El Gobierno boliviano negocia tras siete semanas de huelgas y protestas

El Gobierno boliviano negocia tras siete semanas de huelgas y protestas

Mayo 14, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE

El ministro de Gobierno, Carlos Romero, prometió al Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana un decreto "que garantice la inaplicabilidad" del decreto del presidente Evo Morales que aumenta de seis a ocho horas la jornada laboral trabajadores de la salud.

El Gobierno boliviano inició negociaciones con sindicatos, universidades y médicos tras siete semanas de huelgas y protestas, aunque hasta ahora no ha logrado acuerdos en firme, informaron este lunes dirigentes de los sectores movilizados.El ministro de Gobierno, Carlos Romero, prometió al Comité Ejecutivo de la Universidad Boliviana un decreto "que garantice la inaplicabilidad" del decreto del presidente Evo Morales que aumenta de seis a ocho horas la jornada laboral de médicos y trabajadores de la salud, que dio lugar a la huelga de ambos colectivos.Aceptaron la oferta las universidades, que en las últimas semanas se sumaron a las protestas contra el decreto, mientras médicos y trabajadores de la salud la analizan hoy por separado, dijeron a Efe dirigentes de esos sectores, respectivamente José González y Bernardino Fuertes.En paralelo, el ministro de la Presidencia, Juan Ramón Quintana, dialogó el domingo por doce horas con dirigentes de la Central Obrera Boliviana (COB) para analizar las demandas salariales de esa organización sindical, la mayor del país y exaliada de Morales.Según la agencia estatal ABI, Quintana afirmó que la reunión con la COB fue importante, y resaltó el acuerdo con las universidades sobre el conflicto en la salud, anunciado a la medianoche del domingo, pero un dirigente de la Central, Jaime Solares, aseguró hoy a Efe que todavía no hay acuerdos definitivos.La COB alega que está pendiente su reclamo de un aumento salarial general superior al 8 % decretado por Morales para este año, mientras que para Quintana ese asunto quedó "zanjado" el pasado día 1 con el decreto que ratifica ese porcentaje y aumenta el salario mínimo nacional un 22 %.Los sindicatos están reunidos hoy, para analizar las ofertas del Gobierno, y la negociación se reanudará en las próximas horas.La COB exige a Morales que tenga en cuenta lo que llama "canasta familiar básica", que calcula en 1.192 dólares mensuales, pero el mandatario ha replicado que los sindicatos tienen "mucha ambición".Sobre el conflicto médico, Morales anunció hace dos semanas la "suspensión" del incremento de la jornada, pero no frenó la huelga porque médicos y sanitarios replicaron que no confían en su palabra y quieren la anulación definitiva del decreto.El mandatario justifica el aumento de la jornada alegando que se lo pidió una reunión de sus partidarios celebrada en enero pasado en la ciudad central de Cochabamba, con la que abrió su campaña para ser reelegido en 2014 para un tercer periodo, según analistas.Sectores leales a Morales, sobre todo campesinos y productores de hoja de coca, base para producir cocaína, han cerrado filas para exigir que mantenga el decreto.El presidente del Colegio Médico de Bolivia, Alfonso Barrios, ratificó a la radio Erbol que el decreto "es anticonstitucional" , porque atenta contra derechos laborales logrados hace 40 años."Si nosotros cedemos a un decreto que mella la Constitución, vamos a permitir otros decretos anticonstitucionales sobre otros sectores también de tipo profesional. Es un ataque a la clase media", dijo.Entretanto, cientos de nativos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Tipnis) continúan con dificultades su caminata de la Amazonía a La Paz, la segunda en menos de un año, contra una carretera en esa reserva promovida por Morales y financiada por Brasil.Romero ha denunciado a la diputada opositora Marcela Revollo, del Movimiento sin Miedo, aliado de Morales hasta 2010, por supuesta "instigación pública a delinquir vinculada al delito de sedición" , porque, según dijo, ha admitido que su partido está financiando la marcha indígena.El MSM admitió que Revollo hace "campaña humanitaria" para obtener dinero y enviar alimentos a los indígenas, que tienen dificultades para conseguirlos, pero negó que quiera desestabilizar al Gobierno.El Movimiento al Socialismo (MAS) , partido de Morales, afirma que la oposición conspira para darle un golpe aprovechando los conflictos de las últimas semanas, acusación que rechazan dirigentes opositores que, a su vez, culpan al Gobierno de no solucionar los problemas.La senadora oficialista Sandra Soriano dijo a Efe que las protestas son fomentadas y financiadas por la oposición.El líder del grupo parlamentario del MAS, Roberto Rojas, ha declarado que las protestas son "un ensayo" de golpe y que las petardos de dinamita lanzados por manifestantes alrededor de la Presidencia en las últimas semanas "no son casuales".El 47 % de los bolivianos opina que el país va por mal camino, frente a un 22 % que opina lo contrario, según una encuesta publicada por el diario Página Siete.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad