Diez personas escaparon de cafetería tomada por presuntos islamistas en Sídney

Diez personas escaparon de cafetería tomada por presuntos islamistas en Sídney

Diciembre 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP

Varias personas fueron tomadas como rehenes en el local. La Policía sospecha que los responsables del hecho son integrantes de un grupo filial al Estado Islámico.

Diez personas lograron escapar en Australia, tras permanecer retenidas por un hombre, al parecer de procedencia iraní.El hombre armado, que al parecer actúa en solitario, secuestró este lunes a varias personas en un café de Sídney, donde hizo colocar una bandera utilizada a menudo por grupos yihadistas. Seis horas después del inicio de la toma de rehenes, cinco personas -tres hombres y dos mujeres- lograron salir del café en dos momentos diferentes, dijo la policía australiana. Doce horas después, otras cinco personas salieron del lugar.Por su parte, el portavoz del hospital de St. Vincent, David Faktor, dijo que uno de los rehenes fugados se encontraba en estado satisfactorio en su unidad de urgencias. Fue el único de los prisioneros liberados trasladado al hospital.Decenas de policías tuvieron que desplazarse al Lindt Chocolat Café, un establecimiento situado en Martin Place, una plaza peatonal del barrio financiero, en el centro de Sídney, donde también hay varios edificios oficiales. Las imágenes de televisión mostraban en las ventanas del café una bandera negra con la inscripción en árabe "No hay otro Dios que Alá, Mahoma es el mensajero de Alá". "Es chocante para todo el mundo", dijo Goldie Jamshidi una empleada de un local del barrio. El gobierno dijo que no estaba clara la motivación, pero que la bandera es un símbolo que utilizan algunos grupos jihadistas. Tras los hechos, más de 40 agrupaciones musulmanas australianas condenaron la toma de rehenes y la utilización del emblema. "Rechazamos todo intento de arrebatar vidas inocentes de seres humanos o de infundir miedo y terror", dijeron en un comunicado, en el cual afirmaron que "individuos desorientados" se han apropiado indebidamente de símbolos islámicos. El drama comenzó en torno a las 9:45 de la mañana en Martin Place, una plaza en el corazón del distrito financiero y comercial de la ciudad que está llena de compradores buscando regalos en esta época del año. Muchos de los que estaban en el café se habrían visto atrapados cuando pararon a tomar un café por la mañana. Imágenes de televisión mostraban a varias personas con las manos en alto en el interior del establecimiento, que apoyaban las manos contra el escaparate, y a dos personas sosteniendo lo que parecía ser una bandera negra con la Shahada, o declaración islámica de fe. Australia ha estado en alerta en las últimas semanas por el temor del gobierno de que algunos de sus ciudadanos que luchan junto a los yihadistas en Irak y Siria puedan cometer ataques a su regreso al país. El primer ministro Tony Abbott convocó una reunión de seguridad nacional y calificó de "inquietantes" los hechos, a la vez que llamó a sus conciudadanos a guardar la calma. Según informó la Casa Blanca, el presidente estadounidense Barack Obama fue informado sobre la situación. De los cinco rehenes que lograron escapar figura la camarera Elly Chen y un empleado del gigante informático indio Infosys, informó la empresa. Cerrada ópera de Sídney Los medios australianos reportaron que el secuestrador hizo varias demandas, pero estas publicaciones fueron retiradas luego de que la policía pidiera que no fueran difundidas. El periodista Chris Kenny, que se encontraba en el café justo antes de la toma, dijo al periódico The Australian, en el que trabaja, que había oído que no funcionan las puertas automáticas de la entrada y que una mujer, que se disponía a entrar cuando él iba saliendo, vio a un hombre con un arma que dijo: "arriba las manos". Martin Place, el barrio donde está situado el café, es un centro financiero y alberga varios edificios públicos como el Parlamento de Nueva Gales del Sur y el Banco Central, y sedes diplomáticas, como la embajada de Estados Unidos.Tras la toma, la ópera de Sídney canceló las funciones de la noche. Muchas tiendas decidieron cerrar temprano y en las calles se veía mucha menos gente de lo habitual. "Todas las tiendas alrededor cerraron por motivos de seguridad", dijo Marian Chung, gerente de un comercio turístico que vende peluches de canguros y de koalas. El incidente coincide con el arresto en Sídney de un hombre de 25 años que según las autoridades podría formar parte de un plan para cometer atentados en territorio australiano. Su arresto forma parte de las "investigaciones en curso para planificar un ataque terrorista en suelo australiano y para facilitar el viaje de ciudadanos australianos a Siria para participar en la lucha armada" . Por el momento se desconoce si la detención y la situación en el café están relacionados. En septiembre, el gobierno decidió aumentar el nivel de alerta por amenazas terroristas y la policía llevó a cabo operaciones antiterroristas en todo el país, en las que sólo se acusó a dos personas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad