El caso de Johan Stiven Martínez llegó a la prensa española

Febrero 25, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

El hijo del secuestrado más antiguo del mundo, Johan Stiven Martínez, de trece años, saltó a las páginas de Lainformacion.com, el portal digital de noticias más grande de España donde retratan la historia del joven que lucha por la libertad de su padre secuestrado por las Farc que aún no conoce.

El hijo del secuestrado más antiguo del mundo, Johan Stiven Martínez, de trece años, saltó a las páginas de Lainformacion.com, el portal digital de noticias más grande de España que retrató la historia del niño que lucha por la libertad de su padre, al que aún no conoce.La publicación reconstruye el drama familiar del sargento Libio José Martínez, quien completó trece años de secuestro en poder de las Farc, el cautiverio más largo registrado en la historia del conflicto armado en Colombia hasta la fecha.Johan, quien cumplirá 13 años en marzo, narró al medio español todas travesías que ha emprendido desde muy pequeño para buscar la liberación de su padre. Los mensajes por radio, caminatas, marchas y cartas dirigidas al secretariado de las Farc que lo han convertido en símbolo de la tragedia del secuestro en la prensa nacional son retratadas para la audiencia ibérica."A sus seis años, mientras sus amigos jugaban a los superhéroes, Johan enviaba mensajes por la radio a las FARC para intentar conmover el duro corazón de los jefes guerrilleros. El mismo mensaje que sigue enviando hoy, pero con un tono de voz de un chaval que se convierte en hombre", relata la crónica.La crónica completa en lainformacion.comUna tragedia que aún no encuentra el finalA don José Fidencio Martínez no le alcanzaron ni las fuerzas ni el tiempo para ver libre a su hijo, el sargento Libio José Martínez. Con más de una década en cautiverio, su historia resume la indolencia de sus secuestradores y su violación de los derechos más elementales del ser humano.Además de tener que soportar la insania de un cautiverio que ya es eterno, el sargento Martínez no pudo despedirse de su papá, quien falleció en agosto del 2010 tras perder la batalla con el cáncer, con seguridad acelerado por cuenta de las penas del alma.Martínez también carga a cuestas la tristeza de no conocer a su hijo, Johan Stiven, aunque debe sentirse orgulloso de ese niño de 12 años que ha emprendido caminatas en solitario y no tiene miedo de enfrentar a la guerrilla a través de los medios para exigir que le dejen conocer a su papá.Vea en El País:Johan Estiven lleva trece años esperando a su padreFuerzas Militares no descartan el rescate del sargento Martínez

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad