El dilema que divide a la Gran Bretaña sobre la Unión Europea

Junio 19, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País y agencia AFP
El dilema que divide a la Gran Bretaña sobre la Unión Europea

Jo Cox, la diputada laborista británica asesinada este jueves que defendía la permanencia en la Unión Europea.

El jueves será el día decisivo, ya que se votará el referendo para decidir si el Reino Unido sigue en la UE o se independiza. Conozca los distintos escenarios.

Un Reino Unido polarizado entre envalentonamientos nacionalistas que buscan separarlo de la Unión Europea, UE, y esfuerzos de permanecer en el bloque de los 28, tiene a los británicos en un dilema a cuatro días del referendo, que se votará el jueves 23 con ese fin.

La radicalización incluso cobró la vida de  la diputada británica del partido laborista, Jo Cox, mientras hacía campaña en  contra del ‘Brexit’ (acrónimo de las palabras Bretaña y ‘exit’, que traduce salida): fue asesinada por un fanático extremista de ultraderecha que le gritó “el Reino Unido primero”.

Antes de la muerte de Cox, los sondeos daban la victoria al ‘Brexit’ (ver recuadro), pero después del mortal ataque el jueves, se  crispó más  el ambiente, la libra esterlina  comenzó  a subir y la  propuesta de apartarse de la UE comenzó a debilitarse. 

La semana pasada venía marcada por un fuerte debate alimentado por anuncios dramáticos de gobernantes, políticos o entidades que esgrimían  las ventajas de la salida para votar sí al ‘Leave’ (salir), si eran adeptos al  ‘Brexit’,  o los peligros de quedar fuera de Europa, cuando  el mundo tiende a la integración, según los partidarios de seguir en la UE. 

Los seguidores del ‘Brexit’ son ultraconservadores que  añoran con nostalgia el imperio de la Segunda Guerra y de Churchill, cuando dominaba la cuarta parte de la población mundial. Y los adeptos a seguir en la UE  los mueve el temor al futuro cuando corre el riesgo de quedarse sola y reducida, si los británicos votan a favor del ‘leave’.

¿Y por qué  la mitad de los británicos quieren el ‘Brexit’? Ellos reclaman soberanía y privilegios que creen  están perdiendo. Reino Unido es el tercero que más aporta económicamente a la UE y siente  que todo está anclado a las decisiones de Alemania y Francia o que  tienen que pasar por las dos potencias.

“Hay estadísticas  que dicen que el Reino Unido ha propuesto más de 71 veces cambiar la legislación de la UE y ninguna ha sido validada. Entonces se preguntan, ¿por qué tenemos que estar sometidos y todo lo tenemos que consultar?”, explica Diana Escandón, Ph. D. en Negocios Internacionales  de la Universidad Autónoma de Barcelona  y directora del doctorado y de la  maestría en Ciencias Económicas de la Universidad Javeriana de Cali.

“Lo que están promoviendo con el ‘Brexit’ es el nacionalismo, lo que   hace que  la gente piense que Gran Bretaña  era mejor cuando no estaba en la UE, que  ellos son potencia mundial y no necesitan   estar dentro de un grupo para seguir siéndolo”, agrega. 

De hecho,  Gran Bretaña  es el país que más privilegios ha pedido y goza en la UE:  tienen su propia visa  y no entran en el espacio ‘shengen’.  Ni a la zona euro, manejan su propia moneda, la libra esterlina,  que  ya no es tan fuerte. 

[[nid:548142;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/06/union_europea_.jpg;full;{}]]

Preferencias que  hacen que todo el mundo sienta que Gran Bretaña está y no está y proyectan ese dilema de si realmente son de la UE o no. “Por ejemplo, ellos hablan de   ‘the continent’, como si  Europa fuera diferente a  ellos o no estuvieran dentro. Siempre se han creído de un estatus más alto porque se han creído potencia”, explica Diana Escandón.

La analista añade que las personas más adultas son quizás las que añoran esa libertad de  40 años antes, pero no miran el contexto de la globalización ni las ventajas de pertenecer a un grupo fuerte como la UE y admiran que EE.UU.  ha podido subsistir solo  y firmar TLC a su antojo con sus exigencias.

Implicaciones y consecuencias

Todas las voces apuntan a que una eventual salida de Gran Bretaña de la Unión Europea, tendría  implicaciones económicas que afectan más al mismo Reino Unido. Primero, se eliminan algunos privilegios  como acuerdos, preferencias y relaciones internacionales. 

“Tendrían que firmar  150 Tratados de Libre Comercio (TLC) muy rápido para no perder las preferencias de intercambio, pero  EE.UU. se demoró 10  años en lograrlo”, advierte Escandón. Lo que en opinión del primer ministro británico David Cameron, “sería una década perdida. Habría que negociar la salida y un acuerdo comercial con la UE, lo que absorbería la energía de nuestro gobierno y de nuestro país”. 

Multinacionales que se ubican en Gran Bretaña  como un puente para ingresar a Europa, al salir del bloque preferencial, pueden migrar a la Europa continental y el Reino  perdería el dominio en temas clave de la UE como la investigación y  sus recursos y apoyos internacionales.

Entonces, los platos rotos los pagarían  los británicos con  un alza sustancial de  impuestos para subsistir fuera de la UE. “Esta semana se hizo ese anuncio para  presionar el no al ‘Brexit’: busca   intimidar y  que a la gente le dé miedo estar fuera de la UE y cohibir que tomen  la decisión, así estén de acuerdo con salir”, comenta la analista.

Los 27 miembros de la  UE están nerviosos porque pierden  un socio estratégico. Lo han  dicho la canciller alemana, Ángela Merkel;  el jefe de Gobierno español, Mariano Rajoy; el FMI,  medios de comunicación influyentes como el Financial Times, The Economist y Der Spiegel  y hasta 13 premios Nobel británicos que se sumaron a las voces en contra del ‘Brexit’. 

Es que  la UE se quedaría sin el   supersignificativo aporte  de  350  millones de euros   semanales, ya que el Reino Unido es el tercer país que más le  aporta. “Eso puede generar un desbalance financiero en la UE. Y, o  Alemania y Francia aumentan sus aportes, o les piden más a los  otros 25. Algo complicado para países en crisis como  Grecia o  España. 

 Merkel advirtió que el Reino Unido  ya no se beneficiaría de las ventajas de la UE, como el “mercado único”, al ser considerado como un  país exterior al bloque en caso de ganar el ‘Brexit’. Y Rajoy  lo calificó como “una catástrofe, no ya solo para la bolsa española,  sino para las economías de los británicos y  para las economías de los europeos”. 

No obstante,  Gran Bretaña  pierde más porque “todo lo que vende es a Europa y  algunos países del bloque podrían dejar de comprarle en una especie de sanción o represalia por dejarlos”, señala  Diana Escandón.

El FMI también anticipó que un sí al ‘Brexit’ podría precipitar un periodo de alta incertidumbre, volatilidad en los mercados y un crecimiento más lento, mientras el Reino Unido  negocie su nueva relación con la UE. 

Sondeos

El sondeo de Ipsos-Mori  puso por delante por primera vez al campo ‘leave’  (partir) por 53 % a 47 %. El del Instituto Survation constata una  ventaja de 52 % a 48 %.Según la media de las últimas seis encuestas   que hizo la organización de opinión What UK Thinks, los partidarios del ‘Brexit’ son el 52 % y los de quedarse en la UE, el 48 %, descartando a los indecisos, que según la mayoría de sondeos superan el 10 %.

Decisión que  iría en contravía de la tendencia actual a niveles de integración económica  más fuertes. Y a nivel político,   daría  un mensaje erróneo a otros  países y desencadenaría procesos de independencia posteriores. Como Suiza, que también “está, pero no está”, o  Irlanda o hasta Cataluña, de España.

Así lo señaló el jefe de la diplomacia alemán, Frank-Walter Steinmeier: “Un ‘Brexit’ amenazaría incluso la existencia de la propia Unión, al desembocar en una eventual “desintegración” del bloque. “Sería una conmoción para la UE”. Sin embargo, a casi ninguno le conviene irse. Todos están cómodos, porque una sola  moneda ayuda mucho. “Por ejemplo, España no va a querer volver a la peseta,   ya devaluada y  para competir en el mercado internacional es muy difícil”, dice Escandón.

Del eurocentrismo al euroceptismo

Lo más grave es que se genere un movimiento eurocéptico en la UE, es decir, que se comience a pensar que la Unión no  funciona.  Pero  si el Reino Unido  fracasa, es posible que la UE no lo vuelva a aceptar o le ponga más condiciones para volver a ingresar. El primer ministro italiano Matteo Renzi amenazó:  “Si Gran Bretaña sale de la Unión Europea es para siempre” y “a corto plazo será ante todo un gran problema para los británicos, no para los europeos”.  

Las implicaciones más fuertes serían en seguridad social y en  políticas migratorias,  pues  no les conviene más procesos migratorios mientras se estabilizan y ordenan la casa.

En efecto, el ministro de Economía británico, George Osborne,  cifró en 30.000 millones de libras las pérdidas del presupuesto  con la salida y que habría que recuperar “aumentando impuestos, recortando el gasto en  educación y sanidad o en ambas cosas”.

Para Nigel Farage, líder del partido populista Ukip, favorable al ‘Brexit’, “la gente está harta de las amenazas del Primer Ministro y del Ministro de Finanzas” sobre los peligros económicos de irse de la UE;   hay que divorciarse de “un proyecto que ha fracasado”.  

Según él, al Reino Unido le iría muy bien fuera del bloque y sin la preocupación número uno por los migrantes procedentes de la UE, bandera de enganche de la campaña ‘Brexit’.

UE-  Reino Unido

“Al salir de la guerra”, explicó Sunder Katwala,  director del instituto de debate ‘British Future’ , “Gran Bretaña estaba convencida aún de formar parte del Top 3 y veía el proyecto europeo con desapego. Cuando se dio cuenta del error por la crisis del Canal de Suez en los años 50, el tren de la UE había partido ya”. Al final se subió en 1973, “a trompicones” y demasiado tarde “para moldear la UE a su gusto”, estimó Katwala.Thoma Mair, de 52 años, presunto asesino de la diputada Jo Cox, pareció confirmar las sospechas al gritar: “Muerte a los traidores. Libertad para el Reino Unido”, en su primer interrogatorio este sábado. Mair fue enviado a la cárcel por varios cargos criminales.
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad