El Consejo de Estado de Venezuela, la otra carta de Hugo Chávez

Mayo 13, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El Consejo de Estado de Venezuela, la otra carta de Hugo Chávez

La figura de Hugo Chávez no sólo está en los grandes murales en Caracas sino que parece querer perpetuarse en las decisiones del Consejo de Estado, según analistas.

Analistas sostienen que el organismo busca garantizar la continuidad del proyecto bolivariano y manejar casos que enredan a los chavistas.

El establecimiento del Consejo de Estado en Venezuela por parte del presidente Hugo Chávez en los últimos días, ha generado toda una controversia en ese país. Para algunos analistas se trata de una movida del gobierno con el fin de mantenerse en el poder y darle vía a una transición de mando en caso de que falte definitivamente Chávez.Para otros podría tratarse de un plan B del chavismo para manejar electoralmente una eventual pérdida en las próximas elecciones presidenciales de octubre.Algunos otros opinan que es una estrategia para blindarse frente a una eventual intervención internacional contra miembros del chavismo envueltos en líos de apoyo a la guerrilla y el narcotráfico. Y otros más creen que es un intento por revestir de legalidad institucional algunas decisiones de gobierno.Estas son las hipótesis que dan vueltas en la cabeza de los venezolanos, luego de que el Presidente decidiera poner en marcha, después de trece años, una figura consagrada en la Constitución Bolivariana de 1999, en sus artículos 251 y 252.Allí se establece la creación de dos órganos: uno que es el Consejo Federal de Gobierno que está por fuera del Ejecutivo, integrado por diferentes instancias de poder y tiene mayor trascendencia, según los analistas. Y otro el Consejo de Estado como órgano asesor y consultor del Presidente en materias que éste determine.Pero la pregunta que todos se hacen hoy es: ¿por qué no se creó antes ese Consejo y se crea ahora, en medio de la enfermedad del presidente Chávez y a menos de cinco meses de las elecciones presidenciales?Las reacciones no se hicieron esperar. El candidato presidencial de la oposición Henrique Capriles dijo esta semana en Colombia que al Consejo de Estado “no le doy ninguna relevancia más allá de la que establece la Constitución”.“Que haya por detrás intenciones..., eso no lo dice la Constitución. Si el Gobierno pretende alguna aventura para ganar las elecciones o para gobernar de otra forma, ¿va a contar con el respaldo del país?, no lo creo. ¿Con la comunidad internacional?, no lo creo”, sentenció el candidato.“Todo el mundo sabe que el estado de salud del Presidente es delicado, por  lo que la creación ahora del Consejo de Estado no puede ser fortuita”, dijo, a su vez, el politólogo venezolano John Magdaleno.Agregó que “se puede tratar de un eventual organismo de transición o para el caso de que el Jefe de Estado no pueda ejercer sus funciones o en preparación de la toma de algunas medidas excepcionales”.Por su parte, Myles Alcalai, ex embajador de Venezuela en la ONU, opinó que ese consejo es una respuesta internacional a una preocupación grande que Venezuela ha tenido frente a las sanciones que a nivel internacional pueda recibir por su apoyo a Libia, Siria, Irán e Iraq. “Es decir, es un poco lo que se ha señalado, que este gobierno va a ser intervenido por el imperio y como el cuento del pastorcillo, de tanto anunciado, el mismo gobierno ahora se está preparando para mantenerse en el poder cueste lo que cueste”, dijo el analista.Alcalai sostiene que así lo hace parecer la composición de este Consejo de Estado integrado por José Vicente Rangel, “ex canciller y un articulador a nivel internacional con buenos contactos”. También está el embajador de Venezuela en la OEA, Roy Chaderton, quien está en varias entidades internacionales y es el facilitador en la ONU para la disputa con Guyana. Asimismo están allí el Embajador de Venezuela en Ginebra, que tiene que ver con el manejo de derechos humanos; dos representantes designados por la Asamblea Nacional que, según Alcalai, están en una especie de presentación magnificada de que continuará el proceso revolucionario”, entre otros consejeros.Como si fuera poco, el Consejo de Estado es presidido por el actual vicepresidente de Venezuela, Elías Jaua.Lo que habría detrásLa primera tarea que Chávez le encomendó a ese organismo fue que le recomendara si el país debe retirarse de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).Alcalai indicó que el Artículo 52 de la carta de la OEA tiene a esta comisión como un órgano principal, “de manera que para salirse de la comisión, tiene que salirse también de la Corte Interamericana de Derechos Humanos y tendría también que salirse de la OEA para acompañar a Cuba en su laberinto solitario”.Guaicaipuro Lameda, ex presidente de la estatal petrolera Pdvsa, observó que “el Presidente está tratando de llenar un vacío que deja su ausencia en el país, y de colocar al lado del gobierno algunas figuras que pueden tender puentes políticos entre un grupo y otro en este vacío. Al menos lo que hemos visto después del 30 de abril ha sido una suavización en algunas tónicas y una búsqueda de puentes”.Lameda considera que al crear ese Consejo, Chávez busca un entendimiento entre todos para no perderlo todo, porque hay varios bandos que se están disputando algunas cosas: “Unos quieren mantenerse en el poder y otros mantenerse alejados de posibles acusaciones a través de juicios en los Estados Unidos, por vinculación con el narcotráfico y la guerrilla”.Por otra parte, analistas colombianos creen que hay un juego político e institucional de Chávez al jugarse la carta de crear el Consejo de Estado.El politólogo internacionalista Vicente Torrijos opina que antes que todo se quiere “llenar un vacío de poder, porque el Presidente es consciente de que sus ausencias prolongadas han generado un clima de inestabilidad y con una instancia de estas trata de llenar esos vacíos dando la impresión de que hay estabilidad aunque sea artificialmente”.Ancízar Marroquín, también politólogo, cree que ad portas de las elecciones Chávez “quiere dar la impresión de querer fortalecer la institucionalidad, pero lo cierto es que todo ello se hace de acuerdo al modelo bolivariano, según las necesidades del proyecto bolivariano y con amigos suyos. Y las necesidades son las que sean”, concluyó.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad