En medio de la incertidumbre en Venezuela, Chávez viajó a Cuba para nueva cirugía

Diciembre 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso | corresponsal de El País en Caracas
En medio de la incertidumbre en Venezuela, Chávez viajó a Cuba para nueva cirugía

Acompañado en el aeropuerto de sus ministros, diputados y miembros de su partido político, el presidente de Venezuela, Hugo Chávez, viajó de nuevo a La Habana, Cuba, para someterse a una cirugía. "Hasta la vida siempre, venceremos", fue el mensaje que dio poco antes de abordar el avión.

El presidente Hugo Chávez será sometido, en las próximas horas, a otra cirugía en Cuba. Nuevo mandato, en duda

Dos meses y un día después de que los venezolanos acudieran a las urnas para elegir a su Presidente para el período 2013-2019, estos comienzan a pensar nuevamente en tener que pasar por ese trance en el futuro cercano. ¿La razón? El anuncio del reelecto mandatario, Hugo Chávez, de su viaje a La Habana (Cuba) donde se someterá a una nueva cirugía para extirparle otro tumor maligno y su admisión de que posiblemente no podrá completar lo que resta del actual mandato ni mucho menos iniciar el siguiente, lo que ha generado dudas y temores.El presidente venezolano viajó en la madrugada de este lunes a La Habana, luego de que el pasado domingo la Asamblea Nacional autorizó unánimemente su viaje a la isla. Según imágenes del canal estatal de televisión VTV, Chávez llevaba ropa deportiva de la Academia Militar y abrazó a sus ministros, diputados y políticos de su partido antes de viajar, hacia la 1:15 a.m., hora local.Pese a que en las últimas semanas los rumores sobre la gravedad de la condición del Presidente crecieron, la confirmación de la noticia no dejó de sorprender, en particular a los simpatizantes del Mandatario, los cuales fueron llamados desde los medios públicos a congregarse en todas las plazas del país para expresarle su solidaridad y respaldo al Jefe del Estado.“Sentí una pena muy grande cuando dijo que va a ser intervenido de nuevo, pero ahora estoy aquí para pedirle a Dios que lo ayude en sus tiempos difíciles”, afirmó Vladimir Hernández, un zapatero de 52 años de edad y estudiante de la Universidad Bolivariana, quien fue uno de los cientos de chavistas que quiso dejar constancia de su apoyo a Chávez.Durante las horas posteriores al anuncio de la cuarta intervención del Mandatario en año y medio, la dirigencia oficialista ha tratado de contener el miedo y la incertidumbre entre sus filas. “El Presidente va a salir bien con el apoyo del pueblo. Chávez, para malestar de algunos, trasciende como trasciende el Libertador”, afirmó el presidente de la Asamblea Nacional, diputado Diosdado Cabello, al tiempo que pidió a los suyos: “Paciencia, sabiduría, fe. Nadie caiga en provocaciones. Unidad revolucionaria, del pueblo, de los patriotas”.Cabello informó además que la Asamblea autorizó ayer el viaje de Chávez a Cuba (quien ya lo hizo) y que el gobernante seguía ejerciendo sus funciones y no había delegado funciones en Maduro.Los temores Sin embargo, el sentimiento de tristeza y de preocupación entre las bases del chavismo y los líderes es inocultable.“Aunque sabíamos que esto podía pasar no lo esperábamos tan rápido”, afirmó un exdirectivo de los servicios de inteligencia, que pidió reserva de identidad y quien agregó: “Esperábamos que esto ocurriera en unos años, que diera tiempo de ir formando un liderazgo que pudiera sustituir a Chávez”.La fuente reconoció que de tener que separarse de su puesto ahora el Presidente, debido a la posibilidad de fallecer o por inhabilitación, la situación para el oficialismo sería muy comprometida. “El chavismo no es un movimiento organizado ni estructurado, sino que es una masa de tendencias que se mantienen unidas por el liderazgo del Presidente, pero allí hay gente de derecha, como los militares; y exguerilleros que tienen visiones radicalmente opuestas y que se detestan. Los riesgos de luchas entre facciones son muy altos y eso pone en peligro la pervivencia del proceso revolucionario”.La decisión de Chávez de designar como su heredero y potencial candidato a la Presidencia al vicepresidente y canciller, Nicolás Maduro, ha sido bien recibida entre los dirigentes y las bases rojas. “Es una persona de confianza, que viene desde abajo, que por sus orígenes en el movimiento sindical tiene capacidad de dialogar y negociar; y además goza del respaldo del Gobierno cubano”, declaró un diputado oficialista, quien prefirió mantenerse en el anonimato.Sin embargo, el diputado auguró que Maduro tendrá muy difícil mantener cohesionado al chavismo y poder continuar el polémico proceso de construcción del Socialismo del Siglo XXI, pues “no tiene el carisma de Chávez y tampoco tiene ascendencia entre los militares”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad