Duros combates entre Ejército y rebeldes en Alepo en tercer día de ofensiva

Julio 30, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | EFE
Duros combates entre Ejército y rebeldes en Alepo en tercer día de ofensiva

Un rebelde sirio busca protegerse durante un combate con soldados del régimen en Alepo, Siria.

El gobierno de Bachar al Asad asegura un avance en la lucha contra los rebeldes en la localidad de Alepo, mientras que la ONU denuncia el alto número de desplazados que han salido de esta ciudad.

Las fuerzas del gobierno sirio emprendieron este lunes nuevos ataques por tierra contra distritos bajo control rebelde en la ciudad que es el eje comercial de Siria, pero fueron incapaces de desalojar a los opositores de sus bastiones, dijeron activistas.En Alepo, los choques se concentraron en los barrios de Salahedìn, Bab Al Hadid, Hamedin, Akiul Shar y Al Sajur, entre otros, según las autoridades, que dijeron haber matado y herido a un "gran número" de supuestos terroristas, como denomina el régimen a los opositores armados.El coordinador de la opositora red Sham en esa localidad, Mayid Abdelnur, explicó por internet que el Ejército está bombardeando con artillerÍa pesada y helicópteros los barrios que controla el rebelde Ejército Libre Sirio (ELS) y los enfrentamientos se suceden en áreas como Ansari, Mashad, Halq y Sheij Jedr.En el barrio de Adnan, los combatientes del ELS se apoderaron de un arsenal de armas, aseguró Abdelnur, que agregó que los bombardeos también cayeron sobre las zonas de Darat, Aisat y Haian, en las inmediaciones de Alepo."Los residentes de los barrios bombardeados están huyendo. No hay combustible ni harina, pero sì algo de agua, verduras y electricidad. Los medicamentos y doctores escasean, y los heridos más graves están siendo trasladados a TurquÍa" , afirmó el opositor.Uno de estos evacuados fue el corresponsal del canal de televisión catarÍ Al Yazira, Omar Jashram, que hoy fue herido por un proyectil de mortero que impactó cerca de donde se encontraba mientras cubrÍa los sucesos en la ciudad.El sábado pasado, las fuerzas del régimen iniciaron una ofensiva para expulsar de Alepo, centro económico de Siria, a lo que denomina "grupos terroristas armados", mientras que la oposición sostiene que son rebeldes que combaten a los partidarios del presidente Bachar al Asad.El secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, dijo al iniciar un gira por el Medio Oriente que el presidente sirio Bashar Assad está promoviendo su propia caída con ese tipo de ataques con artillería de grueso calibre.Panetta hizo las declaraciones durante una escala en Túnez al comenzar una visita que está dedicada considerablemente a la crisis en Siria.Los medios oficiales de comunicación en Siria dijeron la noche del domingo que las fuerzas gubernamentales habían "purgado" el distrito de Salahhedine en el suroeste de Alepo e infligido "grandes derrotas" a los rebeldes en uno de los primeros distritos que éstos tomaron en su intento por ocupar la ciudad.Según los medios estatales, también hubo una operación exitosa en el vecindario de Sukhour, que es otro bastión rebelde y que se encuentra en el noreste de la ciudad.Sin embargo, los activistas rechazaron esas afirmaciones y dijeron que enfrentaban otro día de duros bombardeos en ciertas áreas, junto con ocasionales incursiones terrestres."(Las fuerzas gubernamentales) tienen tanques cerca de Hamdaniya, hay combates, y ha habido bombardeos en Salaheddine", dijo Mohamed Saed, que está en Alepo.El gobierno comenzó su asalto el fin de semana para reconquistar el corazón comercial del país. La comunidad internacional ha expresado temores sobre una posible masacre de civiles si los combates se incrementan.Panetta, aunque no dio indicios de que el gobierno de Barack Obama esté contemplando una intervención militar, dijo que es cada vez más claro que la crisis en Siria se está profundizando y que Assad está acelerando su propia caída."Si ellos continúan este tipo de trágicos ataques contra su pueblo ... Pienso que últimamente va a ser otro paso hacia el fin de Assad" , dijo Panneta en declaraciones a reporteros que lo acompañan en el viaje desde Washington. "Su régimen está llegando al fin".ONU denuncia el desplazamiento de personas en AlepoLa ONU cifra en 200.000 el número de personas desplazadas en la ciudad siria de Alepo durante el fin de semana a consecuencia de los combates entre las fuerzas militares del presidente Bachar al Asad y los grupos armados de oposición.En un comunicado, la subsecretaria general de la ONU para Asuntos Humanitarios y Coordinadora de la Ayuda de Emergencia, Valerie Amos, dijo estar "extremadamente preocupada" por el impacto en la población civil de los bombardeos y el uso de armamento pesado, tanto en Alepo como en Damasco y las localidades vecinas."El Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) y la Media Luna Roja rabe de Siria estiman que unas 200.000 personas han huido de los combates en Alepo y zonas de alrededor en los últimos dos días. No se sabe cuánta gente sigue atrapada en lugares donde continúan hoy (por ayer) los combates", declaró Amos.La alta funcionaria de las Naciones Unidas indicó que "mucha gente ha buscado refugio temporal en escuelas y otros edificios públicos en áreas más seguras" y afirmó que estos civiles "necesitan con urgencia comida, colchones, mantas, suministros sanitarios y agua".La subsecretaria general de las Naciones Unidas hizo un llamamiento a las partes en conflicto para que "permitan a las organizaciones humanitarias un acceso seguro para llevar ayuda urgente que ayude a salva las vidas de las personas atrapadas por los combates".Amos subrayó que es "muy difÍcil" para las agencias humanitarias llegar hasta los civiles en Alepo, Hama y otros lugares, y aseguró que pese a lo peligroso de la situación, la Media Luna Roja y las agencias de la ONU prestan ayuda.El viernes pasado, la Media Luna Roja anunció la suspensión de "ciertas operaciones" en Alepo a causa del incremento de la inseguridad generada por el aumento de los enfrentamientos entre el Ejército sirio y los grupos de oposición.La Cruz Roja y la Media Luna Roja figuran entre los pocos organismos humanitarios que actúan de forma casi ininterrumpida en Siria desde que comenzó el conflicto, hace 16 meses.Las dos entidades calculan que hay un millón y medio de personas que necesitan ayuda humanitaria en el interior de Siria. El conflicto ha causado más de 17.000 muertos y alrededor de 150.000 refugiados en los paÍses vecinos, según diversas fuentes.

CONTINÚA LEYENDO
Publicidad
VER COMENTARIOS
Publicidad