El novelón entre los Kirchner y Clarín

Julio 11, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Por Patricia Lee | Elpais.com.co

Las Abuelas de Plaza de Mayo, organización dedicada a buscar a los nietos nacidos en cautiverio durante la dictadura militar, sostienen que Felipe y Marcela, adoptados por Ernestina Herrera de Noble, dueña de Clarín, podrían ser hijos de algunos de los desaparecidos.

La polémica alrededor de la verdadera identidad de Marcela y Felipe Noble Herrera, multimillonarios herederos del imperio mediático Clarín, sobrepasó los límites de un asunto familiar para convertirse en uno de los grandes conflictos de la política argentina y que enfrentan a la pareja de Néstor y Cristina Kirchner con uno de los más poderosos grupos económicos del país.Las Abuelas de Plaza de Mayo, organización dedicada a buscar a los nietos nacidos en cautiverio durante la dictadura militar, sostienen que Felipe y Marcela, adoptados por Ernestina Herrera de Noble, dueña de Clarín, podrían ser hijos de algunos de los desaparecidos.Los niños robados como “botín de guerra” fueron inscritos como hijos propios por miembros de las fuerzas represoras, vendidos o abandonados en institutos como seres sin nombre. Hasta el momento se han recuperado 101 hijos de desaparecidos, gracias, entre otras cosas, al Banco Nacional de Datos Genéticos, que reúne muestras de ADN de todas las familias que buscan a sus hermanos, nietos, primos o sobrinos.En el caso de los hermanos Herrera Noble, los indicios son más que suficientes para alimentar las dudas sobre su verdadera identidad. Los datos de la adopción de Marcela y de Felipe son falsos: según la señora Herrera de Noble, encontró a Marcela en una cajita abandonada en la puerta de su casa de San Isidro; luego se comprobó que Ernestina nunca vivió en ese lugar y que los testigos eran empleados de la familia Noble. Felipe fue entregado al juzgado de la doctora Ofelia Hejt por una persona que dijo ser su madre, pero su identificación era falsa y fue dado el mismo día en adopción, cuando el trámite demora meses.Las Abuelas de Plaza de Mayo han exigido por años que los hermanos Herrera Noble entreguen muestras de sangre para cotejar su ADN y determinar si son hijos de desaparecidos.La disputa Kirchner-ClarínEl caso hubiera podido seguir dormido en algún escritorio de juzgado, de no ser por la ruptura de las relaciones entre Néstor Kirchner y Héctor Magnetto, del Grupo Clarín. El periódico más popular del país fue el más oficialista de todos los medios durante el mandato de Néstor, al punto que su último decreto como presidente fue autorizar la fusión de las dos cadenas nacionales de televisión por cable, otorgándole el monopolio a Clarín.Pero el conflicto del agro, en el 2008, que se dirigió contra Cristina Kirchner, rompió el acuerdo y se inició una guerra declarada, con afiches y pintadas contra Clarín en las paredes de todas las ciudades, y con los canales de propiedad del medio editorializando y publicando noticias negativas sobre el Gobierno. Entonces reapareció la causa de los hermanos Noble. Los Kirchner decidieron impulsar la investigación para determinar el verdadero origen de los dos jóvenes, ya que, si alguno de los dos es hijo de desaparecidos, Ernestina Herrera de Noble podría ser enjuiciada por apropiación ilegal.Las muestras inserviblesAnte la permanente negativa de los hermanos a sacarse sangre, una jueza dictaminó la toma compulsiva de muestras. El 28 de mayo los herederos fueron requisados en la casa de su madre. A Marcela le secuestraron su ropa interior, medias y su abrigo, y a Felipe, que no usa calzoncillos, el resto de la ropa. Se generó una enorme expectativa, pues se pensó que por fin se iba a resolver el enigma, pero la sorpresa fue mayúscula cuando los investigadores encontraron en las prendas íntimas, rastros de material genético de tres personas distintas, impidiendo hacer la comparación de ADN.“La contaminación de ropa interior, con dos y hasta tres perfiles genéticos, es asombrosa”, dijo a El País Raúl Kollman, periodista de Página 12 que sigue el caso.Las hipótesis son varias: que el Gobierno adulteró el ADN porque dio negativo, que Marcela y Felipe, asesorados por sus abogados, contaminaron las muestras o que los Kirchner y los Noble preparan un acuerdo secreto. Según la revista Noticias, esta última hipótesis estaría alimentada por las negociaciones de un socio de Clarín, el mejicano David Martínez, con el Gobierno, para ingresar en Telecom y Metrogas.“El resultado es muy llamativo y no creemos que pueda ser producto de una casualidad por los antecedentes que hay en esta causa”, dijo Alan Iud, el abogado de las Abuelas de Plaza de Mayo. “Nunca vimos un resultado así. Los abogados de los Herrera Noble alegan que las muestras de ADN de los familiares de desaparecidos en muchos casos no están completas y acusan al gobierno de persecución política.Ernestina Herrera de Noble, de 85 años, se fue del país junto a Marcela. Por ahora, la verdadera identidad de estos millonarios herederos, cuya fortuna se calcula en mil millones de dólares, continuará siendo uno de los enigmas más explosivos de la política argentina.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad