El infierno que vive Alepo por los bombardeos

Octubre 05, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l AFP

El régimen sirio lleva a cabo, con ayuda de Rusia, una ofensiva que ha dejado cientos de muertos.

Un mes y medio después de que la foto del pequeño Omran Daqneesh, de 5 años, rescatado de un bombardeo en Alepo, conmoviera al mundo, la crisis de la segunda ciudad siria se ha agravado.

La foto de Omran, que se convirtió en el símbolo de esta tragedia, obligó al gobierno ruso y a Estados Unidos a anunciar una tregua temporal, suspendida hace once días.

El régimen sirio lleva a cabo desde hace once días, con ayuda de Rusia, una vasta ofensiva para recuperar este sector de Alepo (norte de Siria), a base de bombardeos masivos que han motivado la indignación de los países occidentales.

Rusia desplegó sistemas de defensa antiaérea S-300 en Tartús, ciudad costera del noroeste de Siria, donde ya posee instalaciones portuarias militares.

En los últimos días, los ataques aéreos del gobierno sirio alcanzaron las zonas controladas por los rebeldes de Alepo, donde se encuentran atrapados más de 250.000 civiles. El representante permanente de Reino Unido ante Naciones Unidas, Matthew John Rycroft, aseguró que los bombardeos “desataron un nuevo infierno en Alepo”.

Lea también: Alepo sufre la peor "catástrofe humanitaria jamás vista en Siria": ONU

Y en ese infierno están atrapados 100.000 niños. Historias como las de Omran se han repetido decenas de veces. Fotos y videos de niños cubiertos de polvo y ensangrentados circulan a diario en las noticias. En uno de ellas se ve a una niña de 5 años rescatada de los escombros. Llora.

La pequeña perdió a toda su familia, entre ella a sus cuatro hermanos, en el bombardeo contra una de las zonas controladas por las fuerzas rebeldes.

El pasado domingo, la organización humanitaria Save the Children advirtió que aproximadamente la mitad de los heridos en Alepo eran niños. “Los menores se están muriendo en los  hospitales debido a la escasez de equipos y medicamentos”, dijo en la BBC la portavoz de la organización, Caroline Anning.

Lea también: Esta es la historia de la foto del niño sirio que sobrevivió a un bombardeo

La organización no gubernamental Médicos Sin Fronteras (MSF) también había denunciado “un baño de sangre” en  Alepo.

Varios bombardeos destruyeron este lunes el mayor hospital de la parte rebelde de Alepo. “El hospital fue blanco directo de los ataques aéreos”, informó  el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos (Osdh), Rami Abdel Rahman.

El bombardeo causó tres muertos entre el personal de mantenimiento del centro médico.

El OSDH no pudo confirmar si se trataba de aviones del régimen o de su aliado ruso, que llevan a cabo una intensa campaña de ataques aéreos contra el sector rebelde de esta ciudad siria, antaño capital económica del país.

Desde el lanzamiento de esta campaña militar, el 22 de septiembre, las fuerzas progubernamentales han ganado terreno a los rebeldes en el centro y el norte de Alepo, lanzando bombardeos que han matado a decenas de civiles.

La “tragedia” de la ciudad siria de Alepo exige que se limite el derecho de veto de los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, declaró un día después  el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, el jordano Zeid Ra'ad Al Hussein.

“Estoy firmemente convencido” de que “el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas debería, sin demora, adoptar criterios para impedir que sus miembros utilicen el derecho de veto cuando existen preocupaciones graves con relación a posibles crímenes de guerra, crímenes de lesa humanidad o genocidio”, declaró Al Hussein.

Los cinco países miembros permanentes del Consejo de Seguridad con derecho de veto son Estados Unidos, Reino Unido, Francia, Rusia y China. “Esa iniciativa crucial permitiría al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas de reenviar la situación en Siria ante la Corte Penal Internacional (CPI)”, explicó.

Esta posibilidad parece poco verosímil debido a que el Consejo de Seguridad está dividido con respecto a Siria y Rusia sigue protegiendo a su aliado sirio.  

“No olvidemos que la destrucción de ciudades como Varsovia, Estalingrado y Dresde y el horror infligido a los civiles contribuyeron fuertemente a la creación de las Naciones Unidas. No podemos permitirnos fracasar en Alepo”, advirtió el Alto Comisionado, que destacó que desde el 21 de septiembre murieron centenares de civiles, entre ellos 100 niños.

Estados Unidos había anunciado la suspensión de sus conversaciones con Rusia para un alto el fuego en Siria. “La paciencia de todo el mundo con Rusia se ha agotado”, dijo Josh Earnest, portavoz de la Casa Blanca.

Desde el 30 de septiembre de 2015, los ataques rusos han causado 9364 muertos, según el Observatorio Siria de Derechos Humanos.

Ese balance incluye 3804 civiles, 2746 combatientes del grupo yihadista Estado Islámico (EI) y 2814 milicianos de los otros grupos rebeldes e islamistas que luchan contra el régimen de Asad, indicó esta ONG.

Además, unos 20.000 civiles han resultado heridos en los bombardeos rusos, según el OSDH.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad