Empieza indagatoria a infanta Cristina por caso que puso en ‘jaque’ a monarquía española

Empieza indagatoria a infanta Cristina por caso que puso en ‘jaque’ a monarquía española

Febrero 08, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz | Corresponsal de El País en Madrid
Empieza indagatoria a infanta Cristina por caso que puso en ‘jaque’ a monarquía española

La infanta Cristina de Borbón, hija menor del rey Juan Carlos, fue llamada a interrogatorio para que explicará los negocios de su esposo con una fundación.

La infanta Cristina, hija del rey Juan Carlos, comenzó a responder por los delitos de fraude y blanqueo de capitales. Tambalea la familia real.

Las miradas de los españoles, de Europa y buena parte del mundo amanecieron este sábado posadas en España, sobre Palma de Mallorca, para ser exactos, por uno de los hechos que situó al país como uno de los cinco más corruptos de la Unión Europea (UE). El caso Nóos, una bien elaborada y complicada trama urdida por Iñaki Urdangarín, esposo de la Infanta Cristina de Borbón, y por su socio, Diego Torres, para quedarse con fondos públicos a través de una empresa creada por ellos, llegó a un momento culminante: la comparecencia de la Infanta en los juzgados de Palma como imputada por un delito fiscal y blanqueo de capital.Pero, a diferencia de otras personalidades también implicadas en casos de corrupción que han tenido que pasar por los juzgados de Palma, a la hija menor del Rey se le exoneró de hacer a pie los casi 30 metros que tiene el llamado ‘paseíllo de la vergüenza’ para declarar ante el Juez José Castro, una rampa que va desde la acera de la calle hasta la puerta trasera de entrada de los juzgados. La Infanta no caminó por ahí. Se dispuso que un coche oficial entrara por la rampa y la dejara justo en la puerta, para evitar los abucheos y los insultos del público. No fue obligada a hacerlo, ya que el juez decano de Palma de Mallorca, Francisco Martínez Espinosa, dio la autorización pertinente por “motivos de seguridad”.“Para mí la Infanta debía entrar a pie, ese sería un gesto hacia todos los ciudadanos asumiendo la responsabilidad moral que le toca en este caso. Quizá no tenga una deuda penal pero si moral con toda la sociedad”, dijo el periodista Javier Fumero de El Confidencial.Para buena parte de los españoles, las palabras del Rey en el tradicional discurso de Navidad en el 2012, de que la “justicia es igual para todos”, refiriéndose a la posible implicación de su yerno, se están quedando sin valor alguno.“Hay muchos intereses para salvar a la Infanta, incluso esta semana, a solo cinco días de la comparecencia de la hija del Rey, la Casa Real hizo públicos los sueldos del Rey, la Reina y los príncipes de Asturias, como una señal de transparencia que llega tarde, pero que tiene el objetivo de dar una mejor imagen antes de la declaración. Tal vez la desimputen luego, que creo que va a pasar aunque haya indicios claros para condenarla, pero ya se ha jugado el honor, lo ha perdido y no lo va a recuperar más. El honor es el tesoro más valioso de las monarquías”, explicó el abogado Emilio Costa.Para Gaspar Llamazares, portavoz de Justicia de la Izquierda Plural en el Congreso, la “gotitas de transparencia” de las que ha hecho gala la Casa Real, mostrando al público sus salarios, “no es mas que una estrategia para blindar a la Infanta Cristina”.“La Casa Real sigue la táctica de mediática de palo y zanahoria: el palo a la Infanta por declarar, tras resistirse con recursos a las imputaciones, y la zanahoria, por hacer guiños de transparencia, aunque con cuentagotas. El Rey hizo lo mismo cuando la imputación de su yerno Urdangarín, publicó unos días antes los detalles de su sueldo, todo en una clara estrategia para tratar de mejorar la imagen”, explica Llamazares. En el proceso de la Infanta, las dos acusaciones populares (la del movimiento Manos Libres y la asociación civil Frente Cívico Somos Mayoría), son las únicas que podrán interpelar de forma directa a la hija del Rey.El colectivo Frente Cívico, que recogió entre la ciudadanía los 20 mil euros que les cuesta el juicio, abrió el interrogatorio con las preguntas que decenas de españoles les han hecho llegar desde el pasado martes.¿Que le preguntarán? Sin duda a qué se dedicaba Aizoon, la empresa de la cual era miembro de la junta directiva y que sirvió para desviar fondos públicos, o también, de dónde procedía el dinero. Y, por supuesto, si sabía todo lo que hacía su marido. Lo mas probable, según los expertos, es que la infanta niegue todo y haga como los implicados en la Trama Gurtel, el caso de corrupción mas grande de España: “Yo no vi”, “ yo no me acuerdo”, “yo no estaba allí”. ¿Qué puede pasar tras la declaración?. Que se le desimpute.Según sus abogados, en buena lógica jurídica, la Infanta ni siquiera tenía que haber declarado.“El hecho de no existir acusación del fiscal, ni de la Agencia Tributaria, ni del abogado del Estado, y de que solo la sostenga la acusación popular, no es directamente afectada por los hechos, tendría que haber llevado a archivar la acción contra la Infanta. Y es lo que va a suceder”.Sin embargo, para otros, hay demasiados indicios de que la Infanta utilizó su posición para ayudarle a su esposo con los negocios turbios. Y el peor escenario para la Monarquía, ya bastante cuestionada, es que la hija menor del Rey Juan Carlos, pasara de imputada a acusada. “Lo más seguro es que salga de esta sin ningún problema, todo está preparado para que suceda y que las penas, si han de caer, caigan sobre Urdangarín. La Corona, tocada y todo, tiene mucho poder y va a utilizarlo. El juez Castro puede tener mucha voluntad, pero la Casa Real no va a dejar que eso pase. Al ser desimputada la Infanta quedará fuera de la causa de forma definitiva. Y podrán decir que hubo trato de favor, pero el Rey no va a dejar que se caiga su propio negocio. Así que mucho barullo, pero sabemos que, contrario al discurso del Rey en Nochebuena de 2012, la Justicia no es igual para todos”, concluyó el abogado Emilio Costa.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad