laboral (el indicador que mide qué tanto salen de la pobreza quienes tienen un trabajo) se ubique en un 14   %”.

  A eso se suma, dice el analista, el recorte de varios subsidios y derechos, los escándalos de corrupción en plena crisis económica y el pésimo manejo al proceso independentista de Cataluña “frente al que Rajoy se ha mostrado renuente al diálogo, mientras otros sectores como Podemos han planteado una postura más abierta”.  

Frente a la altísima posibilidad de que sea necesario repetir las elecciones parlamentarias, Gayarre asegura que el escenario más probable es que eso favorezca más a los partidos de izquierda, que podrían alcanzar más escaños y arrebatarle al PP algunos de los que logró en diciembre pasado. 

“Es que, después de las declaraciones de este viernes, la figura de Rajoy queda muy debilitada y entraría a jugar con más fuerza el tema de Cataluña desde donde, seguro, se profundizará todavía más el mensaje independentista”.  

Otra de las grandes expectativas está centrada en el papel que jugará el Rey Juan Carlos pues se trata de sus primeras elecciones desde que asumió como monarca de los españoles. Ante el reciente anuncio de Rajoy, a quien había postulado como candidato, el país queda a la espera de qué va a suceder después de las reuniones que sostendrá, en las próximas semanas, con los líderes de otros partidos.

Quién es quién Pedro Sánchez Pérez-Castejón es un economista y político, miembro y secretario general del Partido Socialista Obrero Español, Psoe, la segunda fuerza del país. Fue elegido en diciembre pasado diputado por Madrid en las Cortes Generales. Tiene ahora una opción clara de convertirse en presidente de Gobierno ante la actual coyuntura política. Pablo Iglesias Turrión es politólogo, político, presentador de televisión, profesor universitario español y actual secretario general de Podemos, un reciente partido de izquierda. Mariano Rajoy,  nacido en Santiago de Compostela, líder del Partido Popular y, en la actualidad, presidente del Gobierno de España en funciones desde las elecciones generales de España del pasado 20 de diciembre. Fue Ministro de Gobierno de José María Aznar.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad