El mundo musulmán condenó el atentado en la ciudad santa de Medina

El mundo musulmán condenó el atentado en la ciudad santa de Medina

Julio 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP.
El mundo musulmán condenó el atentado en la ciudad santa de Medina

El atentado de Medina, se produjo durante las oraciones del atardecer en la Mezquita del Profeta, donde está enterrado Mahoma. En el ataque murieron cuatro agentes de seguridad y cinco resultaron heridos.

El mundo musulmán condenó este martes con firmeza el insólito atentado perpetrado la tarde del pasado lunes junto a la Mezquita del Profeta en la ciudad santa saudí de Medina.

El atentado, que le costó la vida a cuatro guardias de seguridad, fue uno de los tres ataques suicidas que golpearon a Arabia Saudita, a pocos días de que termine el Ramadán, el mes de ayuno de los musulmanes.

Los ataques no han sido reivindicados, aunque las sospechas apuntan al grupo yihadista Estado Islámico, EI, que animó a sus partidarios a perpetrar atentados durante el mes santo musulmán del Ramadán.

En las últimas semanas reivindicó o se le atribuyeron masacres en Orlando, EE.UU.; Estambul, Turquía; Daca, Bangladesh y Bagdad, Irak.

El atentado de Medina, la segunda ciudad santa del islam después de La Meca, se produjo durante las oraciones del atardecer en la Mezquita del Profeta, donde está enterrado Mahoma.

Según el Ministerio del Interior, en el ataque murieron cuatro agentes de seguridad y cinco resultaron heridos.

"Las fuerzas de seguridad sospecharon de un hombre que se dirigía a la Mezquita del Profeta cuando estaba en el estacionamiento del lugar. Cuando intentaron detenerlo, se hizo explotar detonando un cinturón explosivo que portaba, lo que provocó su propia muerte y la de cuatro agentes", señalaron las autoridades en un comunicado.

El blanco del ataque causó una profunda indignación entre responsables sunitas y chiitas, y en Irán, el gran rival regional de Arabia Saudí.

Al Azhar, la más alta autoridad del islam sunita, con sede en El Cairo, condenó el atentado, y destacó "la santidad de las casas de Dios, en particular la Mezquita del Profeta".

Mahoma pasó los diez últimos años de su vida en Medina, donde murió en el año 632 y fue enterrado.

"Este crimen, que le pone a uno los pelos de punta, no podría haber sido perpetrado por alguien que tenga un átomo de fe en su corazón", dijo Abdulá al Sheij, jefe del principal órgano asesor de la monarquía saudí.

A las condenas se sumó la del gobierno de Irán, que mantiene una fuerte rivalidad con Riad que se manifiesta en las guerras de Siria y Yemen, donde ambos apoyan a bandos opuestos.

"Los terroristas ya no tienen líneas rojas. Los sunitas y los chiitas seguiremos siendo víctimas a menos que permanezcamos unidos", comentó en Twitter el ministro de Relaciones Exteriores iraní, Mohammad Javad Zarif.

El movimiento chiita libanés Hezbolá vio en el atentado de Medina "una nueva señal del desprecio de los terroristas por todo lo que los musulmanes consideran sagrado".

Y en Irak, el portavoz del ministerio de Exteriores, Ahmed Jamal, estimó que los atentados de Arabia Saudí "dejan al descubierto la ideología desviada" defendida por organizaciones como el Estado Islámico.

"El terrorismo no distingue entre las religiones, los pueblos y los valores sagrados", dijo por su lado el primer ministro turco Binali Yildirim, cuyo país sufrió numerosos atentados en el último año.

Pakistán "condenó enérgicamente" los atentados, señalando que sus autores son culpables de "blasfemia". En la capital Karachi miles de personas se manifestaron para mostrar su indignación.

Los talibanes afganos también se pronunciaron contra el ataque que denunciaron como un acto de "odio" y en Ginebra, Rupert Colville, portavoz del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU, señaló que esta es una acción "contra todos los musulmanes".

Ola de atentados

Durante la jornada del lunes hubo otros dos atentados suicidas en sendas localidades del reino.

En Qatif (este), una ciudad mayoritariamente chiita, un suicida se hizo explotar frente a una mezquita, sin causar víctimas, informaron a la AFP testigos.

Previamente, al amanecer, hubo un primer ataque frente al consulado estadounidense en la ciudad de Yedá, a orillas del Mar Rojo.

El general Mansur Al Turki, portavoz del ministerio de Interior, indicó que el kamikaze era un paquistaní de 30 años, Abdala Qalzar Jan, que vivía desde hace doce años en Yedá y trabajaba de chófer.

Desde finales de 2014, las fuerzas de seguridad saudíes y la minoría chiita del país han sido objeto de atentados reivindicados por la organización yihadista Estado Islámico.

El líder del grupo EI, Abu Bakr al Bagdadi, ha instado a sus combatientes a atacar Arabia Saudita, que participa en la coalición liderada por Estados Unidos, que bombardea posiciones de los yihadistas en Irak y en Siria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad