"El Gobierno decidió convertirnos en Cuba": Julio Borges, opositor venezolano

"El Gobierno decidió convertirnos en Cuba": Julio Borges, opositor venezolano

Agosto 21, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Juan Francisco Alonso, corresponsal de El País en Caracas

Julio Borges, jefe de la bancada opositora en la Asamblea Nacional de Venezuela.

Julio Borges, jefe de la bancada opositora en la Asamblea Nacional de Venezuela, asegura que el revocatorio contra Maduro sí será este año.

Pese a que el Gobierno de Venezuela, a través del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), ha bloqueado todas las iniciativas que ha adoptado la Asamblea Nacional, ahora dominada por la oposición, el diputado Julio Borges, jefe de la nueva mayoría parlamentaria, dice sentirse “orgulloso” del trabajo hecho y de que los venezolanos vean en esa institución “un faro de libertad y de resistencia”.

En entrevista con El País reconoció que el tiempo para hallarle una solución pacífica y electoral a la crisis social, económica y política que atraviesa esa  nación se  podría estar agotando por la “insensatez” del chavismo y advirtió que los riesgos de violencia se incrementan.

Por ello se preparan para aumentar la presión sobre las autoridades y así lograr la celebración del referendo para desalojar a Nicolás Maduro del poder este mismo año.

Según dijo, la marcha del próximo 1 de septiembre sería la primera acción en ese sentido.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) ya anunció que la segunda fase para activar el revocatorio de Maduro se hará a finales de octubre. ¿El Gobierno sigue retrasando la celebración de la consulta?

Nosotros sabemos que esto es parte del guión desde el primer día. El CNE y el Gobierno, que son lo mismo, han ido tratando de desmoralizar y de retardar todo el proceso, pero hemos ido superando todo eso. Desde el 9 de marzo, cuando introdujimos la carta para iniciar este camino, ellos han ido retrasando todo, alargando los lapsos, pero en la recolección de firmas, donde logramos dos millones de firmas en 48 horas; y en la validación, donde conseguimos más del doble de lo necesario pese a que fue diseñada para hacer imposible alcanzar la meta, quedó en claro que lo que queda es seguir adelante. Nosotros queremos convertir el día de la recolección del 20 % de las firmas en una demostración absolutamente palpable e incontrovertible de que el país quiere referendo y que lo quiere este año. Si las firmas se deben recoger el 27 o el 31 de octubre, aún quedan más de 70 días para que se celebre el referendo, de manera que si se pudo organizar una elección presidencial en 30 días, como ocurrió luego de la muerte de Hugo Chávez, yo creo que con la fuerza que estamos acumulando con más razón se podría hacer el referendo este año. Toda esta arbitrariedad del Gobierno no es más que una demostración de su miedo a ser derrotado.

¿De qué depende que la celebración del revocatorio sea este año?

Siempre hemos estado claros de que el referendo no depende de Tibisay Lucena (presidenta del CNE) ni de Diosdado Cabello (diputado) ni de Nicolás Maduro sino de la fuerza de la gente, de nuestra determinación y organización. Nos toca explicar que el Gobierno no nos va a regalar el referendo. Al Gobierno hay que arrancarle de las manos el referendo y eso solo se hace con presión popular, por eso es la manifestación que estamos convocando para el 1 de septiembre… Estoy absolutamente convencido de que si se da el referendo este año, es porque el pueblo venezolano así lo decidió. El CNE nunca nos va a dar nada que vaya en contra el Gobierno porque es parte del Gobierno.

¿No teme que esa convocatoria del 1 de septiembre sea utilizada por el Gobierno como una excusa para acusarlos de desestabilizar e incluso para reprimir y generar miedo?

Nosotros queremos demostrar ese día que quién está fuera de la Constitución es, precisamente, el Gobierno. La manifestación del 1 de septiembre es para que se cumpla la Constitución, es para que la Constitución sea el plan de vuelo para salir de la crisis en la que estamos y para que el mundo entero sepa que Venezuela entera se pone en pie para exigir su derecho a votar en paz. Quien quiere violentar, desconocer al pueblo y a  la Constitución, es el Gobierno.

¿Qué harán si ese día el Gobierno les impide movilizarse, como ya ha ocurrido antes?

Lo importante es la manifestación de fuerza simultánea en toda Venezuela. Yo estoy seguro de que vamos a dar una demostración de fuerza que va a pasar por encima incluso de esa actitud de querer frenar al país. No va a ser una marcha más, un choque de trenes más, sino una demostración absolutamente palmaria de que somos una mayoría casi unánime la que quiere ejercer su derecho al voto mediante el referendo para solucionar la crisis.

¿Si el Gobierno tiene éxito y logra impedir que el referendo se celebre este año, lo activarán el año que viene, aun cuando eso implique el chavismo seguirá al frente del Gobierno?

Para nosotros lo importante es que el referendo se dé este año e insistimos en que es posible que se haga, pero al final siempre vamos a buscar que sea a través del voto que se logre el cambio político radical que necesita Venezuela y estamos seguro de que lo vamos a lograr este año, con toda la fuerza de la gente. Con estos trucos el Gobierno lo que está logrando son respuestas negativas de la gente, porque ella ya decidió que quiere a Maduro fuera del poder y eso lo va a manifestar en cualquier tipo de elección, sea de la gobernadores que toca este año, las municipales del año que viene o en una Constituyente. Todos los caminos conducen a lo mismo: a permitirle al pueblo expresar que tiene que haber un cambio y un Gobierno de unidad nacional.

¿Por qué abandonaron la idea de la enmienda constitucional o de la Constituyente?

Nosotros no elegimos el referendo, fue la gente la que nos llevó junto a la propuesta que hizo Henrique (Capriles, excandidato presidencial opositor y gobernador de Miranda), porque sabe que es el mecanismo que está en la Constitución Nacional para este tipo de crisis.

Este año corresponde renovar a los gobernadores. ¿Por qué la oposición no ha dicho nada de esas elecciones que el CNE tampoco ha convocado?

El jueves pasado, como jefe de la fracción opositora en la Asamblea Nacional, propuse un debate donde se emplazaba al CNE a cumplir con las elecciones regionales, porque eso no es un favor o algo que esté sujeto a negociación, sino un derecho. La actitud del Gobierno frente a cualquier ruta electoral es la misma: tratar de desconocer la ley y a la gente.

¿El Gobierno no quiere ningún tipo de elección?

No, esa es la gran lucha en la que estamos ahora. El gran problema político que ha creado el Gobierno es que no termina de reconocer que perdió las elecciones parlamentarias del 6 de diciembre y no quiere otra elección y en el camino para impedirlas ha destruido más al país.

Hay quienes dicen que en la oposición hay sectores que prefieren esperar a las elecciones presidenciales de 2018 para dirimir esta crisis. ¿Eso es así? ¿El país aguanta tanto tiempo?

No, este no es un problema de tiempo sino de un Gobierno que no cree y desprecia al pueblo. El Gobierno decidió convertirnos en Cuba, no solo en el aspecto económico por las colas y el racionamiento, sino en el sentido de que busca que no haya  más elecciones.

¿Y si se puede combatir a un Gobierno autoritario y dictatorial, como el que describe, con las herramientas de la democracia?

Esa siempre ha sido nuestra premisa. Nosotros podemos vencer democráticamente a un sistema que no lo es y en todos estos años los avances más importantes y las victorias más contundentes han sido por la lucha democrática. La historia está llena de ejemplos, en ese sentido Venezuela le ganó en 1958 a Marcos Pérez Jiménez, que no era democrático; y los chilenos en 1989 a Augusto Pinochet. No se trata de luchar contra la violencia con violencia, sino de imponerse con democracia y el poder del pueblo.

Después de las elecciones de diciembre muchos creían que se produciría un cambio de actitud en el Gobierno, sin embargo eso no ha ocurrido y por ello se han registrado 400 saqueos en seis meses y 21 protestas diarias por comida. ¿Le ha sorprendido esta reacción?

Confieso que tenía una expectativa diferente. Yo pensaba que el Gobierno iba a tener la sensatez y la compasión con la gente para tomar medidas inmediatas como aceptar ayuda humanitaria y más a mediano plazo transformar la economía para vencer la inflación y reactivar la producción, pero lamentablemente nunca me imaginé que el Gobierno iba a ser tan egoísta y que iba a preferir que el país se muriera de hambre, y por falta de medicinas, antes de dar su brazo a torcer y reconocer que su modelo fracasó y que el país quiere cambio.

Esta semana el Gobierno anunció la reapertura gradual de la frontera con Colombia. ¿Sirvió para algo tenerla cerrada durante un año?

Esto muestra las contradicciones del Gobierno. El Gobierno antes se jactaba de decir que alimentábamos a tres países (Colombia, Brasil y las islas del Caribe). Cerraron la frontera diciendo que nuestra comida se iba a Colombia y resulta que hoy de Colombia viene parte de la comida para paliar un poco la situación de escasez en Táchira y Zulia. Esa la demostración del fracaso de este sistema económico.

Nombre: Julio Andrés Borges Junyent.

Nació en:  Caracas, Venezuela.

Edad:  47 años.

Profesión:  abogado.

Actividad política:  Fundador del Partido Primero Justicia y diputado a la Asamblea Nacional de Venezuela durante los períodos 2000-2005, 2010-2015 y 2016-2021.

Cargo actual:  jefe de la Fracción Parlamentaria de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD). En las parlamentarias del 6 de diciembre de 2015 resultó reelecto en representación del estado Miranda.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad