El asesino confeso de Toulouse murió de un disparo en la cabeza

Marzo 22, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co I EFE
El asesino confeso de Toulouse murió de un disparo en la cabeza

Varios periódicos franceses llevaron en sus portadas la foto de Mohamed Merah, presunto autor de los asesinatos de Toulouse y Montauban, quien murió en medio de un tiroteo con los agentes de la policía francesa de un disparo en la cabeza.

Tras las 32 horas de operativo para capturar a Mohamed Merah, por ser culpable de siete muertes en Toulouse y Montauban, se confirma que murió de un disparo en la cabeza en medio de un tiroteo con los agentes de la policía francesa.

El asesino confeso de Toulouse murió este jueves de un disparo en la cabeza durante el asalto policial a la vivienda donde se atrincheró durante más de 32 horas, en las que el joven islamista radical asumió sus siete crímenes y solo lamentó no haber tenido tiempo de causar más víctimas.El presunto terrorista, Mohamed Merah, francés de 23 años de origen argelino, dijo haber actuado en solitario, pero en nombre de Al Qaeda, al asesinar desde el pasado 11 de marzo a tres militares, tres niños judíos y al padre de dos de ellos en Toulouse y la vecina Montauban.Un grupo denominado 'El Ejército del Califato', vinculado a Al Qaeda, reivindicó este jueves los asesinatos en un comunicado difundido en páginas web utilizadas habitualmente por los grupos islamistas.Desde la última de matanza, el pasado lunes en un colegio judío de Toulouse, el cerco se estrechó en torno a Merah, que acumulaba más de quince condenas por delitos comunes y del que se conocían sus contactos con círculos salafistas y estancias en Afganistán y Pakistán.En sus tres acciones usó una moto y una cámara colgada al cuello con la que grabó imágenes que muestran que actuó con ánimo de venganza por la muerte de niños palestinos, la intervención francesa en Afganistán y la normativa sobre el uso del velo islámico."Tú matas a mis hermanos, yo te mato a ti", le dijo antes de disparar a su primera víctima, un soldado del regimiento de paracaidistas que iba vestido de civil y con el que había quedado con la falsa intención de comprarle su motocicleta.Algunos de los integrantes de la Policía francesa que participaron en el operativo dijeron que el asesino "disparaba como en un videojuego".La pista de una dirección IP, el número desde el que se conoce el acceso a internet de un determinado equipo, así como su visita a un concesionario en el que preguntó cómo desconectar el mecanismo que permite localizar a los vehículos fueron dos piezas claves de la investigación.Desde su último crimen en la escuela judía en Toulouse, el presidente francés, Nicolas Sarkozy, elevó la alerta antiterrorista en la región al máximo nivel, una medida tomada por primera vez en el país, al tiempo que se suspendía temporalmente la campaña para los comicios presidenciales de los próximos meses de abril y mayo.Una vez localizado el sospechoso, el cerco se estrechó en la madrugada del miércoles, con una primera tentativa de asalto del cuerpo de elite de la policía que se saldó con dos agentes levemente heridos.Se entró entonces en una fase de negociación con el presunto homicida, en la que este pasó de anunciar en sendas ocasiones su voluntad de entregarse a afirmar su deseo de "morir con las armas en las manos"."Si muero yo, peor para mí, pero voy al paraíso. Si sois vosotros, peor para vosotros", advirtió a los negociadores, que, tras una larga noche en la que se cortó el alumbrado eléctrico de la zona y el abastecimiento de gas y se evacuó el edificio y otros circundantes, emprendieron una estrategia de desgaste mental con detonaciones regulares.El asalto final, con toda Francia y buena parte del mundo pendiente del desenlace, se produjo a las 09:30 GMT de la mañana del jueves, coordinado por el ministro del Interior, Claude Guéant, quien indicó que se actuó en "legítima defensa" al abatir al joven de un tiro en la cabeza cuando saltó por el balcón disparando.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad