España fuerza a exigente saneamiento de créditos de bancos

Mayo 11, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE

Dos días después de la nacionalización de Bankia, el cuarto banco de España, el gobierno ordenó este viernes dos auditorías independientes para valorar la cartera de los bancos.

El gobierno español ordenó el viernes dos auditorías independientes para valorar la cartera de los bancos, a los que además obligó a cubrir con millonarias provisiones adicionales los activos vinculados a la construcción.Dos días después de la nacionalización de Bankia, el cuarto banco del país, el ministro de Economía, Luis de Guindos, anunció la cuarta ronda de reformas del sector financiero desde el estallido de la crisis y el colapso inmobiliario en el 2008, en un nuevo intento de sanear el sector, dar credibilidad y abrir el grifo del crédito.Los bancos deberán captar antes de final de año 30.000 millones de euros (40.000 millones de dólares) adicionales en provisiones, reservas que los bancos guardan para afrontar posibles impagos, para cubrir créditos vinculados al sector inmobiliario teóricamente sanos y al corriente de devolución.Hasta ahora, estas provisiones sólo se habían exigido para activos tóxicos, créditos e hipotecas impagados. Con esta nueva vuelta de tuerca, el objetivo, dijo De Guindos, es disipar cualquier mínima duda sobre el sistema bancario."Es imprescindible que las autoridades tomen medidas continuas para garantizar la solvencia y la ausencia total de dudas sobre lo que es la rentabilidad y la solvencia de nuestras instituciones bancarias; y eso es lo que ha hecho hoy el gobierno", dijo De Guindos tras el habitual Consejo de Ministros de los viernes.Tras completarse esta reforma y la de febrero, que ya había obligado a la banca a capitalizar 70.000 millones de dólares adicionales para cubrir activos tóxicos, la cobertura media para la cartera de préstamos al sector promotor y constructor, problemáticos y no problemáticos, será del 45%. Traducido a números, según el gobierno, supone que los bancos deberán tener una liquidez disponible por valor de 137.000 millones de euros del total de 310.000 millones de euros que las entidades financieras tenían concedidos en forma de créditos al sector inmobiliario al final de 2011."Es una cobertura fortísima", admitió el profesor de economía Juan José Toribio, de la escuela de negocios IESE Business School. "Mucha de esa deuda es sana. Es difícil pensar que se pueda ir más allá". Los bancos incapaces de captar esas provisiones podrán acceder a préstamos de dinero público, que tendrán que devolver a un alto interés del 10%.De Guindos precisó que esos préstamos del Estado, de ser necesarios, serán inferiores a los 15.000 millones de euros (19.400 millones de dólares) , que fue la cifra inyectada por el anterior gobierno socialista en su primera reforma bancaria.Además del saneamiento, el gobierno anunció que dos entidades independientes, que todavía no se han nombrado, auditarán la cartera crediticia de los bancos, en respuesta a la creciente percepción internacional sobre la debilidad del sistema financiero español.Por último, se autorizó a los bancos la creación de sociedades o agencias inmobiliarias, en las que podrán incluir el parque de inmuebles en su poder por el impago de créditos.Tras una tasación independiente, esas sociedades se verán en la obligación de vender anualmente un 5% de sus activos a precios de mercado, muy inferiores tras la constante caída del precio de la vivienda por el pinchazo de la construcción.De Guindos aseguró que España vive uno de sus momentos más complicados de su historia moderna, con la economía ahogada en la recesión y un desempleo del 24,4%, y afirmó que la confianza en el sector financiero es fundamental."Desde el principio de los problemas financieros, España está pidiendo mayores exigencias de provisionamiento y esperando que los mercados lo consideren suficiente", explicó Toribio. "Esto es un intento más, que espero sea suficiente".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad