Erupciones del volcán Merapi en Indonesia dejan 38 muertos

Noviembre 03, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Erupciones del volcán Merapi en Indonesia dejan 38 muertos

El cráter del volcán Merapi en Indonesia expulsó ingentes cantidades de gases y ceniza ardientes que se elevaron hasta cientos de metros en el cielo.

La Agencia de Vulcanología amplió de 10 a 15 kilómetros el perímetro de seguridad en torno a la montaña, mientras que el Ministerio de Transportes informó a las distintas aerolíneas del peligro de volar cerca del volcán.

El volcán Merapi, en la isla de Java, experimentó una fuerte erupción este miércoles, el mismo día en que el presidente indonesio, Susilo Bambang Yudhonono, visitó la zona para supervisar la situación y pedir paciencia a los miles de evacuados.La Agencia de Vulcanología amplió de 10 a 15 kilómetros el perímetro de seguridad en torno a la montaña, mientras que el Ministerio de Transportes informó a las distintas aerolíneas del peligro de volar cerca del volcán.Según los vulcanólogos, esta explosión, la segunda de la jornada, ha sido la más potente de todas las registradas desde que comenzaron las erupciones, el pasado día 26, en las que han muerto 38 personas.Entre las víctimas mortales se encuentran un bebé, un periodista y el guardián espiritual de la montaña, que murió carbonizado mientras rezaba en su casa para apaciguar al Merapi.El indonesio Subandriyo, del Centro de Control de Desastres Geológicos y Vulcanológicos, advirtió de que la actividad del volcán puede prolongarse durante meses, pero eso no quiere decir que deba haber más muertos de los 38 actuales, si la población respeta el radio de seguridad establecido por las autoridades alrededor del cráter.Por la mañana, el presidente de Indonesia, Susilo Bambang Yudhoyono, visitó a parte de las 70.000 personas desplazadas por las erupciones y les prometió ayuda para reconstruir sus casas, pero señaló que lo primero era la seguridad y que nada falte en los centros de evacuados.El jefe de Estado, un militar retirado, solicitó paciencia a las personas damnificadas, porque la reconstrucción de sus casas podía llevar un tiempo.A pesar del peligro, algunos indonesios que habitan junto al Merapi abandonan de madrugada los centros de evacuados para atender sus cultivos, alimentar los animales que crían o simplemente para asegurarse que su hogar sigue en pie.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad