Elecciones y marihuana, temas que acaparan el último año de gestión de Mujica

Elecciones y marihuana, temas que acaparan el último año de gestión de Mujica

Marzo 02, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | EFE

El presidente uruguayo, quien está en el poder desde el 1 de marzo del 2010, tiene un 47 % de aprobación de su gestión.

Las elecciones generales del próximo 26 de octubre y la aplicación del plan de legalización de la producción y venta de marihuana amenazan con acaparar toda la atención del último año del presidente de Uruguay, José Mujica, que comienza con la imagen del mandatario fortalecida.Mujica, que ascendió al poder el 1 de marzo de 2010 y lo abandonará en la misma fecha de 2015, encara sus últimos 365 días como presidente con un 47 % de aprobación y una simpatía del 54 % entre sus compatriotas, según una encuesta de la consultora Cifra difundida esta semana.En su primer año, 2010, su nivel de popularidad se situó en el 62 %, pero luego había ido bajando al 49 %, al 48 % y al 46 % en 2011, 2012 y 2013, respectivamente.Su imagen exterior, cimentada en su trayectoria personal, pero sobre todo en su imagen de austeridad y su mensaje contra el consumismo desaforado, es todavía mejor.Tanto esa sí que en su gestión se ha convertido en "un gran personaje mundial" y "candidato al Premio Nobel" de la Paz, afirmó el viernes el analista político Oscar Botinelli, director de la consultora Factum, en una entrevista con el Canal 4 de la televisión uruguaya.El mandatario, famoso por su poco apego a las formas y por vivir en una chacra (granja) a las afueras de Montevideo, luchó con la guerrilla urbana de los tupamaros en los años sesenta y setenta del siglo pasado.Tras permanecer catorce años preso, la mayoría durante la dictadura (1973-1985), se reincorporó a la vida democrática con el bloque izquierdista Frente Amplio (FA) y fue diputado, senador y ministro de Ganadería, Agricultura y Pesca antes de jefe de Estado.Botinelli destacó del mandato de Mujica "grandes logros estratégicos en temas, sin duda, controversiales", que implican una "agenda posmoderna" o avances a "hacia posturas más liberales, libres o libertarias en lo ético-cultural".Entre ellos sobresalen, además de la marihuana, la legalización del matrimonio homosexual y del aborto, dos de las leyes aprobadas en su gestión.La mejora de la popularidad interna del presidente al entrar en su último año es vista por algunos analistas como un signo de continuidad de cara a las elecciones al Parlamento de octubre, en los que puede salir también el presidente si un partido obtiene más de la mitad de los votos. De no lograr ningún candidato la mayoría absoluta, deberá realizarse una segunda vuelta el 30 de noviembre.Las encuestas dan como favorito al expresidente Tabaré Vázquez (2005-2010), antecesor de Mujica y también integrante del FA, pero todo apunta a que deberá acudir a una segunda votación.Para Botinelli, este año va a quedar "sumido" en "la campaña electoral", por lo que "el tiempo de hacer anuncios" o "de manejar grandes proyectos" para el Gobierno "se terminó".Pese a ello, inevitablemente se va a colar en el debate electoral la aplicación del plan sobre la marihuana, pues la mayoría de la sociedad lo rechaza en los sondeos y habrá que ver cómo reacciona ante la distribución y venta de esa droga de forma legal en las calles, solo pendiente de un reglamento que estará listo en abril.El objetivo del plan, impulsado por Mujica e inédito en el mundo por su alcance, es arrebatarle el control del negocio de esa droga al narcotráfico y de esa forma evitar que los jóvenes tengan que exponerse en el mercado negro a otros productos más fuertes, como la pasta base de cocaína, que ha hecho estragos en el país.El Gobierno considera la pasta base de cocaína -muy barata y adictiva- la razón principal de la actual ola de delincuencia juvenil, que ha llevado a la oposición a recoger firmas con las que convocar un referéndum para bajar la edad de imputabilidad penal de los 18 a los 16 años que se celebrará el mismo 26 de octubre.Entre "los grandes debes del Gobierno", Botinelli subraya precisamente "la inseguridad", pero también "la educación" y "las incertidumbres sobre la continuidad" del período de "vacas gordas" para la economía.El presecretario de la Presidencia, Diego Cánepa, aseguró esta sábado al diario uruguayo El País que el Gobierno tiene entre sus metas para 2014 comprometer la financiación para construir un puerto de aguas profundas en el departamento de Rocha, cerca de la frontera con Brasil.Esta iniciativa complementaría un gigantesco proyecto de extracción de hierro a cielo abierto que las autoridades pretenden concretar también en los próximos meses y que Mujica defiende como El Dorado para el país pese a las denuncias de grupos ecologistas.Además, el puerto sería la mayor obra de infraestructura en décadas, un terreno en el que el actual Ejecutivo sigue en deuda, pese a disfrutar de uno de los períodos de mayor bonanza económica en décadas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad