Detenidos confiesan haber asesinado a estudiantes desaparecidos en México

Noviembre 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AFP

Según la Fiscalía de ese país, presuntos sicarios del narcotráfico dijeron que los homicidios se perpetraron luego que policías corruptos se los entregaron. Las autoridades realizarán el cotejo de ADN de una serie de restos hallados en el lugar indicado por los detenidos.

Tres presuntos sicarios del narcotráfico detenidos por las autoridades mexicanas, declararon haber asesinado a los 43 estudiantes normalistas que permanecen como desaparecidos desde hace más de un mes en Iguala, estado de Guerrero de ese país. Así lo indicó este viernes el procurador General de México, Jesús Murillo Karam. Sin embargo, precisó que aún no se puede confirmar que una serie de restos óseos calcinados hallados en el Río San Juan, cercano a Cocula, sí pertenezcan a los estudiantes. "Se el enorme dolor que produce en los familiares la información que hemos obtenido. Los testimonios e informaciones que hemos recabado apuntan lamentablemente al homicidio de un amplio número de personas en el municipio de Cocula", dijo Murillo.Pero aclaró que aunque "hay muchos indicios que nos podrían indicar que son, la obligación de la autoridad es mantener la investigación hasta que tengamos plena certeza". Murillo compareció ante la prensa con un despliegue de fotografías, mapas y testimonios grabados en video en los que los tres detenidos, miembros del cartel de los Guerreros Unidos, ofrecieron detalles escabrosos sobre cómo murieron los estudiantes y cómo intentaron sistemáticamente destruir sus restos y las pruebas del crimen. Según las autoridades, el 26 de septiembre, los estudiantes se dirigieron en dos autobuses desde su escuela en la localidad de Ayotzinapa a la ciudad de Iguala. Allí, después de tomar dos autobuses más, fueron atacados y retenidos por la policía municipal, enviada por el alcalde José Luis Abarca para interceptarlos porque creía que iban a interrumpir un discurso que ofrecía su esposa como directora local de un organismo público de protección a la infancia.El mes pasado, la Fiscalía General mexicana solicitó las órdenes de captura contra el alcalde de Iguala, su esposa y su secretario de seguridad pública acusándolos de autores intelectuales del crimen. El alcalde y su esposa, María de los Ángeles Pineda, hermana de al menos tres narcotraficantes, son vinculados al cartel Guerreros Unidos, al que la Fiscalía acusa de haber intervenido en la desaparición de los estudiantes.Después de ser detenidos por la policía, los estudiantes fueron trasladados a la estación policial de Iguala y desde allí llevados a una loma entre Iguala y la vecina Cocula, dijeron las autoridades. Allí, los policías municipales entregaron a los detenidos a miembros de Guerreros Unidos, que los subieron a un camión de carga de tres toneladas y a otro vehículo menor y los llevaron al basurero municipal, situado en una quebrada. Algunos, al menos 15, llegaron ya muertos asfixiados en el camión, según el testimonio de los detenidos. A los que aún estaban vivos, los pusieron en el suelo boca abajo, les interrogaron para saber si pertenecían a alguna organización criminal rival y les dispararon. Después, los arrojaron a un barranco en el basurero y les prendieron fuego. Las llamas, alimentadas con gasolina, neumáticos y madera, se prolongaron desde la medianoche del mismo día en que fueron detenidos hasta entrada la tarde del día siguiente. "Los huesos están en tal proceso de calcinación que con tocarlos se convierten en polvo y eso hace muy difícil la extracción de ADN para terminar la identificación" , explicó Murillo, que también afirmó que los análisis de ADN se harán en la Universidad de Innsbruck, en Austria. En una larga, y por momentos confusa explicación de la investigación realizada al momento, el procurador Murillo Karam mostró en una rueda de prensa cientos de fragmentos de huesos y de dientes calcinados, que fueron recuperados del río.Igualmente confirmó que algunos restos humanos encontrados en fosas clandestinas descubiertas después de la desaparición no corresponden a la de los estudiantes. Se cree que en esas fosas hay mujeres y personas asesinadas en agosto. Los 43 estudiantes desaparecidos son hombres en su totalidad. Las autoridades mexicanas también indicaron a los familiares de los estudiantes desaparecidos el viernes que habían encontrado seis bolsas con restos humanos no identificados a la orilla del río. "Nos dijeron que encontraron seis bolsas con cenizas y que se trata de una nueva línea de investigación", dijo Martinez, que además es tutor de dos de los desaparecidos tras una reunión con Murillo Karam en Chilpancingo, capital de ese estado. Los familiares, que calificaron la reunión como "tensa", rechazan la información ofrecida por las autoridades y no aceptan ninguna identificación de los restos humanos hasta que un grupo de forenses argentinos, que colabora con la investigación, no confirme si se trata, o no, de sus hijos y confirme o niegue las versiones de las autoridades mexicanas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad