Enrique Peña Nieto, el nuevo ‘look’ del viejo PRI en México

Julio 01, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Margarita Solano, corresponsal de El País en México.
Enrique Peña Nieto, el nuevo ‘look’ del viejo PRI en México

Enrique Peña Nieto y su estampa de galán. Esa imagen sonriente e impecable ha sido un arma de doble filo en su vida política. Una parte de los electores lo tildan de superficial. Esta casado con una actriz y mantiene una estrecha cercanía con algunos de los medios de comunicación más importantes del país.

Todo indica que Enrique Peña Nieto, candidato del PRI, ocupará la Presidencia de México. ¿Quién es ese político con cara de galán de novela?

Conoce muy bien sus habilidades. Cuando los temas son complicados para México se le ve serio, de mirada profunda. Si el evento es esperanzador, su sonrisa luce y levanta su mano para saludar a quienes se abarrotan por tomarse una foto con él. Su apariencia es casi siempre la misma: traje oscuro, zapatos de amarrar, paso lento, sonrisa. Hay quienes creen que todo es producto de una agresiva campaña de 'marketing' que logró posesionarlo como presidenciable a los 45 años, representando un viejo sistema que se niega a desaparecer: el mismo PRI que gobernó a México durante 70 años y que ahora, con él, quiere regresar al poder con nuevo empaque.Se llama Enrique Peña Nieto, es abogado y uno de los aspirantes a la Presidencia más jóvenes que ha postulado el Partido Revolucionario Institucional. Nació en Atlacomulco, Estado de México, en una época en la que las represiones contra estudiantes y jóvenes opositores al régimen priista, marcarían la historia del país.Todo eso, sumado a su estampa de galán, ha suscitado un fenómeno pocas veces visto en México: un presidencial con halo de ‘rockstar’. Tan fácil como aparece en la portada de una revista política, puede figurar en una de moda. De hecho, en los eventos de Peña Nieto muchas mujeres hacen hasta lo imposible por fotografiarse con él para, en cuestión de minutos, replicar esa foto en Facebook y Twitter.“La estrategia fue vender a un 'rock star': apuesto, joven, alegre, cálido, con muy buenas formas”, recuerda uno de los hombres los que intervino en esa etapa, Liébano Sáenz, citado hace poco por la revista Nexos.Hace dos meses en San Luis Potosí, Aurora, una mujer de 56 años, corría por uno de los salones donde Peña Nieto escucharía propuestas de justicia y seguridad. La mujer había llegado hasta ahí con más de tres horas de anticipación para instalarse a un costado de la alfombra roja por donde el candidato caminaría. Cuando ella escuchó que Peña Nieto había llegado empezó a gritar como una fan enamorada. Su grito desató otro; y aquel, otro más. Fue una histeria colectiva.Entonces sobre el tapete apareció él: sonrisa carismática, cabello perfecto, corbata roja, zapatos de amarrar, el paso lento. La escena se completó con las luces de las cámaras, las manos intentando sujetarlo, los celulares grabando el momento. “Es como venir a ver a Luis Miguel”, dijo ese día Aurora poco antes de que Enrique le diera su mano y ella pidiera una foto más.Sin embargo, esa misma faceta de ‘rockstar’ que le ha dado tanta popularidad también le ha generado la imagen de tipo frío y banal. Tanto así, que uno de los libros más vendidos por estos días en México se llama ‘Las mujeres de Peña Nieto’.El círculo cercano Actrices de televisión, políticos polémicos y empresarios de renombre, son algunos de los personajes que hacen de Peña Nieto, un candidato rodeado de la gente más poderosa de México.Proveniente de una familia con tradición política; descendiente de Severiano Peña, quien fuera alcalde de Acambay en cuatro periodos consecutivos; segundo varón entre cuatro hermanos: Verónica, Ana Cecilia y Arturo. Peña Nieto estudió derecho en la Universidad Panamericana (que pertenece al Opus Dei) y tiene una maestría en administración de empresas en el Tecnológico de Monterrey, una de las universidades más caras de todo México.Su matrimonio con Angélica Rivera, actriz de Televisa, lo ha acercado a personajes claves en los medios de comunicación, de ahí que muchos de sus detractores señalen constantemente que Peña es una creación mediática. Otra de las personas claves en el círculo de Peña Nieto, es el polémico Carlos Salinas de Gortari, expresidente de México. Aunque él se ha deslindado una y otra vez del exmandatario, se insiste de manera constante en que éste es su padrino político y quien ha construido durante años la candidatura que hoy lo acerca a la Presidencia de México.El rompecorazonesPeña Nieto se ha casado dos veces. En 1993 se casó con su primera esposa, Mónica Pretelín con quien tuvo tres hijos. Después de 14 años de matrimonio, ella murió circunstancias que los detractores de Peña consideran sospechas. Al respecto se ha especulado de todo un poco: desde que la mujer tomaba antidepresivos constantemente, hasta que Peña Nieto fue el causante de su deceso. Tras el fallecimiento, el hoy candidato a la Presidencia de México por el PRI, reveló públicamente que mientras estuvo casado con Pretelín tuvo dos relaciones extramatrimoniales de las cuales quedaron dos hijos. Pese a ello, el hombre se convirtió en el viudo más cotizado del país. Pero su soltería terminaría rápidamente cuando comenzó a salir con la actriz Angélica Rivera, un año después de la muerte de su primer esposa. Rivera, para completar la novela, se divorció de su marido, un afamado productor, para poder formalizar la relación con Peña Nieto.La noticia causó revuelo nacional. Rivera fue, en el 2007, una de las actrices de televisión más celebres, después de encarnar a ‘Gaviota’ en la exitosa adaptación que en el 2007 Televisa hizo de ‘Café con Aroma de Mujer’. En noviembre del 2010 la pareja contrajo nupcias en la Catedral de Toluca. Todo este halo farandulero ha sido señalado por sus críticos. Uno de los políticos más veteranos de México, el dirigente izquierdista Porfirio Muñoz, repite: “Se ve que es un producto chatarra de Televisa”.La trayectoriaLa trayectoria de Peña en el servicio público no es tan extensa y para muchos es un político que ha crecido como espuma, de la mano de jugosos convenios suscritos con algunos canales de televisión. Él, ante las acusaciones, tiene respuestas como la que hace poco le dio a la revista de fotos sociales Quién: “Mi espíritu viene desde la secundaria cuando en varios proyectos participé haciéndome pasar por político”.Desde que Enrique tenía 18 años, se afilió como militante del Partido Revolucionario Institucional siendo el cachorro de una camada de políticos que son conocidos como el Grupo Atlacomulco, uno de los círculos políticos más poderosos de México.Y como militante del PRI obtuvo sus primeros trabajos. Primero en un despacho jurídico, después en una notaría pública y en 1990 fue Secretario en el sector popular del partido. En 1993 trabajó con el candidato a gobernador por su entidad, Emilio Chuayfett, y seis años después llegó a ser subcoordinador financiero de Arturo Montiel Rojas, gobernador del Estado de México, quien enfrenta hoy cargos por corrupción y enriquecimiento ilícito.Entre el 2005 y el 2011, Peña vivió su mejor momento tras ganar la contienda por la gobernatura del Estado de México contra un candidato opositor, Rubén Mendoza, que adoptó el poco exitoso slogan “Soy feo pero sabré gobernar”. Así, el guapo Peña obtuvo una abrumadora victoria en el departamento más poblado de todo el país, con más de 15 millones de habitantes.Pero no todo fue buena pinta. Su campaña fue de por si ingeniosa: en un sistema político gobernado por la desconfianza ante los políticos, firmó ante notario público más de 600 compromisos y recorrió municipio por municipio concretando cada uno de ellos. “Te lo firmo y te lo cumplo”, fue una de las frases que marcaron su campaña por el Estado de México y cuyo éxito le permitió repetir fórmula en la actual campaña electoral.Ese tal vez sea su logro más visible como político. De resto, lo que más sorprende de él es la capacidad que tiene para lograr que todos los señalamientos que hay en su contra se diluyan, como por arte de magia, entre un montón de carisma y una impresionante amnesia mediática que consigna los hechos pero los olvida de inmediato. Es como, si de repente, ante una imagen perturbadora en el televisor, alguien agarrara el control y cambiara de canal.El narcotráfico también ‘vota’De cara a los comicios, la firma Gallup realizó en México una encuesta consultando las expectativas de los votantes. Quizás la conclusión más diciente arrojada por los resultados es que, independientemente del ganador, el nuevo Presidente “necesitará hacer un mayor esfuerzo para reducir la violencia del narcotráfico y emprender un serio cambio económico para que los mexicanos comiencen a sentirse más seguros en las calles, y más prósperos”.La encuesta también revela que la aparente reducción en la actividad criminal de los últimos meses “no se ha traducido en una mayor confianza en el Gobierno Nacional y otras instituciones, lo que podría no augurar nada bueno para Josefina Vázquez Mota”, candidata por el PAN. La confianza de los mexicanos en el Gobierno Nacional ha bajado en casi diez puntos desde 2007. Estuvo en 33% a principios de este año y ahora sólo un 28% de la población expresa confianza en el sistema judicial, en comparación al 37 % que, en 2007, llegó a manifestarlo. (Agencia Efe)Los otros candidatosJosefina Vázquez Mota51 años. Miembro del Partido Acción Nacional, PAN, y primer candidata mujer de éste, el actual partido de Gobierno. Para ello, se sometió a una elección interna del partido, en laque obtuvo el 55% de los votos sobre el 38% de Ernesto Cordero . Economista. Fue secretaria de Desarrollo Social de Vicente Fox y secretaria de Educación Pública de Felipe Calderón. Ha sido diputada federal en dos ocasiones.Andrés López Obrador59 años. Politólogo y político con amplia experiencia: fue presidente nacional del PRD y jefe de Gobierno del Distrito Federal. La presidenciales ya le son conocidas: fue candidato a la Presidencia de México por la Coalición Por el Bien de Todos en el 2006. Ahora es candidato por la coalición Movimiento Progresista, conformada por el PRD, el PT y el Movimiento Ciudadano.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad