Elizabeth Taylor es sepultada en California

Marzo 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Elizabeth Taylor es sepultada en California

Campos de Forest Lawn Memorial Park, en Los Ángeles, donde fue sepultada Elizabeth Taylor.

La familia de Elizabeth Taylor llegó el jueves al funeral privado de la legendaria estrella del cine en un cementerio del sur de California, famoso por ser lugar de descanso final para las celebridades de Hollywood, incluyendo a Michael Jackson.

La familia de Elizabeth Taylor llegó el jueves al funeral privado de la legendaria estrella del cine en un cementerio del sur de California, famoso por ser lugar de descanso final para las celebridades de Hollywood, incluyendo a Michael Jackson. En el Cementerio Forest Lawn se elevaron barricadas alrededor del funeral, donde se espera que unas cuatro docenas de familiares de Taylor se despidan de la actriz. No se tenía previsto un cortejo fúnebre. El vocero de la policía de Glendale, Tom Lorenz, dijo que funcionarios del cementerio llamaron para pedir la asistencia de la policía para un servicio funerario a las 2:00 p.m. locales. Taylor falleció de una insuficiencia cardíaca congestiva el miércoles temprano en el Centro Médico Cedars-Sinai de Los Angeles, tras pasar unas seis semanas hospitalizada. La famosa actriz estuvo casada ocho veces, con siete esposos, y se convirtió al Judaísmo antes de contraer matrimonio con Eddie Fisher en 1959. La costumbre judía es que el entierro se realice en las 48 horas siguientes a la muerte de la persona. Además de Jackson, gran amigo de Taylor, en el cementerio se encuentran los restos de otras estrellas como Clark Gable, Jean Harlow, W.C. Fields, Red Skelton, Gracie Allen, Walt Disney y Nat King Cole. La protagonista de cintas como "Una venus en visón" , "¿Quién le teme a Virginia Woolf?" y "Cleopatra" ganó tres premios Oscar, incluyendo uno por su trabajo humanitario. Apoyó desde temprano y con mucha fuerza la investigación del sida, incluso cuando el VIH era poco conocido en la industria y en el mundo. La actriz debió someterse a al menos 20 operaciones durante su vida y casi muere de neumonía en 1990. En 1994 y 1995 le reemplazaron las dos caderas y en febrero de 1997 le extirparon un tumor cerebral benigno. En 1983 reconoció una adicción de 35 años a las pastillas para dormir y los analgésicos. Taylor recibió tratamiento por problemas de abuso de drogas y alcohol en la Clínica Betty Ford en Rancho Mirage, California. Le sobreviven sus hijas María Burton-Carson y Liza Todd-Tivey, sus hijos Christopher y Michael Wilding, 10 nietos y cuatro biznietos.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad