Dilma Rousseff llama a los brasileños a "movilizarse contra el golpe"

Dilma Rousseff llama a los brasileños a "movilizarse contra el golpe"

Mayo 12, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co

Tras ser suspendida del cargo, Rousseff tildó de "injusto y fraudulento" el juicio político que se abrió en su contra. Insistió en que no cometió ningún crimen.

La presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, llamó este jueves a los brasileños a movilizarse contra lo que consideró un golpe en su contra, en su primer discurso público tras ser suspendida por el Senado para ser sometida a un juicio político.

"La población sabrá decir no al golpe (....) A los brasileños que se oponen al golpe, sean del partido que sean, les hago un llamado, manténganse movilizados, unidos y en paz. La lucha por la democracia no tiene fecha de fin, necesita de nuestro compromiso constante. Siempre vale la pena luchar por la democracia. Jamás vamos a desistir", sostuvo Rousseff en una declaración ante la prensa en el Palacio de Planalto.

Rousseff tildó de "fraudulento, frágil e injusto" el juicio político que se inició en su contra y por el cual fue suspendida del cargo. Es acusada de "crimen de responsabilidad" por encubrir déficit presupuestarios y engrosar las arcas con préstamos de bancos estatales durante su campaña a la reelección de 2014.

Sin embargo, la mandataria se declaró inocente e insistió en que no cometió "ningún crimen" que amerite su destitución y que las estrategias contables de las que se le acusa fueron utilizadas anteriormente por varios gobiernos que hoy están en la oposición.

"Quiero decir a ustedes, que yo tengo orgullo de ser la primera mujer electa presidenta de Brasil. En estos años ejercí mi mandato de manera digna y honesta, en nombre de esos 54 millones de votos voy a luchar con todos los intrumentos legales para ejercer mi mandato hasta el fin hasta el 31 de diciembre de 2018", agregó. 

Insistió en que con su suspensión, lo que está en juego "no es apenas mi mandato, lo que está en juego es el respeto a las urnas, a la voluntad soberana del pueblo brasileño y la Constitución". 

La mandataria aseguró que es víctima de un "golpe moderno" liderado por su vicepresidente Michel Temer, a quien tilda de "traidor" y quien estará a cargo de la presidencia mientras se adelanta el juicio contra Rousseff.

También le dio este mismo calificativo al expresidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, suspendido por la Corte Suprema por obstruir investigaciones de corrupción en su contra. Ambos pertenecen al partido de centro derecha PMDB.

"El mayor riesgo para el país es ser dirigido por un gobierno sin voto (...) que no tendrá legitimidad para implementar soluciones para los desafíos de Brasil", aseveró tras recordar que fue electa para gobernar hasta fines de 2018.

Sin embargo, Dilma no se mostró derrotada, por el contrario aseguró que se apoyará en el pueblo de su país.

"Aprendí a confiar en la capacidad de nuestro pueblo, ya viví muchas derrotas y grandes victorias. Pero nunca imaginé que sería necesario luchar de nuevo contra un golpe en nuestro país. Tengo certeza de que la población podrá decir no al golpe", dijo.

"El destino siempre me reservó muchos y grandes desafíos. Algunos parecían imposibles, pero conseguí vencerlos. Ya sufrí la tortura,  sufrí la enfermedad, ahora sufro el dolor de la injustica, pero lo que más duele es percibir que estoy siendo víctima de una farsa jurídica y política", arremetió la mandataria brasileña.

Rousseff luego salió a la rampa de Planalto y repitió su discurso ante unos 500 simpatizantes de movimientos sociales, indígenas, homosexuales y representantes de minorías que agitaban globos rojos, la alentaban al grito de "¡Resistiremos!" y coreaban "¡Fuera Temer!". El expresidente Luiz Inacio Lula da Silva, su padrino político, estaba a su lado.

El Senado de Brasil aprobó en la madrugada de este jueves someter a un 'impeachment' a la mandataria y la apartó del cargo por hasta 180 días, tiempo máximo para que concluya el juicio y se toma una decisión definitiva.

En la votación, que se produjo después de una sesión continua de 20 horas y media de duración, 55 senadores se pronunciaron a favor del juicio político, 22 votaron en contra, mientras que cuatro estuvieron ausentes.

Para destituirla definitivamente, la oposición requiere dos tercios de los votos del Senado (54 del total de 81 miembros). Uno menos que los registrados este jueves, lo cual torna poco probable su retorno al poder.

Dilma se aleja del cargo con apenas un 10% de popularidad, en medio de una grave recesión económica y un escándalo de corrupción que ha manchado a buena parte de la élite del poder en Brasilia. Y se quedará sin inaugurar los Juegos Olímpicos que se celebran en agosto en Rio de Janeiro.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad