El hechizo de Harry Potter

El hechizo de Harry Potter

Noviembre 21, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El hechizo de Harry Potter

Tras seis películas en ocho años, Harry Potter ha pasado de ser un niño a casi un adulto, y eso se nota en la evolución del estilo cinematográfico de la primera parte de la entrega final.

En siete libros y ocho películas reposa la vida del joven aprendiz de mago. Perfil del antigalán que hechizó al mundo.El antigalánJamás ha sido atractivo. De eso dan fe las fans que lo han visto crecer en la pantalla grande. De piel pálida, flaco, de baja estatura para su edad, despeinado, con lentes de aumento y una cicatriz en forma de rayo en su frente, Harry James Potter demostró que los héroes no siempre son galanes, ni mayores de edad.En estos dos factores radica, en parte, su popularidad entre los niños, quienes se sienten estimulados por Harry a vencer con fantasía los límites que tiene el mundo real, configurado por los adultos.“Es muy inocente y a pesar de todo lo que ha vivido ha salido adelante, no se ha vuelto malo como todos los demás, siempre ha sido muy buen amigo”, así lo describe Camila Bedoya, joven estudiante y fiel seguidora de las historias del mago inglés que, a pesar de ser huérfano, siempre ha encarnado los valores del niño bueno: compañerismo, lealtad, valor, inteligencia y perseverancia. No obstante, ha tenido pocas explosiones de alegría.El asesinato de sus padres y estar cerca a la muerte cuando tan sólo tenía un año de edad fueron los episodios más tristes que marcaron su infancia y su frente. Pues aquella cicatriz en forma de rayo que tiene en esa parte de su cara, la obtuvo cuando el mago oscuro Lord Voldemort intentó asesinarlo mediante la maldición Avada Kedavra, previendo que su nacimiento acabaría con su poder. Gracias a la protección otorgada por el sacrificio de su madre a través de un hechizo, Harry sobrevive rebotando la maldición al mago tenebroso y creando una conexión con éste que se manifiesta cada vez que Voldemort tiene intensas emociones. La pesadilla para este mago, nacido el 31 de julio de 1980 en una pequeña ciudad de Inglaterra, continúa en los siguientes nueve años de su vida, cuando es llevado a casa de sus tíos, donde crece en un ambiente de rechazo hasta el día de su cumpleaños número 11, cuando se da cuenta que ha sido aceptado en la escuela de magia y hechicería Hogwarts.Allí conoce a sus mejores amigos y consejeros en los momentos difíciles, Ron Weasley y Hermione Granger, hacia quienes vuelca todo el amor que no pudo dar en su hogar adoptivo. Pero en esa escuela también descubrirá la maldad, a través de sus enemigos Draco Malfoy y su séquito, y se revelarán los secretos de su pasado, desencadenando las historias que tanto apasionan a los fans de la saga.Siete libros y ocho películas relatan la vida de este mago que, mientras para unos seguidores es considerado un héroe con poderes especiales, para otros es un niño y adolescente normal.“Emocionalmente es un personaje gris, quien no puede ir más allá de odios y temores por si solo, ni siquiera en el amor”, asegura Andrea López, quien se declara fanática de la saga.Incluso, en las dos relaciones amorosas conocidas en su adolescencia, Cho Chang y Ginny Weasley, en lugar de conquistar, él fue conquistado. “Harry es tímido y se vuelve un tonto frente a las niñas, son ellas quienes se acercan a él”, dice Camila Bedoya.A juicio de esta fan, lo más destacable de Harry Potter son el sacrificio y la fidelidad con sus amigos. Siempre lo da todo por la gente que quiere y es fiel a ellos hasta la muerte, incluso se pone en peligro para protegerlos. Es más, se enfada hasta ponerse violento, cuando alguien insulta o amenaza a quien él quiere.De Harry, según Daniela Blandón, estudiante de décimo grado, también atrae la curiosidad que siente por el mundo mágico, pues suele meterse en situaciones que lo ponen en peligro simplemente por indagar más en el asunto. “Él busca siempre el peligro, eso hace interesante cada historia”, dice Daniela. Otros admiradores del mago, como Alex Vidau, director y creador de la página mundopotter.com, destacan la humildad del adolescente, especialmente al recibir ayuda de su amiga Hermione, quien es la sabelotodo del grupo.Sin embargo, es ella, un año mayor que Harry, quien le confirma lo buen mago que es, pues confiesa que ella es sólo libros.Con Ron, su compañero de aventuras y a pesar de ser muy diferente a Harry, pues viene de una familia grande, amorosa y pobre, es optimista, y menos popular, al final de la historia terminan siendo más que amigos: cuñados. “Harry es digno de admirar, después de pasar la más difícil prueba que algún ser humano pueda vivir: la de perder a su familia y sobrevivir al ataque de una persona de quien pasó a ser enemigo, sin saberlo, y de lograr sus metas sin importar los sacrificios que deba enfrentar”, sostiene Jaime Ponce, redactor de cultura, ciencia y tecnología de RCN Radio y seguidor de la historia.Héroe o no, Harry Potter les abrió a los niños la puerta de un mundo mágico, a través de la mirada de un niño y luego de un adolescente “normal”, ese es el secreto. “Todo niño que ve Harry Potter se hace la pregunta: ¿Qué haría yo si tuviera todos esos poderes?”, dice Camila. Maga y aprendizLloró de emoción cuando se enteró, tras una serie de audiciones, que iba a interpretar a Harry Potter. Con él pasaron cerca de cuarenta mil aspirantes, sólo Daniel Jacob Radcliffe Gresham consiguió el protagónico.Tenía sólo 11 años y era una copia perfecta del dibujo que JK Rowling hizo del Harry Potter que ella imaginaba. La propia autora de la historia le dio su visto bueno: “Luego de ver la prueba de cámara de Dan Radcliffe no puedo pensar que hubiesen encontrado a un mejor Harry”.Hijo único de Alan Radcliffe, un agente literario y Marcia Gresham Jacobson, directora de casting, Daniel nunca fue un estudiante destacado ni estaba demasiado interesado en la escuela, más bien en la música (toca el bajo) y en la actuación.Desde la edad de cinco años quería ser actor. Participó en el telefilme David Copperfield para la cadena televisiva BBC. La productora de la serie, Kate Harwood, dijo de él: “Posee una particular naturalidad e inocencia. La cámara lo adora”.En 2001 participó en la serie televisiva ‘El sastre de Panamá’, donde interpretó a Mark, el hijo mayor del matrimonio al que dan vida Geoffrey Rush y Jamie Lee Curtis. Este último se enteró de que la película ‘Harry Potter y la piedra filosofal’ estaba en pre producción y animó a Daniel a presentarse en las audiciones.Los padres de éste se opusieron, pensando que sería muy duro y frustrante el proceso, en caso de fracasar. Pero el productor de la película, David Heyman, al verlo en un vestíbulo durante la representación de la obra Stones in His Pockets en Londres, se acercó a hablarles al niño y a sus padres e insistió en que audicionara.Tuvo que prometer a estos últimos que protegería al niño del acoso de los medios en caso de que fuera elegido y así fue.“Me siento muy orgulloso de las primeras películas, pero era muy niño, un niño con suerte que llegó al set de grabación. Ahora han pasado algunos años y me he desarrollado mejor en muchos aspectos”, dice después de diez años el actor. A sus 23 años, admite que al terminar de rodar la última escena de la última película, quedó devastado. “Harry Potter me ha dado amigos, a mi primera novia, a mi primer beso. Ha sido mi vida”, admite.Quitarse la máscara del aprendiz de mago y ser Daniel de una vez por todas era algo que venía clamando el actor, que no tolera que le digan ‘Danny’, prefiere el seco y varonil ‘Dan’. Con el propósito de liberarse del yugo de Potter, lleva filmadas dos películas distintas a la saga, una como protagonista de ‘December Boys’, y otra como actor de reparto en ‘My Boy Jack’, sobre la Primera Guerra Mundial. Pero el papel que más limpió el rastro de Potter fue el del perturbado Alan Strang en la obra de teatro Equus. Este le valió críticas elogiosas tanto en Inglaterra como en los Estados Unidos, además de varios premios y distinciones, debido al asombro que supuso verlo en un papel de tanta madurez actoral y física.Al concluir su trabajo en Harry Potter, Radcliffe volverá a los escenarios de Nueva York con el musical ‘How to Succeed in Business Without Really Tryin’ y a la gran pantalla con la película biográfica ‘The Journey is the Destination’. Eso sí, ha dejado claro que sueña convertirse en guionista y director.Pero no se puede quejar, gracias al éxito de la saga del mago, ya acumuló una fortuna de 30 millones de libras esterlinas.Tampoco se queja JK Rowling de su mago imaginario ni del real, gracias a ambos es la única escritora en la lista de los US$1.000 millones en EE.UU., según Forbes. Dista mucho hoy de la niñita insegura y angustiada, parecida a Hermione, como se autodefine Joanne Kathleen. “Ella se parece mucho a mí cuando tenía 11 años, sólo que es más inteligente”.En 1990, en un tren abarrotado de pasajeros, regresando de Manchester a Londres, se le ocurrió la historia. Tímida hasta para pedir un bolígrafo, pensó durante cuatro horas y grabó todos los detalles que le surgían en su cabeza.Desempleada y recién separada, sola en Edimburgo con una bebé, esta ex secretaria bilingüe mecanografió todo el manuscrito, varias veces, porque no tenía cómo costearse las fotocopias. Una amiga le prestó dinero para pagar una niñera y gracias a la beca del Concejo Escocés de las Artes terminó el primer volumen de Harry Potter. Sobre su exitosa saga, JK es rotunda: “Soy consciente de que nunca pude escribir algo tan popular de nuevo”.Poderes realesEl mayor de los poderes de Harry Potter no lo predijo ni siquiera la autora de la saga, JK Rowling: “Conseguir que niños de todo el mundo estén hoy en día locos por leer cientos de páginas, en una época en que la lectura parecía una batalla perdida”, como lo constata Pilar García Mouton, del Instituto de la Lengua Española.Este aprendiz de mago logró que un 51% de niños de Gran Bretaña, entre los 5 y los 17 años, empezaran a leer por placer luego de disfrutar su historia. Un 76% de padres admiten que después de Harry Potter, sus hijos mejoraron sus calificaciones escolares.Y eso que antes nadie daba un peso por el cuento del aprendiz de mago. Ocho editoriales rechazaron el primer manuscrito de Joanne Kathleen Rowling: ‘Harry Potter y la Piedra Filosofal’, porque sus directivos no creían que los niños quisieran leerse un cuento de 250 páginas.Han leído eso y hasta más. Ya van siete libros sobre el mismo mago, de los cuales se han vendido más de 400 millones de ejemplares. La historia ha sido traducida a 69 idiomas, incluidos latín, griego antiguo, macedonio, zulú, gujarati y bengalí. Su autora se convirtió por arte de magia, en la mujer más rica del Reino Unido, por delante de la reina Isabel II, al recaudar por obra de Potter, una fortuna superior a los 1.144 millones de dólares, según reveló en el 2003 The Sunday Times. Su saga literaria inspiró seis primeros filmes que han recaudado 3.900 millones de euros. Y se estima que ‘Harry Potter y las reliquias de la muerte’, el séptimo y último, que dada su complejidad se dividió en dos filmes, sea el más taquillero. Por ahora aspira a superar a su antecesora ‘Harry Potter y el misterio del príncipe’, que más allá de haber recaudado 934 millones de dólares en todos los cines del mundo, fue una de las más pirateadas del 2009, con más de ocho millones de descargas ilegales. Los piratas ya bajaron los primeros 36 minutos de la primera parte de ‘las reliquias’. Y la Warner Bros anda a la caza del responsable.Los colombianos han caído también bajo el hechizo del aprendiz. Asociación Harry Potter de Colombia, Asohacol, cuenta con más de 70 miembros entre 9 y 38 años, que se reúnen una vez al mes a jugar Quidditch y asisten a clases de adivinación, arigmancia y otras.Para hacerse socio, según Alys Cortés, la presidenta, hay que escribir a asohacol@gmail.com una historia de cómo ha sido la vida mágica del aspirante antes de llegar a Hogwarts y contestar un test. De acuerdo con su perfil, el Sombrero Seleccionador los enviará a una de las cuatro casas de Hogwarts: A Hufflepuff, a los justos y jocosos; a Ravenclaw, a los estudiosos; a Gryffindor, a los valientes y buenos amigos, y a Slytherin, a los egocéntricos y solitarios.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad