El Papa viaja a Bolivia, segunda etapa de su peregrinaje por América del Sur

El Papa viaja a Bolivia, segunda etapa de su peregrinaje por América del Sur

Julio 08, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP.

El papa Francisco terminó este miércoles su visita a Ecuador, donde llegó el pasado domingo, y viajó con destino a Bolivia, la segunda parada en su corta gira latinoamericana, que lo llevará también a Paraguay.

[[nid:441861;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/07/mvd6698242.jpg;full;{El papa Francisco terminó este miércoles su último día de estadía en Ecuador con una visita al asilo Hermanas de la Caridad, situado en un valle cercano a Quito, ciudad a la que llegó el pasado domingo. Cientos de personas esperaron al Papa en las afueras de la Nunciatura, para verlo en persona por última vez.}]]

El Papa comienza este miércoles su primera visita a Bolivia, segunda etapa de su gira de ocho días por América Latina iniciada el domingo en Ecuador, donde abogó por los "excluidos", criticó los "liderazgos únicos" y lanzó un apremiante llamado para proteger a la "madre Tierra".

Lea también: Amnistía para presos, entre lo que le espera al Papa Francisco en Bolivia.

Francisco abordó el avión que lo lleva a La Paz hacia las 13:00 locales (18H00 GMT).

El presidente Rafael Correa y varios de sus ministros acudieron al aeropuerto Mariscal Sucre para darle la despedida. El líder de los católicos, de 78 años, visitó un asilo de ancianos en las afueras de Quito y cumplió su última actividad en el santuario de La Virgen de El Quinche, a 30 kilómetros al este de la capital.

Allí pidió a sacerdotes y obispos volcarse al servicio de los fieles y cuidarse del "alzhéimer espiritual" que hace olvidar los orígenes humildes.

Vea también: Esquivar baches con el papamóvil, el nuevo videojuego del Papa.

Durante media hora, el Papa habló sin libreto sobre la "gratuidad" con la que la Iglesia debe servir en su misión evangelizadora y del riesgo que la ronda al olvidar sus raíces.  

"Cuiden de no caer en una enfermedad, en una enfermedad que es del todo peligrosa para los que el Señor nos amó gratuitamente al seguirlo o al servirlo: no caigan en el alzhéimer espiritual, no pierdan la memoria de donde los sacaron", señaló el Papa.

Yo también -agregó- "siento muchas veces la tentación de olvidarme de la gratuidad con la que Dios me eligió y de olvidarme de donde me sacaron". Con ese mensaje, Francisco cerró su escala de cuatro días en Ecuador. En Bolivia visitará La Paz y Santa Cruz hasta el viernes 10, cuando viajará a Paraguay, donde cerrará su gira por Sudamérica.

El primer Papa latinoamericano de la historia, quien presidió dos multitudinarias misas, fue ovacionado, besado y homenajeado con lluvia de pétalos de rosas por fieles que desafiaron el calor bochornoso de Guayaquil (suroeste) y el frío y la lluvia en Quito para escuchar sus palabras. Miles de ecuatorianos salieron a las calles tanto de Quito como de Guayaquil para verlo pasar en su papamóvil.

Durante su paso por Ecuador, Francisco lanzó sin tapujos severas advertencias a los gobernantes y a la sociedad política, en un mensaje que calzó con el convulso presente político de Ecuador.

El presidente Correa, un confeso admirador de Francisco, aprovechó para aliviar tensiones y suscitó reacciones encontradas al asomarse el lunes acompañado por el Papa en el balcón del palacio de Gobierno, en un gesto que fue interpretado como una manera de arrancar una bendición papal a su gestión.  

Unidad y diálogo

Pese a la agenda apretada que el jefe de la Iglesia católica cumplió, que incluyó una visita al santuario de la Divina Misericordia y reuniones con viejos amigos del colegio de los jesuitas en Guayaquil, representantes de la sociedad civil y jóvenes, Francisco mostró una impresionante vitalidad y fuerza de voluntad en todos los encuentros.

A través de varios llamados a la "unidad" y al "diálogo", el Papa logró una tregua entre oficialistas y la oposición que bajó la temperatura de un Ecuador caldeado por protestas desde hace un mes.

Como un llamado a los gobernantes latinoamericanos, Francisco pidió también que el crecimiento económico llegue a todos "y no se quede en las estadísticas macroeconómicas".

"El Papa se pone por encima de las partes con su capacidad de enviar un mensaje de amor, de persona de diálogo y sin entrar en particulares", declaró con su tradicional prudencia el portavoz del Vaticano, padre Federico Lombardi.

El futuro del planeta

En Bolivia, que cuenta con un trozo de selva amazónica, el Papa latinoamericano deberá abordar de nuevo la defensa de la "madre Tierra" e invocará su encíclica verde, "Laudato sí", convencido del papel de los países de la franja amazónica en la preservación del planeta.

"Tienen una oportunidad para ejercer la pedagogía de una ecología integral", señaló.

La etapa más difícil de su visita será la llegada al aeropuerto de El Alto, a más de 4.000 metros de altitud, ya que le extirparon un pulmón durante su juventud.

Según ha adelantado el Gobierno boliviano, es previsible que el Papa masque o "acullique" hojas de coca para mitigar los efectos de la altura. 

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad