Director de la CIA admitió que la agencia torturó a detenidos

Director de la CIA admitió que la agencia torturó a detenidos

Diciembre 11, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Resumen de Agencias

No obstante, el funcionario agregó que la CIA "hizo muchas cosas bien" en momentos en que "no había respuestas fáciles".

El director de la CIA John Brennan respondió este jueves a las acusaciones sobre la tortura a prisioneros realizadas por la agenda y que ello no desembocó en beneficio alguno para la seguridad nacional. En una inusual conferencia de prensa, Brennan comenzó relatando los horrores de los atentados terroristas de septiembre del 2001, los esfuerzos de su agencia de evitar que algo así vuelva a ocurrir, y el hecho de que oficiales de la CIA fueron los primeros en combatir y los primeros en morir en la guerra en Afganistán. Sin embargo, admitió que en algunos casos se usaron métodos inaceptables en el interrogatorio de los prisioneros. Brennan insistió en que la CIA "hizo muchas cosas bien" en momentos en que "no había respuestas fáciles" y agregó que la agencia no engañó al público y a responsables políticos, contrariamente a lo que alega un informe publicado el martes por el Senado sobre el uso de la tortura tras los atentados del 11 de septiembre de 2001. Brennan dijo también que era "imposible saber" si la tortura utilizada contra presuntos miembros de Al Qaeda permitió a la agencia obtener informaciones útiles para evitar futuros atentados pero añadió que la CIA se ha reformado para evitar que se reproduzcan este tipo de actos. Los comentarios del director forman parte de una campaña de la CIA y algunos de sus exjerarcas de desacreditar el informe de la comisión del Senado, sobre las prácticas usadas para interrogar a prisioneros después de los atentados del 11 de septiembre del 2001. Los representantes de la CIA parecen temer que a la luz de la historia serán recordados como torturadores y no como patriotas, y que serán expuestos a procesos judiciales a nivel internacional. La CIA no se verá afectada Las revelaciones sobre las torturas de la CIA a presuntos miembros de Al Qaeda provocaron indignación en Estados Unidos y en el mundo, pero es poco probable que afecten a la agencia de inteligencia estadounidense. El informe que el Senado de Estados Unidos publicó el martes, que detalla los malos tratos y torturas a prisioneros y las mentiras de la CIA, es abrumador. La agencia de inteligencia estadounidense es desde hace décadas blanco recurrente de críticas por sus controvertidas operaciones, que a menudo terminan en fiascos. Así, el fracasado desembarco en Bahía de Cochinos, en Cuba, a principios de los años 1960, el caso Irán-Contras en los años 1980 y los informes falsos sobre armas de destrucción masiva en Irak a principios de los años 2000, fueron otras tantas ocasiones para que sus detractores señalaran con el dedo a la CIA. Pero a pesar de que la reputación de la agencia ha recibido un serio golpe con las detalladas y molestas revelaciones sobre el trato reservado a los prisioneros y las mentiras a la Casa Blanca y el Congreso, la CIA seguirá siendo un organismo vital del espionaje y la recolección de información en todo el mundo. Los recursos para financiarla han aumentado en miles de millones de dólares en los años posteriores a los atentados del 11 septiembre de 2001. La CIA dirige una flota de drones que matan regularmente a combatientes enemigos y dispone de cada vez más personal. A pesar de que la demócrata Dianne Feinstein, presidenta de la comisión de Inteligencia del Senado, quien redactó el estremecedor informe sobre la aplicación de torturas, describió las acciones de la CIA como una "mancha en nuestros valores y nuestra historia", la mayoría de los miembros del Congreso apoyan esas operaciones secretas, porque las consideran esenciales para combatir a adversarios como el grupo Estado Islámico (EI). Y a pesar de las conclusiones del informe de la senadora Feinstein sobre la ineficacia de las torturas, la CIA insiste en que sus brutales interrogatorios permitieron extraer informaciones cruciales para, por ejemplo, permitir localizar a Osama bin Laden, eliminado en 2011. "La administración Obama y muy ciertamente las siguientes continuarán apoyándose en la CIA para el trabajo tradicional de recolección de información y las operaciones antiterroristas en el mundo", declaró William Banks, experto en inteligencia y director del Instituto para la Seguridad Nacional y Antiterrorismo en la Universidad de Siracusa. "La agencia es realmente esencial para preservar la seguridad nacional ahora y en el futuro. Pienso que el episodio de las torturas es odioso, pero sigue siendo una excepción", agregó. La CIA a realizado operaciones riesgosas bajo todas las presidencias estadounidenses desde su creación en 1947. Dispone de poderes únicos para espiar, chantajear e incluso matar a enemigos de Estados Unidos en el mundo. Sus misiones adquirieron aun más importancia tras el 11 de Septiembre, cuando la persecución de terroristas se convirtió en la piedra angular de la estrategia de Washington para impedir nuevos atentados. Incluso los críticos más duros de la agencia, como el senador demócrata Mark Udall, apoyan las misiones esenciales de la CIA. Y tras media hora de críticas intensas en el Senado, donde lamentó que la agencia "se niegue a reconocer lo que ha hecho" y pidió la renuncia de su director, John Brennan, Udall afirmó que el informe sobre las torturas podría tener, a fin de cuentas, un impacto positivo sobre la CIA. El informe del Senado y una mayor transparencia ayudarán a Estados Unidos "a encontrar el equilibrio entre el secreto y los principios democráticos", dijo.El senador republicano Saxby Chambliss también descartó cualquier restricción presupuestaria para la CIA a modo de represalia. Afirmó que el organismo ha tomado hoy el buen camino: "Trabajamos de forma diferente en el presente y pienso que eso nos ayudará a largo plazo".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad