El antes y después de la gran mezquita de Mosul, destruida por los yihadistas

El antes y después de la gran mezquita de Mosul, destruida por los yihadistas

Junio 22, 2017 - 11:34 a.m. Por:
Elpais.com.co

Expertos e intelectuales de Mosul creen que la ciudad del norte de Irak mantendrá su esencia pese a la destrucción de su mayor monumento, la mezquita de Al Nuri, y hoy ya piensan en la reconstrucción del icónico minarete, que fue destruido por los yihadistas.

El historiador Laiz al Obeidi dijo que Mosul "sigue siendo la misma" sea con o sin el minarete inclinado, conocido como Al Hadba (el jorobado), puesto que quien preserva la identidad de Mosul son sus ciudadanos.

"Salvar a un niño de lo que sufre en la actualidad en el casco antiguo o rescatar a una familia de bajo los escombros equivale a mil minaretes a pesar de la gravedad de nuestra pérdida", afirmó el historiador.

Al Obeidi subrayó que, a pesar de la "amargura y tristeza" que siente él y todos los habitantes de Mosul, "la identidad y la historia" de la ciudad "no se comprenden en el minarete Al Hadba o en una mezquita".

La mezquita de Al Nuri, construida en 1172 por el gobernante Nur al Din, de la dinastía de los zanguíes, era el mayor símbolo de la ciudad de Mosul.

Recalcó que, en los últimos tres años, el grupo terrorista Estado Islámico (EI) destruyó otros monumentos como el mausoleo del profeta Jonás y además robó muchas piezas milenarias de valor histórico del museo y "nadie dijo que Mosul perdió su identidad".

Así como en Mosul, el EI dinamitó monumentos en otras partes de Irak que han sido reconstruidos, como el santuario del imán Ali al Hadi de Samarra, uno de los más importantes para el chiísmo.

"Restauraremos el minarete Al Hadba, pero esta vez no estará inclinado sino recto y alto, abrazando las estrellas", afirmó el historiador.

El arqueólogo Maruan Salem Sharif calificó la voladura del minarete como "una tragedia" para la historia de Mosul, capital de la provincia de Nínive, en el norte del país.

Aseguró que el minarete cilíndrico alcanzaba una altura de 53 metros, "uno de los mayores del mundo", y estaba construido de piedra y yeso, decorado con siete cornisas.


La base, que según algunas fotos difundidas por medios locales parece haber resistido parcialmente, tiene 18 metros y está divida en dos partes, la inferior se construyó de piedra y yeso mientras que la superior de ladrillos y yeso.

El escritor Mohamed Sami al Ramadani opinó que el objetivo del EI es "conocido" y es la destrucción de todos los signos de la ciudad y la provincia de Nínive en general y, en especial, la eliminación de "todas las pruebas de la santidad" de los lugares religiosos.

La mezquita de Al Nuri, del siglo XII, era también un lugar simbólico para el EI, puesto que en ella se autoproclamó califa el líder de la banda terrorista, Abu Bakr al Bagdadi, en 2014.

Sin embargo, los yihadistas no han reconocido su responsabilidad en la destrucción de este templo musulmán y han acusado a la coalición internacional.

El primer ministro iraquí, Haidar al Abadi, afirmó hoy que la voladura de la mezquita es equivalente a una "declaración oficial de derrota" por parte del grupo terrorista, que está cada vez más atrincherado en Mosul.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad