¿Es Hugo Chávez el Juan Domingo Perón del siglo XXI?

Marzo 07, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Jorge Enrique Rojas | Editor Unidad de Crónicas
¿Es Hugo Chávez el Juan Domingo Perón del siglo XXI?

Y fue llorado y celebrado hasta último momento. El chavismo llenó las calles para darle una última ofrenda al cuerpo que se iba y un saludo al mito que llegaba.

Son varias las similitudes entre ambos líderes. ¿El legado del presidente venezolano Hugo Chávez durará medio siglo, así como el de Perón?

A veces la muerte puede ser un útero palpitante. Y en ella gestarse cosas vivas. Y de ella brotar. Un día después de su fallecimiento, Hugo Rafael Chávez Frías ha dejado de ser un muerto. El expresidente venezolano, metido en una caja de madera, ha empezado a convertirse en mito.En La Invención de la Soledad, libro escrito por el estadounidense Paul Auster a partir de la pérdida de su papá, el autor dice que la muerte despoja al hombre de su alma: “En vida, un hombre y su cuerpo son sinónimos; en la muerte, una cosa es el hombre y otra su cuerpo”. Los seguidores de Chávez que ayer acompañaron el féretro como si allí estuviera metido su propio padre, no salieron a las calles de Caracas solo para llorar los despojos que se iban, sino para celebrar el mito que recién llega.Al paso del cortejo fúnebre, desde algunos balcones y ventanas, mantas con mensajes de agradecimiento fueron desplegadas en su nombre. Banderas venezolanas, franelas rojas, ondearon al viento con más cara de saludo que de despedida. En la Avenida San Martín apareció un mensaje en una gran manta blanca, como si el tipo del ataúd fuera a levantarse en pleno andén para leer: “Gracias Chávez por haber mandado personalmente operar a mi hijo, cuando otros lo despreciaron sin darle una oportunidad por no ser rico de cuna. Tú eres y serás corazón de la Patria”.Abajo, en las calles, entre la gente que lloraba, entre los devotos del chavismo que alzaban la foto de su líder muerto y las ponían junto a estampitas de Jesús y recordatorios del Che Guevara, cientos de carros avanzaban lento con los vidrios tapizados por la frase de una canción de Alí Primera que un día fue entonada por el Presidente: ‘Quienes mueren por la vida no pueden llamarse muertos’.***El otro lado de Venezuela, el que no lloró ayer, teme que la muerte del hombre inmortalice su legado. Les preocupa que suceda algo parecido a lo que en Argentina pasó con Perón: Juan Domingo murió en 1973, pero 40 años después la Presidencia del país sigue en manos del peronismo. Las similitudes entre uno y otro no están solo en la movilización social que ocasionó su muerte: Chávez fue reelegido tres veces; Perón, el único presidente que los argentinos han elegido en tres ocasiones. Ninguno de los dos, como consecuencia de su fallecimiento, pudo terminar el último periodo para el que fueron escogidos. Perón, como resultado de una serie de medidas que tomó en favor de la clase obrera y que lo convirtieron en ídolo del pueblo, fue señalado como peligroso socialista por el Gobierno estadounidense; y Chávez, ya todos saben lo que Chávez logró con el asistencialismo para un sector poblacional que después de 14 años en el poder empezó a seguirlo con devoción religiosa.Un estudio de diplomacia de la Universidad de Oxford, cita hoy al peronismo como una ideología creada a imagen de Perón. Según el estudio, “como en el caso de Chávez, Perón trató de fusionar ideas radicales de izquierda y nacionalistas en un todo. En las dos primeras fases de su presidencia, Perón siguió una política antagónica a Gran Bretaña y los EE.UU. Después de haber sido un admirador del fascismo italiano, Perón formuló su política exterior en una retórica nacionalista populista”. Otra coincidencia: el escritor Carlos Fuentes calificó a Chávez como el Mussolini del trópico. Como el venezolano, Perón fue portavoz de desvalidos y marginados con una clara intención política.En El Periódico de Cataluña, el periodista Ramón Lobo también halló similitudes entre los dos presidentes sugiriendo que, como Perón: “Chávez fue histriónico, autoritario, imprevisible, excesivo, radical en muchos sentidos” Durante la ceremonia de posesión de la presidencia argentina de Cristina Kirchner, Chávez tomó la palabra para citar unas líneas del discurso de Perón cuando éste llegó a la Presidencia. Al final remató diciendo: “Soy peronista de verdad. Me identifico en este hombre y este pensamiento que pidió que nuestros países dejen de ser factorías del imperialismo”.***Francisca Ramos, una ama a de casa de 65 años que ayer se unió al cortejo fúnebre es una de esas devotas de la religión chavista. Según ella, la muerte de aquel hombre que antes de ser visto como Presidente es una suerte de guía espiritual para gente como ella, apenas será una fractura en el chavismo: “Estoy con Chávez y Nicolás Maduro. Vamos a cumplir la voluntad del comandante”.Alejandro Montes, un colombiano que vive en Caracas desde hace seis años, explica que eso sucederá con gente como él, que ha tenido, gracias a la mano de Chávez, oportunidades que antes eran un imposible. Montes estudiaba derecho en Colombia y tuvo que dejar de estudiar por falta de plata. En Caracas, jura, está terminando su carrera sin tener que pagar un peso. “El camino no va a morir. Y eso se ve en el mundo. Chávez es un ícono que trascenderá la historia”.Montes habla del muerto como si estuviera vivo. Como si cuerpo y hombre siguieran siendo la misma cosa. Como si para él, la soledad aún no hubiera sido inventada. Ricardo Mateus, periodista del diario Última Noticia, cree que ese tipo de posturas seguirán viéndose en los próximos días en la base del chavismo, pero que en algún momento cesarán. “El cuerpo está caliente y la gente también. Esto podría darle un empujón al chavismo para las elecciones que vienen, pero no será para siempre. Todos acompañamos al padre a la tumba, pero no nos enterramos con él”.Mateus dice que hablar de un mito, a pesar de que Chávez sea enterrado en el Panteón Nacional, es una fantasía, un engaño. Las palabras mito y timo, vistas bien, no están lejos la una de la otra.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad