En un rescate no existen imposibles: rescatista

Octubre 14, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Alejandro Aguirre Enviado Especial, Copiapó
En un rescate no existen imposibles: rescatista

En la memoria. Después de 20 horas de labores de rescate de los 33 mineros, el grupo de socorristas posó con una pancarta improvisada, celebrando el éxito de la misión.

Pedro Rivero, último rescatista en bajar a la mina de San José, habló con El País. “El calor y la humedad son excesivas allá abajo. No me imagino a estos mineros, viviendo 70 días en estas condiciones”, dice.

Pedro Rivero se tomó la quijada, respiró por tres segundos y se metió sin miedo a la cápsula Fénix 2. “Si en esos segundos te da miedo, mejor no bajes”, afirma el último de los rescatistas en descender a la mina y penúltimo en volver a la superficie.“El calor y la humedad son excesivas allá abajo. No me imagino a estos mineros, viviendo 70 días en estas condiciones”, dice este hombre que dos semanas atrás intentó descender por el ducto de ventilación de la mina San José. Descenso que casi le cuesta la vida. Rivero, jefe de la Unidad de Rescate de Mina Carola, fue uno de los primeros en llegar a la planta San José junto a los bomberos Daniel Palma, Eduardo Doll y Juan Díaz Gutiérrez ese jueves 5 de agosto cuando colapsó el acceso a la mina y atrapó a los 33 mineros.En su intento casi mueren por un nuevo derrumbe en la chimenea. “Estábamos en la 135, de los 190 del megabloque (distancia minera), pero tuvimos un derrumbe. Salimos sin problemas, pero los riesgos fueron enormes”, cuenta. “Casi muere por intentar entrar a la mina derrumbada. Nadie imagina la impotencia de no poder salvar a sus colegas. De los rescatistas, fue el que más expresó su frustración ese día”, expresa su hijo Pedro Rivero Iglesias, quien considera a su padre un héroe.Por eso, cuando fue escogido junto a un equipo de quince personas para asumir los trabajos de rescate, no ocultó su emoción. Siempre soñó con hacer algo así. Pedro estaba decidido a ser uno de los hombres que iba a descender a las profundidades del socavón.“Es una recompensa; él quería entrar y fue elegido. Lo reservaron hasta el final para que estuviera con los mineros”, dice su hijo. El martes en la noche no había marcha atrás. Pedro sería el último de los rescatistas en descender a la mina. Entonces, su corazón se aceleró, pero la emoción no le nubló la tranquilidad necesaria para cumplir con tan importante misión. “Cuando estás en la cápsula no se siente miedo. Nunca se siente miedo cuando la carrera es por la vida. En un rescate no existe la palabra imposible”.“Me la lloré toda cuando llegué abajo. Porque era una revancha. Los miraba y no podía creer que estaban allí, mirándome, vivos”, dice Rivero, de 55 años, natural de Atacama y conocido como ‘Kamikaze’ y R1 (por su nombre).Ahora que lo piensa con más calma, la bandera con la frase ‘Misión Cumplida: Chile’, que medio mundo vio cuando quedaron los rescatistas bajo tierra y con todos los mineros a salvo en la superficie, fue improvisada por uno de los rescatistas. Pedro se unió al festejo. “Fue una frase memorable ”, dice. No sabe qué podrá venir ahora. Ha sacado mineros muertos de minas, pero ahora los sacó vivos. “Fue una revancha”. Entonces, respira largo y se aleja con los otros rescatistas, sin poder ocultar por un solo segundo la felicidad pintada en su rostro.“Aquí no hay héroes”Manuel González fue el primer socorrista en descender a 700 metros de profundidad para llegar hasta los 33 mineros atrapados y el último en salir del socavón, cuando el rescate ya había culminado.Ante los saludos y reconocimientos por la misión el rescatista señaló que “aquí no hay héroes. Todos somos parte de una cadena que lo hizo bien”. González, de 43 años y la mitad de su vida dedicada a la minería, manifestó que esa experiencia fue “muy emocionante”. Dijo que al descender en la cápsula Fénix 2, experimentó “ansiedad”. “Yo quería llegar a empezar a rescatarlos pronto”. Contó que al llegar a la mina, los obreros “me abrazaron al tiro (enseguida) y me felicitaron por haber sido el primero”.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad