El PRI encabezará Congreso en México, pero sin lograr mayoría

Julio 10, 2012 - 12:00 a.m. Por:
El PRI encabezará Congreso en México, pero sin lograr mayoría

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) del presidente electo, Enrique Peña Nieto, ganó la mayoría en el congreso mexicano.

La composición final del Congreso, sin embargo, aún deberá ser validada por el tribunal federal electoral en las siguientes semanas.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) se encamina a ser la primera fuerza en las dos cámaras del Congreso de México, aunque sin alcanzar una mayoría que le permita por sí solo sacar adelante reformas, por lo cual tendrá que negociar con otros grupos políticos.El Instituto Federal Electoral señaló el pasado lunes por la noche que el PRI tendría 207 de los 500 asientos en la Cámara de Diputados y 52 de los 128 en el Senado, con lo cual el hasta hoy partido de oposición se alza con el mayor número de posiciones en el Congreso bicameral.El PRI se alió en los comicios con el minoritario Partido Verde, que obtendría 33 diputaciones federales, con lo cual ambos tendrían 240 posiciones en la cámara baja. Para algunos, también podría lograr un acuerdo con Nueva Alianza, otro partido minoritario que tendría 10 asientos y con el que ha hecho alianzas en el pasado, aunque aún así no lograrían la mayoría necesaria para sacar adelante reformas."Creo que (el PRI) no tiene muchas alternativas... no puede imponer las cosas, tiene que negociarlas con al menos otro de los partidos grandes. No tiene otro remedio", dijo el analista político Jose Antonio Crespo, en referencia al conservador Partido Acción Nacional (PAN), actualmente en el gobierno, y el izquierdista Partido de la Revolución Democrática (PRD).En los comicios del 1 de julio el PRI ganó la presidencia de México con su candidato Enrique Peña Nieto, 12 años después de haber perdido el poder que mantuvo durante siete décadas. La izquierda, segunda en la votación, ha anticipado que impugnará los resultados al considerar que hubo irregularidades como la compra del voto a favor del triunfador.Previo a los comicios, cuando las encuestas daban una ventaja de hasta dos dígitos al PRI rumbo a la presidencia, muchos se preguntaban si eso podría traducirse en que el partido alcanzara mayoría absoluta en el Congreso, como llegó a tenerla muchas veces durante sus años en el gobierno, lo cual hubiera podido darle un poder hegemónico que hiciera a un lado a la oposición."Ahora tendrá que tomar en cuenta a parte de la oposición para el presupuesto, las reformas legales y los múltiples nombramientos que requieren de una mayoría... No es una mala noticia", escribió en el diario Reforma la analista María Amparo Casar.Peña Nieto ha dicho que una de sus prioridades legislativas será impulsar reformas en materia impositiva, energética y laboral.Para Crespo, del Centro de Investigación y Docencia Económicas, también es una incógnita si Peña Nieto "tendrá la fuerza para disciplinar a su bancada en ambas cámaras", sobre todo después de que el PRI viene de 12 años sin tener un presidente del país que en el pasado había logrado alinear a las distintas corrientes internas del partido.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad