Elecciones de Francia definen futuro de Europa

Elecciones de Francia definen futuro de Europa

Abril 29, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz, especial para El País

François Hollande, ganador de la primera vuelta, sigue adelante en las encuestas. Nicolás Sarkozy se esfuerza por mantenerse en el poder.

Más que una disputa entre Nicolás Zarkozy y François Hollande las elecciones presidenciales de Francia el próximo 6 de Mayo, en la segunda vuelta, serán sin duda una especie de referendo que podría cambiar la política económica de toda Europa. Dependiendo claro está, de quien sea el vencedor. En el caso de que gane el socialista Hollande, cuya ventaja en la primera vuelta fue menor de la esperada con respeto al actual Presidente, (28,63% sobre 27,1%, respectivamente), las cosas podrían cambiar no sólo en el país, que tiene la quinta economía mundial, sino también en sus vecinos.Porque de hecho, la campaña del socialista Hollande se ha basado en cuestionar, entre otras cosas, la manera como el eje Merkel-Sarkozy, donde la primera lleva el paso y el otro la acompaña, ha venido llevando los hilos de la economía europea y las políticas de austeridad aplicadas a los países que han tenido que ser rescatados o corren el riesgo de un rescate, proponiendo que el acento debe estar en el crecimiento y el empleo como fórmula para recuperar el perdido estado de bienestar.Para Hollande es necesario que la Unión Europea flexibilice las medidas, dar un respiro a las economía para que pueda volver a producir y recuperarse, muy contrario a lo que piensan la canciller alemana Ángela Merkel y Nicolás Sarkozy, quienes consideran que la austeridad y los recortes, son el camino más indicado para salir adelante y no hay nada más negociable, ya que lo contrario, ser flexibles, implicaría ser solidarios en las pérdidas generadas por estos países en sus políticas económicas, que los llevaron a tener altos niveles de endeudamiento y baja competitividad.Hollande ha anunciado su intención de revisar el pacto fiscal de la Unión Europea y crear los eurobonos para financiar proyectos industriales e infraestructuras, tan pronto resulte ganador, algo por lo que apuestan muchos. Pero no la tiene fácil.De acuerdo con las encuestas antes de la primera vuelta, el sillón presidencial del Elíseo era cosa de dos, el candidato socialista y el Presidente, de la Unión Por un Movimiento Popular, UMP, tal y como sucedió. Pero para la final, para la jornada definitiva, las cosas no estaban tan claras ni lo están ahora, con el resultado tan estrecho y con el auge que tomaron los dos partidos ultras que le siguieron, el de la derecha con Marina Le Pen (17,9% o sea 6,5 millones de electores) y el de la izquierda de Jean Luc Mélenchon (11,1%). De los dos, la clave de todo la tendría Le Pen, -heredera del pensamiento de su padre Jean Marie Le Pen-, a quien tanto Sarkozy como Hollande le han hecho guiños esta semana.“Con el panorama que se ha abierto y la poca distancia en la primera vuelta, es difícil decir quién va a ganar, -asegura el politólogo Mariel Monteaux-, pero no lo es saber que los franceses están cansados del Presidente, de su política de medidas de ajustes y recortes porque, a leguas se ve que no han dado los resultados esperados y porque están hartos de que sea Merkel quien tenga las riendas de la economía francesa. “Para todos está claro que Sarkozy sólo acompaña. Además, la propuesta de Hollande está muy clara, no asfixiar a las maltrechas economías sin dejarle posibilidad de crecer, sino cambiar el pacto de crecimiento firmado por los miembros en Marzo pasado y darles ayuda financiera para proyectos puntuales, con lo que está de acuerdo el propio presidente del Banco Central Europeo, Mario Draghi. Una nueva Europa creo que es posible a partir de ahora”, agrega el analista.Por ahora, a una semana de las elecciones, de acuerdo con los medios franceses como Le Figaro, la intención de voto favorece a Hollande con un 56% sobre el 44% de Sarkozy e igual resultado ha dado París Match, Europe 1 y Public Sénat. Pero son cifras que irán cambiando conforme se acerque la fecha clave, ya que los candidatos están condenados a un continuo debate cara a cara y a buscar apoyos en todos las tendencias.Hacía dónde irán los otros votantes¿Qué camino van a tomar los franceses que no votaron a ninguno de los dos en la primera vuelta? Ahí, según los expertos, está la clave de todo.“No sé si los votos de Marine Le Pen del Frente Nacional van a ir directamente a Sarkozy, no creo que sea así, hay muchos de ellos que seguramente van a votar a la izquierda porque no quieren más Sarkozy y otros que se van a abstener. Se ha hecho una encuesta y el 60% de quienes votaron a Le Pen se irían con el Presidente mientras que el 18% se irían con Hollande y el 22% se abstendría. Más fácil lo tienen los seguidores de Mélenchon, que casi el 90% votaría a los socialistas. “Está claro que muchos franceses se van a abstener, porque consideran que gane quien gane, no tiene opciones de cambiar demasiado las cosas en una Europa condenada a la recesión económica. El trabajo de ambos candidatos estaría en convencer esta semana a millones de personas que prefieren no votar o votar en blanco, hacer que se sumen a la causa y eso, en estos momentos, es tarea muy difícil” dice el analista político Juan Carlos Ontiveros.Hollande es la esperanza de un cambio para los progresistas europeos, al menos una “luz roja” frente a tantos partidos de derecha que están gobernando en la Unión Europea.“Hollande no es un tipo carismático -agrega Ontiveros, y ni siquiera se asemeja al ultimo socialista que gobernó Francia hace 17 años, François Mitterrand, pero es lo mejor del panorama europeo. Yo quiero creer y creo que el 6 de mayo Francia tendrá un nuevo presidente muy distinto en forma y fondo a Sarkozy y que ese día se iniciará un cambio para Europa, porque el camino que hemos andado hasta ahora, nos ha conducido a la ruina económica, política, social y moral y no solo en España, en Portugal, Italia o Grecia, sino en todo el continente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad