EE.UU. enfrentará críticas por sanciones a Venezuela durante la Cumbre

Abril 10, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa y Agencia Xinhua

Mandatarios de países como Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y de las naciones caribeñas seguramente abordarán el tema de las sanciones contra Venezuela.

Estados Unidos será objeto de críticas en la Cumbre de las Américas, que inicia hoy en Ciudad de Panamá, por imponer nuevas sanciones contra Venezuela y declarar que dicho país es una "amenaza inusual y extraordinaria para la seguridad nacional". Lea también: Presidente paraguayo pide que Venezuela "se deje ayudar"

 Tras varios meses de tensiones entre ambos países, este tema seguramente será abordado por varios mandatarios, entre ellos los de Cuba, Ecuador, Bolivia, Nicaragua y naciones caribeñas en esa reunión continental.

 Para evitar las críticas, el gobierno de Obama envió a Caracas a un representante especial, Thomas Shannon, quien fue recibido por la canciller venezolana Delcy Rodríguez, quien exigió que sea derogado el decreto del presidente Barack Obama del 9 de marzo pasado, donde se declara al país como una "amenaza inusual y extraordinaria" para la seguridad nacional estadounidense. 

Posteriormente, el asesor adjunto de Seguridad Nacional de la Casa Blanca, Ben Rhodes, declaró que "Estados Unidos no cree que Venezuela represente una amenaza a nuestra seguridad nacional", y que "de ninguna manera pretendía atacar al Gobierno venezolano". 

Rhodes aclaró que el uso del término "amenaza" forma parte del lenguaje usado habitualmente en las órdenes ejecutivas emitidas por Obama, como la de marzo pasado, donde se ordena aplicar sanciones a siete funcionarios venezolanos a los que Estados Unidos considera responsables de violaciones a los derechos humanos, lo que ha rechazado Caracas.

 La subsecretaria de Estado para América Latina, Roberta Jacobson, declaró que el gobierno estadounidense se sentía "decepcionado" por la amplia solidaridad manifestada por América Latina en contra del decreto firmado del gobierno sobre Venezuela. 

En esa oportunidad, el presidente Obama declaró una "emergencia nacional", considerando que la situación en la nación sudamericana era una "inusual y extraordinaria amenaza" para la seguridad estadounidense.

 El hecho de que cualquier mandatario afirme que otra nación es "una amenaza", es una acusación sumamente grave y, aunque ha habido por Estados Unidos una aclaración, seguramente que ese hecho tendrá repercusiones en la magna cita en la capital panameña, con la asistencia de las 35 delegaciones del continente.

 Realmente, Venezuela no tiene ninguna posibilidad material militar ni económica de ser una amenaza contra Estados Unidos, que es una potencia nuclear; ni ha dado señales al respecto, lo cual ha sido comprendido por los gobiernos latinoamericanos, que han expresado solidaridad con Caracas. 

En realidad, quien puede ser una amenaza para América Latina y el Caribe es Estados Unidos, si se tiene en cuenta su historia de invasiones militares contra países de la región en más de 200 años de historia.

Además, ha organizado o propiciado golpes de Estado, ha invadido países como Granada, República Dominicana, Panamá, y ha impulsado dictaduras en el continente. 

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), que agrupa a 12 naciones y ahora preside Ecuador, rechazó el decreto ejecutivo del gobierno estadounidense, y pidió su derogatoria, y también llamó a Washington y Caracas a dialogar para buscar una salida al enfrentamiento bilateral y que se respete la autodeterminación y la soberanía de los pueblos suramericanos y latinoamericanos.

 Además de Unasur, la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la Alianza Bolivariana de los Pueblos de las Américas (ALBA), el Movimiento de los No Alineados y el Grupo de los 77 + China, también han expresado su reclamo de que Obama anule el decreto contra Venezuela. 

Por su parte, el presidente venezolano Nicolás Maduro anunció haber reunido ya más de 10 millones de firmas que espera entregar a Obama en Panamá, y también nombró a cuatro nuevos titulares de viceministerios, entre ellos dos de los sancionados por Estados Unidos con el congelamiento de sus bienes en ese país. 

En los últimos días, la política de Estados Unidos hacia Venezuela fue también criticada por los gobiernos de Cuba, México, Brasil, Colombia, Argentina, entre otros. 

El representante de Brasil ante la Organización de Estados Americanos (OEA), Breno Dias da Costa, dijo que "los problemas de Venezuela deberían ser resueltos por los venezolanos sin sanción alguna". Igualmente, José Miguel Insulza, de Chile, secretario general de la OEA, declaró que "todos nosotros reconocemos el derecho de Venezuela -de su gente, su gobierno, sus partidos políticos, sus organizaciones sociales- a resolver sus problemas sin interferencia externa, con pleno respeto a su constitución y a los derechos humanos de todos sus ciudadanos". 

Las tensiones entre Estados Unidos y Venezuela, y la presencia por primera vez de Cuba dominarán la agenda de la VII Cumbre de las Américas en Panamá, que se espera sea la cita del diálogo para la unión del continente y resolver las diferencias.

 Bajo el lema "Prosperidad con equidad: El desafío de cooperación de las Américas", Panamá busca que la cita, que acogerá la capital del país centroamericano hoy y mañana, sea el espacio adecuado para que naciones como Venezuela y Estados Unidos, o cualquier otra de la región, resuelvan sus diferencias mediante el diálogo.

 Con estos antecedentes, seguramente que las críticas hacia Washington por su amenaza a Venezuela estarán presentes en los discursos de los representantes de las naciones latinoamericanas en la Cumbre de las Américas. 

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad