Diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela pende de un hilo

default: Diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela pende de un hilo

Las posturas irreconciliables de los voceros del gobierno y la oposición dificultan la posibilidad de llegar a un acuerdo que ponga fin a la crisis.

Diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela pende de un hilo

Mayo 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co | AFP
Diálogo entre el gobierno y la oposición de Venezuela pende de un hilo

Una mujer con una bandera venezolana encara a agentes de la policía bolivariana en una manifestación antigubernamental en Caracas, Venezuela.

Las posturas irreconciliables de los voceros del gobierno y la oposición dificultan la posibilidad de llegar a un acuerdo que ponga fin a la crisis.

El diálogo de paz entre el gobierno y la oposición venezolana enfrenta una crisis marcada por las posturas irreconciliables de sus voceros, que ponen en riesgo el nuevo encuentro agendado para el jueves y el intento de frenar más de tres meses de violentas protestas. El secretario general de la Mesa de Unidad Democrática (MUD), Ramón Guillermo Aveledo, anunció dos días antes que la heterogénea coalición de 32 partidos opositores se levantaba de la mesa y que su vuelta a ella dependería de las acciones del gobierno. Y hasta ahora no ha cambiado de postura.La detención de más de 200 estudiantes en las protestas antigubernamentales de los últimos días, las declaraciones de algunos voceros oficiales desconociendo los acuerdos alcanzados en las negociaciones y la falta de definición sobre los casos de presos opositores son las razones expuestas por Aveledo para justificar el "congelamiento" de los encuentros. "Este proceso está en crisis por responsabilidad del gobierno nacional", señaló un Aveledo visiblemente molesto que aseguró que este jueves la oposición sólo se reunirá con los cancilleres de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur), testigos de buena fe del diálogo desde su inicio el 10 de abril. Mientras tanto, el presidente socialista Nicolás Maduro respondió que se mantendrá en el diálogo, pese a las "presiones para destruir los niveles básicos de diálogo que tenemos con la oposición política". "Yo no me voy a parar de la mesa", dijo en su programa de radio "En contacto con Maduro".Con el acompañamiento de los cancilleres de Unasur y del nuncio apostólico en Caracas, la oposición y el gobierno tenían previsto para este jueves un quinto encuentro -que pende de un hilo- para alcanzar algunos acuerdos que podrían poner fin a meses de protestas, con saldo de 42 muertos y más de 800 lesionados, y que este miércoles continuaron en Caracas con una marcha de estudiantes que culminó con más de 100 detenidos tras disturbios. Un punto inciertoEl politólogo Nicmer Evans aseguró a la AFP que "sin duda el diálogo está en crisis" y que el futuro de las negociaciones dependerá, entre otras cosas, del "discurso coherente y cuidadoso de ambas partes", así como del fin del "show político". Para la analista política Mercedes Pulido de Briceño, el diálogo se encuentra en un punto "incierto" y "sin avances", mientras los venezolanos siguen padeciendo la violencia criminal que virtualmente los encierra en casa al caer la noche, una inflación anual de casi 60% y las largas filas en los automercados para probar su suerte en la búsqueda de papel higiénico, café y hasta desodorante. Pulido considera que la "crisis" es producto de que, por un lado, Maduro "es prisionero de su entorno, del partido de gobierno, de los radicales, de los militares (...) que quieren resolver los problemas defendiendo la revolución", explicó a la AFP. Por el otro, "la oposición tiene que ser más firme y concreta en sus posiciones", a pesar del "archipiélago de opiniones tan diversas" de los radicales que han rechazado el diálogo desde su génesis y los moderados, como el expresidenciable Henrique Capriles, que insisten en mantenerse en la mesa con la Constitución en la mano, indicó Pulido. Evans, cercano al chavismo, plantea que "lo importante son los términos en que se debate en la mesa". Los opositores, señaló, "deben reconocer su incidencia en la violencia e insistir en que se detenga", así como evitar las "listas" de solicitudes. "Cuando condicionas todo a una agenda predeterminada, se tranca el juego y se genera frustración", dijo. Los sondeos señalan que casi 60% de los venezolanos reprueba la gestión de Maduro, heredero político de Hugo Chávez, y un tercio lo responsabiliza de la crisis económica en este país que posee las mayores reservas petroleras mundiales. Para Evans, el gobierno tendría entonces "que evaluar en qué ceder", pues asegura que "el país reclama un diálogo en el que ambas partes reconozcan cosas".

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad