Después de 33 años, presidente de Yemen decidió dejar el poder

Noviembre 24, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Resumen de agencias
Después de 33 años, presidente de Yemen decidió dejar el poder

El Cairo. Este miércoles hubo nuevos enfrentamientos entre manifestantes, que protestan contra el gobierno militar, y las fuerzas de seguridad egipcias. Ya van 38 muertos en cinco días.

Alí Abdalá Salé renunció para buscarle una salida a la crisis política y a las revueltas que enfrenta este país. En 30 días el vicepresidente Abed Rabbo Mansur Hadi convocará a elecciones anticipadas.

El presidente yemení Alí Abdalá Salé aceptó renunciar este miércoles a su cargo para poner fin a una prolongada insurrección que buscaba derrocarlo luego de 33 años de estar en el poder.Sentado junto al rey Abdalá en la capital saudí, Salé firmó un acuerdo elaborado por sus vecinos del Golfo Arábigo y respaldado por EE.UU. para entregar el poder en 30 días a su vicepresidente, Abed Rabbo Mansur Hadi, quien convocará a elecciones anticipadas en 90 días.Salé sonrió al firmar el acuerdo y aplaudió brevemente. En una corta conversación con la familia real saudí y diplomáticos internacionales, prometió cooperar con el nuevo gobierno.“Este desacuerdo de los últimos 10 meses ha tenido un fuerte impacto en Yemen en los terrenos de la cultura, el desarrollo y la política, lo que condujo a una amenaza a la unidad nacional y destruyó lo construido en años anteriores”, dijo.Salé es el cuarto mandatario árabe derrocado en la llamada Primavera Arabe, después de los de Túnez, Egipto y Libia.Durante meses, Estados Unidos y otras potencias trataron de convencer a Salé que aceptara la propuesta del Consejo de Cooperación del Golfo. Él accedió, pero luego se retractó en tres ocasiones. Mientras tanto, crecían los temores internacionales de un colapso de la seguridad en Yemen que pudiera ser aprovechado por una rama local de al-Qaida.Antes de la insurrección en febrero, Yemen ya era el país más pobre de la región, y con un gobierno que tenía escasa autoridad fuera de la capital Saná.Salé enfrentaba los problemas del país sin hacer caso a los reclamos de los manifestantes que exigían su renuncia, y que con frecuencia eran reprimidos por la seguridad. Calificaba las protestas de “golpe de Estado”, y un atentado con bomba a la mezquita del palacio que lo hirió gravemente, un “escándalo”.El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, celebró que el Presidente de Yemen, firmara el acuerdo para el traspaso del poder, que consideró un “importante paso adelante para el pueblo yemení”.El Departamento de Estado también mostró su apoyo, y aseguró que espera que beneficie “al pueblo yemení en su búsqueda de un país unido, democrático y próspero”, según el portavoz, Mark Toner.“Durante más de diez meses, el pueblo yemení ha expresado valiente y categóricamente sus peticiones de cambio en ciudades de todo Yemen, enfrentándose a la violencia y a unas condiciones extremadamente duras”, aseguró Obama.“El acuerdo de hoy les acerca de forma importante a hacer realidad sus aspiraciones de un nuevo comienzo en Yemen”, añadió el Presidente, para quien el pueblo yemení “merece la oportunidad de determinar su propio futuro”.El Mandatario urgió a todas las partes a poner en marcha inmediatamente el proceso de transición y aseguró que Estados Unidos se mantendrá del lado del pueblo yemení mientras se embarcan en esta transición histórica.Para EE.UU., el “factor clave” está ahora en la aplicación del acuerdo, que estipula que Saleh traspase el poder al vicepresidente y se hagan las elecciones.Caos en EgiptoLa tensión en la plaza Tahrir creció este miércoles en medio de intentos del Ejército de detener la violencia entre manifestantes, por un lado y policía y matones, por otro, mientras la crisis política se agrava a cinco días de los comicios legislativos.Decenas de miles de personas exigen la renuncia de la Junta Militar. A primeras horas de la noche, los ‘baltaguiya’ (matones) hicieron presencia y se enfrentaron con palos y armas blancas a los que protestan.El candidato presidencial y premio nobel de la Paz, Mohamed el Baradei, denunció el uso “bárbaro e injustificado" de la fuerza por parte de la Policía en El Cairo y exigió “un cambio total” en el país.Las críticas internacionales al gobierno militar crecieron. ONU criticó a las autoridades el uso excesivo de la fuerza. Alemania pidió una rápida transferencia del poder a un gobierno civil. EE.UU. está preocupado por la represión a los civiles.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad