Detienen a expresidente Lula da Silva en Brasil por fraude en Petrobras

Detienen a expresidente Lula da Silva en Brasil por fraude en Petrobras

Marzo 04, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co l AFP

Lo señalan de corrupción y presunto lavado de activos con dineros producto de "grandes favores" a constructoras investigadas en el caso Petrobras.

[[nid:513994;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/03/mvd6751668.jpg;full;{Tras haber sido detenido el expresidente brasileño Lula da Silva por posibles delitos de corrupción y lavado de dinero del esquema Petrobras, decenas de manifestantes se hicieron frente a la casa de él para apoyarlo y otros para repudiarlo.Agencia AFP}]]

La Policía brasileña allanó este viernes el domicilio del expresidente Luiz Inácio Lula da Silva en Sao Paulo y lo llevó a declarar con el fin de investigar si cometió delitos de corrupción y lavado de dinero en el proceso que se adelanta por fraude a la empresa Petrobras.

"La Policía federal hace hoy una operación de allanamiento e incautación (de documentos) en la casa de él, del Instituto Lula y de una serie de asesores y personas de su familia", dijo José Chrispiniano, asesor de prensa del expresidente y del instituto que lleva su nombre. Lea también: La gigantesca escala de corrupción en la brasileña Petrobras

La investigación es por "posibles delitos de corrupción y lavado de dinero del esquema Petrobras practicados por el expresidente Lula y asociados", precisó la Fiscalía del estado de Paraná.

Lula habría recibido "muchos favores" de grandes constructoras acusadas de corrupción en Petrobras, dijo este viernes el fiscal Carlos Fernando dos Santos Lima, quien tiene a cargo de la investigación.

"Aproximadamente 30 millones de reales (unos 8 millones de dólares) entre conferencias y donaciones fueron puestos por grandes constructoras a disposición de Lula", agregó el fiscal.

Explicó que "los favores son muchos y difíciles de cuantificar. Es más fácil cuantificar las obras en el tríplex y las obras en la finca", en referencia a dos propiedades que la Fiscalía sospecha fueron pagadas por constructoras en beneficio de Lula.

"Estamos analizando evidencias de que el expresidente y su familia recibieron ventajas para conseguir acciones dentro del gobierno. Eso aún es una hipótesis investigativa", manifestó el fiscal Lima.

Precisó que las grandes constructoras involucradas en el fraude a la petrolera hicieron el 60% de las donaciones recibidas por el Instituto Lula, propiedad del exmandatario, por un total de 20 millones de reales entre 2011 y 2014.

Seis constructoras hicieron pagos de 10 millones de reales que representan el 47% de los ingresos de la empresa LILS Palestras de Lula. Las empresas son Odebrecht, OAS, Camargo Correa, Queiroz Galvao, Andrade Gutierrez y UTC.

"Hay evidencias de que el expresidente Lula recibió valores oriundos del esquema Petrobras por medio del envío y reforma de un apartamento tríplex y de una finca en Atibaia, de entrega de muebles de lujo en las dos propiedades y de almacenaje de los bienes por una empresa de transporte", sostuvo la Fiscalía.

Fue enfático en afirmar que "no hay nadie exento de investigación en el país (...) Lula no tiene fueros privilegiados".

Lula niega ser propietario de dicho tríplex en un balneario del estado de Sao Paulo y de la finca. La fiscalía sospecha que los predios fueron reformados por las grandes constructoras brasileñas, que a cambio obtenían contratos en la estatal Petrobras.

Lula continúa siendo una de las figuras políticas más influyentes de Brasil y su destino está estrechamente ligado al de su sucesora, la presidenta Dilma Rousseff, y al del partido que fundó, el izquierdista Partido de los Trabajadores, PT.

La 'Operación Lava Jato' (lavadero de autos) que desvió más de 2.000 millones de dólares de Petrobras es considerada la mayor investigación anticorrupción de la historia de Brasil y ya ha enviado a prisión o amenaza con hacerlo a parlamentarios, gobernadores, exfuncionarios y algunos de los principales empresarios del país.

Los allanamientos se producen un día después de un vendaval político en Brasil tras la filtración de supuestas declaraciones de un senador oficialista, Delcidio Amaral, acusando a Rousseff de interferir en la investigación del escándalo en Petrobras y a Lula de estar al tanto del esquema de corrupción.

La noticia movilizó a partidarios y detractores del exmandatario hasta la terminal. Incluso, el Instituto de su propiedad calificó la detención de Lula como "una agresión al Estado de Derecho".

La Policía informó que cerca de 200 policías federales y 30 auditores cumplen 44 mandatos judiciales (33 de búsqueda y aprehensión y 11 de conducción coercitiva) en Rio de Janeiro, Sao Paulo y Bahia.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad