El drama de los sobrevivientes al sismo que azotó el sur de Asia y dejó 380 muertos

El drama de los sobrevivientes al sismo que azotó el sur de Asia y dejó 380 muertos

Octubre 29, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP

Los sobrevivientes perdieron sus viviendas tras el fuerte sismo, duermen a la intemperie y la temperatura ya ha empezado a descender. Piden ayuda del Gobierno, pues temen por la vida de los niños.

 [[nid:477327;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2015/10/terremoto-734_0.jpg;full;{Pakistán es uno de los países más afectados tras sismo de 7.5 grados. Edificaciones destruidas, centenares de muertos, miles de heridos y personas sin vivienda dejó el terremoto.Elpaís.com.co | AFP}]] Sobrevivientes del terremoto en Pakistán y Afganistán advirtieron este jueves que la situación en las zonas de difícil acceso es crítica ya que hay familias durmiendo a la intemperie a bajas temperaturas.  El sismo de magnitud 7,5 que causó este lunes la muerte de más de 380 personas en los dos países también ha destruido miles de viviendas y dañado carreteras e infraestructuras de telecomunicaciones. Este es el principal obstáculo a la labor de los socorristas, ya de por sí complicada por la topografía escarpada de la región y por la presencia de rebeldes talibanes en algunas zonas.  La situación es especialmente complicada en el distrito de Chitral, en el extremo noroeste de Pakistán, afectado ya por inundaciones hace tres meses. "Normalmente tenemos nuestros propias reservas (de urgencia), pero las habíamos usado durante las inundaciones", explica Muhamad Bahadur, un responsable del pueblo de Darosh.  "Alrededor de 2.500 casas quedaron destruidas completamente... ¿Cómo podíamos responder a las necesidades, cuando no nos quedaban más que 70 tiendas de campaña?" Como consecuencia de ello, cientos de niños duermen fuera, dijo. Chitral se encuentra en la provincia paquistaní de Jíber Pajtunjwa, la más afectada por el sismo. El epicentro del temblor se situó en Afganistán, pero la mayoría de las víctimas se encuentran en el vecino Pakistán, con más de 267 muertos, 1.800 heridos y 11.000 casas destruidas, un balance que podría continuar en aumento.  El ejército paquistaní se puso al frente de las operaciones de rescate enviando material y equipos médicos a las zonas afectadas, mientras que los helicópteros evacuaban a los heridos a los hospitales urbanos. Pero en las áreas más recónditas, los habitantes carecen de ayuda.   Niños, en riesgo Varias ONG alertan de la necesidad de conseguir refugios y productos de higiene. La ONU está preocupada sobre todo por los niños. "El invierno llega, todo estará pronto cubierto de nieve y los niños no resistirán el frío", explicó Shahroon, un habitante del pueblo de Usiak, en el distrito montañoso de Chitral. Todos los niños de su familia duermen fuera, explica. "Si nos quedamos aquí los niños morirán... Lo hemos perdido todo y no podemos esperar a ver morir a nuestros hijos delante de nosotros, porque son lo único que nos queda".  Su familia se quedará si el gobierno la ayuda a construir una casa antes de la llegada de la nieve. "Sino nos iremos a Rawalpindi o a Peshawar", más al sur, "o a otras ciudades, o pediremos limosna por las carreteras", dijo.  En Afganistán, algunos sobrevivientes seguían aislados en las montañas de Badajshan (nordeste). Parte de esta provincia y otras zonas están en poder de los insurgentes talibanes.  El movimiento talibán llamó el martes a sus combatientes a aportar "ayuda incondicional" a los socorristas, pero los combates no han cesado, ni siquiera en la zona del nordeste afectada por el terremoto que, según las autoridades, ha causado 115 muertos, cientos de heridos y 7.000 viviendas destruidas.  

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad