Entre plegarias y dolores transcurrieron los últimos días de Hugo Chávez

Marzo 10, 2013 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso | Corresponsal de El País en Caracas
Entre plegarias y dolores transcurrieron los últimos días de Hugo Chávez

Aún hay miles de venezolanos haciendo fila a las afueras del Hospital Militar para ver el cadáver del presidente Chávez.

Médicos estiman que Chávez habría podido perder alrededor de 25 kilos en las últimas semanas, ya que desde que fue intervenido no comió nada solido, sino que su alimentación fue a través de sueros debido a la infección respiratoria, que obligó a practicarle una traqueotomía.

“No quiero morir, no me dejen morir”. Estas palabras que, según el general José Ornellas, jefe del Regimiento de Guardia de Honor Presidencial, habría pronunciado Hugo Chávez antes de expirar el pasado martes en el Hospital Militar de Caracas forman parte de las versiones se que han venido conociendo sobre las últimos momentos de vida del Mandatario. El oficial, quien también confirmó las sospechas de que el Presidente sentía mucho dolor a lo largo de su lucha contra el cáncer y en particular en los últimos días. “Sufrió bastante (…) Sufrió mucho con esa enfermedad. Y bueno, la historia la escribiremos”, agregó.Estas primeras revelaciones que sobre la convalecencia de Chávez se han hecho públicas, no son las únicas que han trascendido en las últimas horas. Esto, a pesar del férreo secretismo que las autoridades impusieron en relación a todo lo que tuvo que ver con la enfermedad que se le diagnosticó al gobernante en junio de 2011.Aunque todavía se desconoce qué tipo de cáncer padeció el Jefe del Estado, que órganos le afectó y quiénes son los médicos que lo trataron, se han conocido otros detalles, entre ellos, que falleció por un paro cardíaco y que además estaba muy débil. “El sábado 2 de marzo se le aplicó una nueva sesión de quimioterapia, pero no la soportó. Estaba muy debilitado”, aseguró un funcionario gubernamental, quien antes estuvo laborando en los servicios de inteligencia venezolanos y quien negó que el deceso se hubiera producido horas antes en La Habana (Cuba), como medios extranjeros difundieron. “Fue un hecho sorpresivo, porque aunque se sabía que estaba débil se creía que podía resistir y aguantar algo más. Demostración de que fue sorpresivo es que Diosdado Cabello (presidente de la Asamblea Nacional y durante mucho tiempo considerado el delfín de Chávez) no estaba a su lado, sino en Monagas (a 500 kilómetros de Caracas) arreglando asuntos relacionados con el fallecimiento de su madre horas antes”.Otras fuentes aseguran que “Chávez quiso venir a morir en Venezuela. No quería que le pasara lo de Cipriano Castro (el dictador que gobernó entre 1899 y 1908), año que salió del país a tratarse de una enfermedad en Alemania y terminó siendo derrocado, por lo que falleció en el exilio en Puerto Rico”.Una de esas fuentes aseveró que Chávez se encontraba conectado a una máquina respiradora y de repente le sobrevino el infarto fulminante. Esta versión corroboraría lo anunciado un día antes del deceso por el ministro de Comunicación e Información, Ernesto Villegas, quien reportó que el Mandatario sufría una “nueva y severa infección respiratoria”.Los informantes aseguran que durante su convalecencia, el Presidente mostraba signos de recuperación y horas después sufría fuertes recaídas, por ello, en algunos momentos hubo que sedarlo para que pudiera sobrellevar el dolor. Esta versión fue corroborada por el presidente boliviano Evo Morales, quien el 3 de marzo afirmó: “Hay momentos en que está bien, fortalecido, según información de los médicos, de la familia, pero rápidamente también tiene problemas, así como una recaída”.¿Por qué Hugo Chávez no se dejó ver más que una vez y en fotografías, desde el 9 de diciembre, día en que arribó a La Habana? En el Gobierno y en el Partido Socialista Unido de Venezuela dicen que nunca estuvo en condiciones de hacerlo. Médicos estiman que Chávez habría podido perder alrededor de 25 kilos en las últimas semanas, ya que desde que fue intervenido no comió nada solido, sino que su alimentación fue a través de sueros debido a la infección respiratoria, que obligó a practicarle una traqueotomía. A esto habría que sumarle la incapacidad para hablar, lo cual en el caso de un personaje como Chávez no era poca cosa, pues la de la palabra era una de sus virtudes, tanto que daba largos discursos, como el de enero de 2012 ante la Asamblea Nacional, que duró por 10 horas.Cuando a las 4:25 de la tarde del 5 de marzo Hugo Chávez expiró lo acompañaban sus hijas, el vicepresidente Nicolás Maduro y algunos ministros, quienes tras una reunión en el Palacio de Miraflores se trasladaron al Hospital Militar para conocer sobre su estado. Sus padres, Hugo de los Reyes Chávez y Helena Frías de Chávez estaban en Barinas, a 600 kilómetros de Caracas. “La mamá del Presidente se enteró en Barinas cuando asistía a una oración que un grupo de mujeres iba a realizar en una plaza y casi le dio algo”, aseguró un funcionario gubernamental. El padre del Presidente se estaba recuperando en Barinas de un cirugía de apendicitis que se le practicó hace dos semanas en el Hospital Militar. Sin embargo, el ‘maestro’ Chávez sacó fuerzas para acudir a los funerales de su hijo.Lo cierto es que pese a todo lo mediático que era se el líder bolivariano se fue de este mundo en absoluto silencio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad