El círculo vicioso de odio que asusta al Reino Unido

El círculo vicioso de odio que asusta al Reino Unido

Junio 25, 2017 - 04:44 p.m. Por:
Resumen de Agencias 
Londres

Un muerto y ocho heridos dejó una ataque cerca a una mezquita en Londres. El hecho ocurrió el pasado 18 de junio. 

EFE

La comunidad musulmana se convirtió esta semana en el objetivo del cuarto atentado terrorista que sufre el Reino Unido en apenas cuatro meses. Una persona murió y diez resultaron heridas, dos de ellas de gravedad, en un atropello junto a una mezquita de Londres.

Lea también: ¿Por qué el terrorismo se ensaña con el Reino Unido?

El ‘modus operandi’ fue el mismo usado por terroristas del Estado Islámico en Londres, Berlín y Niza, entre otras ciudades europeas. Y esta vez el agresor no gritó “Alá es grande” ni era un yihadista sino un ultraderechista blanco que gritó “voy a matar a todos los musulmanes”.

Este ataque, tras otros tres consecutivos asumidos por el grupo yihadista Estado Islámico, da un giro de la amenaza terrorista a la islamofobia y carga un nuevo temor sobre la sociedad británica, conmocionada también por el incendio de un edificio la pasada semana, en el que se da por muertas, hasta el momento, a unas ochenta personas.

Todo ello agudiza la inestabilidad política del país, ya que la primera ministra, Theresa May, intenta armar, a duras penas, un Gobierno en minoría con los unionistas norirlandeses del DUP, una situación de debilidad en la que se emprendió en Bruselas la negociación del Brexit o salida del Reino Unido de la Unión Europea.

El incidente ocurrido el lunes a la medianoche, se produjo al término de los rezos del mes sagrado del Ramadán, cuando una furgoneta blanca atropelló a varios feligreses que abandonaban el templo en la calle Seven Sisters, próxima a Finsbury Park, en el norte de la ciudad.

La policía detuvo a un hombre blanco, corpulento y de 47 años, que conducía el vehículo y actuó solo, y que fue retenido por las personas que estaban a las afueras de la mezquita. Los medios locales han identificado a ese sospechoso como Darren Osborne, un hombre casado y con cuatro hijos que vive en Cardiff, la capital de Gales, donde las fuerzas de seguridad registraron una vivienda.

El secretario de Estado de Seguridad, Ben Wallace, informó que el agresor no estaba fichado por la policía, si bien corroboró “un aumento de la ultraderecha” en el país.

El Consejo Musulmán del Reino Unido tachó el incidente de “violenta manifestación” de islamofobia, y su secretario general, Harun Khan, solicitó un refuerzo urgente de la seguridad en las mezquitas del Reino Unido porque al terminar Ramadán comenzó el ‘Eid’ o festejo del fin del ayuno.

Abdulrahman Saleh Alamoudi estaba junto con un grupo de personas en la mezquita cuando arrollaron a los fieles. “Se nos vino encima esta furgoneta grande. Creo que al menos diez personas resultaron heridas y, afortunadamente, yo me las arreglé para escapar”, afirmó.

“Entonces, el tipo salió del furgón y le agarré. Estaba gritando: 'Voy a matar a todos los musulmanes, voy a matar a todos los musulmanes', al tiempo que iba dando puñetazos”, relató.

La primera ministra, Theresa May, confirmó que este suceso es "un recordatorio de que el terrorismo, los extremismos y el odio adoptan muchas formas" e incidió en la "determinación" del Gobierno en "erradicarlos, sin importar quién sea el responsable" de los atentados terroristas.

Este ataque contra la comunidad musulmana "es tan insidioso y destructivo para nuestros valores y nuestra forma de vida" como los recientes perpetrados en Manchester y Londres, aparentemente motivados por extremistas islámicos, aseveró.

Tras estudiar la situación con el grupo de expertos del llamado Comité Cobra -la cúspide de los servicios de emergencia del país-, la líder tory anunció una revisión de la estrategia para combatir el terrorismo y la creación de una comisión contra los extremismos.

El alcalde de Londres, el musulmán Sadiq Khan, calificó lo ocurrido como un ataque a los "valores compartidos de tolerancia, libertad y respecto", y confirmó que se reforzará, con más policías, la seguridad en las mezquitas londinenses.

La directora del centro Maryam, situado en una mezquita al este de Londres, Sufia Alam, dijo que tiene informes de mujeres musulmanas que han sido verbalmente agredidas en buses. También hablan de casos de mujeres a las que han escupido o son amenazadas.

La organización ‘Tell Mama’, dedicada a cuantificar los ataques de odio contra musulmanes, también alertó sobre el aumento de los incidentes islamófobos tras los atentados en el Reino Unido.

Según ‘Tell Mama’, en la semana tras el atentado suicida en el estadio de Manchester se produjeron en la ciudad inglesa 139 incidentes contra musulmanes, comparado con 25 en la semana anterior.

Ataques de odio

Según el periódico inglés The Guardian, las comunidades musulmanas de Reino Unido temían desde hace tiempo ser blanco de crímenes de odio y habían denunciado que las autoridades no toman en serio esta amenaza.

“Tras el atentado del Puente de Londres se ha detectado un incremento en este tipo de ataques y agresiones islamófobas. Responsables de seguridad y mandos de la Policía reconocen, en privado, que son plenamente conscientes de la necesidad de proteger a las comunidades musulmanas de “ataques violentos en venganza” por las acciones de radicales islámicos”, indicaban fuentes citadas The Guardian.

El Alcalde de Londres había denunciado que diariamente se presentan hasta 54 incidentes islamófobos. Esta cifra, según Khan, muestra un aumento.

Luego de atentados terroristas realizados por yihadistas los incidentes islamófobos aumentan. Sucedió así tras el asesinato del soldado británico Lee Rigby, en 2013, o la masacre de París de 2015. Y luego de los atentados registrados en Inglaterra.

Un informe llamado Raxen 2016 mostraba que en España se había presentado un aumento del “discurso de odio” en Internet y redes sociales.

Raffaello Pantucci, experto contraterrorista del Royal United Services Institute y citado por medios de comunicación, aseguraba que “la retórica ponzoñosa de las páginas web de extrema derecha y algunos medios convencionales pudo influir en el ataque de Finsbury.

“Desafortunadamente, es un círculo vicioso. Y va a ser difícil detenerlo en esta ambiente febril”, expresó.

Precisamente, tras el ataque afuera de la mezquita, el secretario de Estado para la Seguridad británico, Ben Wallace, dijo que “uno de los principales problemas que afrontamos es la información multimedia, que fomenta el extremismo de diversas tendencias, un aspecto que la sociedad debe atajar unida”.

Además, señaló que los servicios de seguridad nacionales sí "tienen constancia de un aumento de la ultraderecha" en el país.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad