El de Rafael Correa, un gobierno turbulento

El de Rafael Correa, un gobierno turbulento

Octubre 01, 2010 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Un rosario de problemas con diversos sectores de Ecuador, que parecen desembocar en la crisis de gobernalidad que enfrenta hoy el país, ha rodeado las dos administraciones del presidente Rafael Correa.Su gobierno ha debido afrontar un agudo conflicto indígena y de los maestros, protestas estudiantiles, descontento social, inseguridad y escándalos familiares, lo que ha provocado la caída de su popularidad. Dos semanas después de posesionado, en enero de 2007, cinco mil seguidores del Gobierno forzaron el desalojo del Congreso, en la primera movilización en favor de la consulta sobre una Constituyente rechazada por la oposición, que acusó al Ejecutivo de copiar el “autoritarismo” del presidente Hugo Chávez. Manifestantes afines al Gobierno se agredieron con pedradas, palos y cinturones trenzados en riñas con diputados del ala política del ex presidente opositor Lucio Gutiérrez, que acusaron a Correa de alentar los desórdenes, tildándolo de “dictador”.En represalia, en marzo siguiente, el Tribunal Supremo Electoral ordenó la destitución de 57 diputados que se enfrentaron con la Policía, en una crisis institucional que puso en pugna al Legislativo y al ente judicial. Catorce legisladores destituidos pidieron asilo político en Colombia.Correa ya tenía malos antecedentes con las Fuerzas Militares como la sorpresiva renuncia e inmediato relevo del ministro de Defensa, Wellington Sandoval, y del Comandante del Ejército, los jefes del Comando Conjunto de las FF.AA. y la Fuerza Aérea, lo que provocó una crisis en la cúpula militar del gobierno de Ecuador. Sandoval no dio razones de su dimisión, pero se cree que se vio obligado a dejar su cargo tras las denuncias del presidente Correa sobre supuestas infiltraciones de la Central de Inteligencia de EE.UU., CIA, en los organismos de seguridad de Ecuador.A Sandoval lo reemplazó el periodista y escritor Javier Ponce, quien fue el cuarto ministro de Defensa desde que Correa asumió el 15 de enero del 2007. En junio y julio de ese mismo año, comunidades indígenas de la Amazonía y Sur de Ecuador realizaron protestas contra concesiones petroleras y mineras a empresas transnacionales. El Gobierno reprimió las movilizaciones con la fuerza pública.Otra fuente de conflictos de Correa son las controversias con Jaime Nebot, alcalde de Guayaquil, con quien cazó pelea por el control de corporaciones privadas que manejan fondos públicos, como la aeroportuaria y la terminal terrestre de Guayaquil. Nebot propugnó movilizaciones en contra, como la marcha del 24 de enero de 2008 con más de 300.000 ciudadanos.La prensa no se ha salvado de las andanadas de Correa. Como acusaciones a medios de comunicación de estar vinculados a intereses bancarios como TC, Teleamazonas, Gamavisión. O demandas por injuria como la que presentó en mayo de 2007 contra Francisco Vivanco, presidente del diario La Hora, por acusar al Mandatario de incitar al uso de la violencia. El 12 de julio del 2007, Correa expidió un decreto para modificar el reglamento de la Ley de Radiodifusión y Tv. Gremios periodísticos lo consideraron violatorio a la libertad de expresión y de la Constitución.A comienzos de 2010, enfrentó un levantamiento indígena contra la Ley de Recursos Hídricos, que, según los nativos, privatizaba el suministro de agua. La Confederación de Nacionalidades Indígenas, Conaie, convocó a manifestaciones y bloqueos de vías en siete de las 24 provincias del país, que dejó dos muertos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad