El 11-S disparó condenas por terrorismo

Septiembre 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
El 11-S disparó condenas por terrorismo

EE.UU. fue acusado de cometer abusos contra los presos que había en Guatánamo.

Investigación de agencia AP documenta los arrestos bajo nuevas leyes en el mundo.

Más de 35.000 personas de todo el mundo han sido condenadas por terrorismo en la década siguiente a los ataques del 11 de septiembre del 2001 en Estados Unidos. Pero, mientras que algunos colocaron bombas en hoteles o autobuses, otros fueron detenidos sólo por agitar carteles políticos o bloguear sobre alguna protesta.En el primer recuento relacionado con la lucha contra el terrorismo, The Associated Press comprobó que hubo un aumento en los procesos judiciales por este delito bajo leyes aprobadas, a menudo, con fondos de Occidente. Antes de los ataques del 11 de septiembre sólo unos cientos de personas eran condenadas por terrorismo.Las condenas, combinadas con unos 120.000 arrestos, demuestran la importancia que le dan las sociedades a la lucha contra el terrorismo. Al tiempo que revela que muchos países están usando eso como excusa para silenciar a la oposición y encarcelar a los rivales políticos.La agencia AP se valió de leyes que protegen la libertad de información en decenas de países, de datos de los organismos policiales y centenares de entrevistas para identificar 119.044 arrestos bajo sospecha de terrorismo y 35.117 condenas en 66 países, que representan el 70% de la población mundial. Las cifras podrían ser más altas, pues algunas naciones se negaron a suministrar los datos.El recuento incluye 2.934 arrestos y 2.568 condenas en Estados Unidos, ocho veces más que las registradas en la década previa a los ataques a las Torres Gemelas. La investigación también mostró que más del 50% de las condenas se produjeron en dos países que han sido acusados de apelar a leyes antiterroristas para combatir la oposición: China y Turquía. En este último hubo 12.897 condenas, un tercio del total.Asimismo, el informe evidenció que la definición de terrorismo varía de país en país. China detuvo a más de 7.000 personas usando un concepto que considera el terrorismo uno de los Tres Grandes Males. Los otros son el separatismo y el extremismo.La efectividad de los juicios por terrorismo también es distinta. Pakistán registró el incremento más grande de arrestos por este delito en años recientes, pero la información recabada por la AP indica que los ataques terroristas siguen en aumento. En España, donde la cantidad de condenas por terrorismo se mantiene estable, la red vasca ETA no realiza un atentado fatal desde hace dos años.Una guerra mundialEl uso de leyes antiterroristas para acabar con la oposición puede ser contraproducente. Gobiernos autoritarios del Medio Oriente apelaron a severas leyes antiterroristas para mantener el orden, pero tropezaron con un alzamiento popular.La investigación de AP arroja una luz frente a lo que sucedió con la guerra global contra el terrorismo lanzada por las Naciones Unidas con apoyo de EE.UU.“En el mundo se ha reconocido que el terrorismo plantea un serio riesgo para la sociedad y que tiene que ser cortado de raíz”, afirmó John Bellinger, quien en su condición de asesor legal del Consejo Nacional de Seguridad estaba en la Casa Blanca el día en que Al Qaeda atacó las Torres Gemelas. “Además, muchos países autoritarios están usando la amenaza real del terrorismo como excusa para reprimir abusando de los Derechos Humanos”.Después de los ataques del 11 de septiembre, Estados Unidos y las Naciones Unidas le declararon la guerra no sólo a Al Qaeda, sino al terrorismo en general. La ONU envió millones de dólares en ayuda y concedió lucrativos contratos para presionar a los países a que adoptasen leyes antiterroristas. Nació así la expresión “guerra mundial contra el terrorismo”.En los últimos nueve meses reporteros de la AP se dedicaron a comprobar cómo se estaban usando las leyes antiterroristas en más de cien países. Algunas naciones dijeron que no tenían datos, declararon que se trataba de un secreto o se mostraron renuentes a hablar del tema.Las cifras recabadas demuestran hasta qué punto los países apelan a estos recursos y lo delgada que es la línea divisoria entre el uso y el abuso. Turquía, que tiene viejas rivalidades con la minoría curda, encabeza la lista que hizo AP del número de condenas por terrorismo y la velocidad con que crece el uso de estas leyes. Una de las personas catalogadas de terrorista en Turquía es Naciye Tokova, una curda con dos hijos que vive en un pueblo del sudeste del país y que el año pasado enarboló un cartel que decía: “Un liderazgo libre y una identidad libre, o resistencia y venganza hasta el fin”. No sabe leer, así que tal vez no sabía lo que decía el letrero. Sostuvo que le pidieron que alzara un cartel que hablaba de la paz. Fue condenada a siete años de prisión. “No soy una terrorista”, declaró Tokova. Las condenas por terrorismo subieron de 273 en el 2005 a 6.345 en el 2009, el último año del que hay estadísticas. Según el profesor de derecho Kent Roach, de la Universidad de Toronto y autor de un libro de terrorismo, “si algo refleja lo que constituye un acto terrorista inaceptable es el 11 de septiembre. Pero, una década después no nos hemos puesto de acuerdo en torno a una definición”. El mismo Estados Unidos está siendo criticado por no tratar con justicia a los sospechosos de terrorismo, sobre todo a los detenidos en Guantánamo (Cuba).Por su parte, China tiene un estatuto antiterrorista, pero prefiere considerar el terrorismo parte de un vago delito que abarca todo lo que “ponga en peligro la seguridad del Estado”, al amparo del cual ha detenido a más de 7.000 personas. El aumento en los juicios por terrorismo refleja la importancia que ha alcanzado esa legislación en la lucha contra ese flagelo. Pero no está claro hasta que punto ha frenado la violencia. En ningún otro se registró un incremento en los arrestos por terrorismo superior al de Pakistán: subieron de 1.552 en el 2006 a 12.886 en el 2009. Sin embargo, los ataques terroristas también van en aumento y solo el 10% de los casos de terrorismo generan condenas.Todo el mundo, incluidos la ONU y Estados Unidos, coincide en que la batalla contra el terrorismo a veces vulnera los Derechos Humanos. En el 2005, la ONU designó al profesor finlandés de derecho Martin Sheinin para informar sobre los procesos antiterroristas. Luego de seis años, Sheinin dice que “la gente se está dando cuenta de que se cometen abusos y de que las leyes antiterroristas afectan los DD.HH. y, de hecho, no frenan el terrorismo”.En MéxicoMéxico está usando leyes antiterroristas para juzgar a narcotraficantes, según documentos conseguidos por The Associated Press. Se trata de un giro profundo en un país que ha rechazado la propuesta de Estados Unidos de catalogar a los carteles de las drogas como terroristas. Y es que hace semanas, luego de un atentado a un casino en Monterrey, el presidente Felipe Calderón tildó por primera vez en público de terroristas a los traficantes. El gobierno mexicano no quiere que Estados Unidos se inmiscuya en sus asuntos judiciales, pero tampoco quiere dar la impresión de que no combate el terrorismo. La ley mexicana persigue por este delito a quien utilice explosivos y armas para ataques de terror, mientras que la definición de EE.UU. incluye a quienes intentan influenciar al público.México ha negado que existan vínculos entre los carteles de la droga y redes terroristas. Pero, desde el 2007 han sido procesadas 29 personas por terrorismo y se ha investigado a 86. También se ha acusado de terrorismo a los carteles.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad