Escuelas de Newtown reabrieron sus puertas en medio del dolor

Diciembre 18, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de agencias
Escuelas de Newtown reabrieron sus puertas en medio del dolor

Varias personas salen del funeral de Jack Pinto, un niño de seis años que fue víctima del tiroteo en el instituto de Newtown, Sandy Hook, en Connecticut, Estados Unidos. El tiroteo perpetrado por Adam Lanza dejó 27 muertos, entre ellos 20 niños.

Los dos primeros funerales, tras la reciente masacre, realizada por un joven de 20 años, se llevaron a cabo en Connecticut, las funerarias se llenaron con los dolientes de Noah Pozner y Jack Pinto.

Las escuelas de Newtown, Connecticut, abrieron este martes de nuevo sus puertas, menos Sandy Hook, escenario de la masacre.Según explicó el jefe de la policía estatal de Connecticut, Paul Vance, la investigación sobre la escena del crimen aún está en curso y podría durar meses. No se descarta la posibilidad de que la escuela no vuelva a abrir nunca.El gran enigma que las investigaciones aún no han despejado es el móvil que pudo llevar al joven Lanza, quien no dejó notas ni cartas previas, a asesinar a su madre en su propia casa y después irrumpir a balazos en una escuela elemental con la que al parecer no tenía ninguna relación.Mientras tanto, los alumnos de la escuela elemental Sandy Hook utilizarán las instalaciones de otro edificio escolar, Chalk Hill, que está en desuso en la vecina localidad de Monroe.La Policía de Newtown prevé tener agentes en las seis escuelas que reabrieron en la mañana de este martes para proporcionar seguridad a los más de 4.700 estudiantes que han vuelto a las aulas.Tras la masacre, se ha reabierto el debate sobre la conveniencia de tener seguridad armada en los centros educativos de primaria.Debido al tiroteo, las escuelas de uno de los distritos de Pensilvania recibieron durante este fin de semana el permiso judicial para que los guardias de seguridad pudieran llevar pistolas a partir de este martes, tal y como habían solicitado a principios de este mes, antes de la masacre de Newtown. Se iniciaron los funeralesEn el inicio de una larga y casi insoportable procesión de duelo, el poblado de Newtown comenzó desde este lunes a enterrar a los muertos de la matanza del viernes , con la inhumación de dos niños de seis años: uno que era aficionado de los Giants de Nueva York y otro cuya hermana melliza sobrevivió a la masacre. Los dos primeros funerales, tras la reciente masacre, realizada por un joven de 20 años, se llevaron a cabo en Connecticut, las funerarias se llenaron con los dolientes de Noah Pozner y Jack Pinto. Un rabino ofició el servicio religioso para Noah. Acorde con la tradición judía, el pequeño fue enterrado en un sencillo ataúd de madera con la estrella de David en él. "Si no nos hubiesen arrebatado a Noah, se habría convertido en un gran hombre. Habría sido un maravilloso esposo y un amoroso padre", dijo su tío Alexis Haller. Arielle, la melliza de Noah y quien estaba en otra aula, sobrevivió a la masacre cometida por Adam Lanza. Fue un ataque tan horrendo que, tres días después, las autoridades no podían decir con certeza si la escuela reabriría nuevamente, en virtud de que los alumnos sobrevivientes relacionan la matanza con su escuela. Newtown, una comunidad de 27.000 personas, realizará más honras fúnebres en los próximos días, mientras se acerca la Navidad. Amigos, familia y vecinos acudieron a despedir a Jack Pinto, aficionado de los Giants de Nueva York, y a Noah Pozner, a quien le gustaba conocer la mecánica de las cosas. Frente a la casa donde se realizaba el funeral de Noah, unas personas colocaron dos osos de peluche, un ramo de flores blancas y una sola rosa en la base de un viejo árbol de maple. En ambos funerales, la gente se preguntaba lo mismo que en todo el país: Qué pasos se deben de dar medidas deben tomarse para evitar que suceda otra masacre como ésta. "Si la gente quiere salir a cazar, un fusil de un solo tiro sirve a la perfección, y también sirve para proteger tu casa", dijo Ray DiStephan afuera del funeral de Noah. "No quiero que mis hijos vayan a escuelas que se convirtieron en fortalezas de máxima seguridad", agregó. "Ese no es el mundo en el que quiero vivir y no es el mundo en el que quiero criarlos". Mientras, en Newtown al tiempo que debatía se debate sobre cuándo reanudar las clases, y dónde, considerando que los alumnos sobrevivientes relacionan la matanza con su escuela. El atacante, Adam Lanza, de 20 años, llevaba un arsenal de cientos de cartuchos particularmente mortales, dijeron las autoridades el domingo. La cantidad era suficiente para matar a casi todos los alumnos de la escuela si hubiera tenido tiempo, lo cual abre la escalofriante posibilidad de que la tragedia pudo haber sido incluso peor. El agresor decidió matarse cuando escuchó que la policía se acercaba durante el ataque de unos 10 minutos cometido el viernes, dijo el gobernador de Connecticut Dannel P. Malloy a la cadena ABC. En un servicio religioso en Newtown efectuado el domingo por la noche, el presidente Obama dijo que usará "cualquier poder que implica esta oficina" para comprometer a autoridades de seguridad, profesionales de la salud, padres y educadores en un esfuerzo por evitar más tragedias como ésta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad