Desempleo, desalojos y hambre, el resultado de la crisis en España

Junio 24, 2012 - 12:00 a.m. Por:
Diego Muñoz Corresponsal de El País en España
Desempleo,  desalojos y hambre, el resultado de la crisis en España

La pobreza que hoy afecta al 21% de la población española ha llevado a que más personas acudan a los comedores comunitarios para poder alimentarse. El número de hogares con niños en los que ninguno de los adultos tiene un trabajo creció un 120% entre 2007 y 2010.

Según el Fondo Monetario Internacional la crisis de la zona del euro es producto de varios factores: la valoración equivocada del riesgo y la falta de disciplina económica por muchos años.

Hace seis meses que Javier García Escudero y su familia, esposa y dos hijos, acuden a uno de los comedores que Cáritas Diocesana ha abierto en Madrid desde que en 2007 España comenzó a ser golpeada por la crisis. No han sido los únicos. Desde hace cinco años la cifra de personas atendidas por la entidad a cargo de la iglesia católica se ha duplicado, pasando de 450.000 entonces, a 1.500.000 personas en lo que va del año. La historia de Javier es tan simple y dura como la de cerca de dos millones de hogares españoles en los que ninguno de los cabeza de familia tiene trabajo.Elena Mogollón, su esposa, encargada de un almacén de zapatos, perdió el empleo hace dos años cuando cerró el local debido a la entrada de las tiendas de zapatos chinos. Para cuando él se quedó sin trabajo, el piso (casa) en que vivían en la zona de Ascao (Pueblo Nuevo) estaba listo para remate, como ocurrió en diciembre del año pasado. Ni siquiera alcanzaron a pasar la Navidad en la casa en la que vivieron los últimos seis años. Tuvieron que irse a la casa de los padres de Javier, dos jubilados que estrecharon todo para recibirlos con dos niños de 8 y 11 años.A Javier le da vergüenza contar su historia, porque alguien una vez que la escuchó, le señaló de perezoso por no haber encontrado otro trabajo. “Desde el mismo día en que me quedé sin trabajo, -explica Javier- todos los días sin parar, he salido a buscar algo, lo que resulte. Pero tengo 51 años y ya nadie quiere saber de mí. Ni siquiera para jardinero”. Su esposa no tiene contrato alguno, pero cuida ancianos y niños y hace la limpieza, junto con Javier, en un bar y una oficina bancaria. Con eso viven, además de la pensión de 560 de euros de sus padres.Y es que la crisis no es sólo para los que buscan empleo. También la sufren los jubilados, las personas mayores que en tiempos como estos han tenido que darle de nuevo cabida a sus hijos. En una edad en la que deberían estar descansando y disfrutando de sus pensiones los abuelos han tenido que asumir otros roles, desde el cuidado de los nietos hasta la manutención de sus hijos obligados a retornar. Hoy España es un país pobre, al menos más pobre que hace cinco años, con un 21,8% de personas viviendo bajo el umbral de la pobreza, lo que lo sitúa casi al final de la cola de Europa, junto a Bulgaria o Rumania, según el informe de Exclusión y Desarrollo Social en España.“Se trata de una pobreza más extensa, más intensa, más crónica y que ha hecho que la diferencia sea cada vez mayor entre quienes son pobres y no lo son”, dice el secretario General de Cáritas, Sebastián Mora. “Además -agrega- la exclusión social ha ido en aumento. Si en 2010 afectaba a mas de 11 millones de españoles, es decir, la cuarta parte de la población, ahora la cifra ha aumentado a niveles insospechados. Nosotros lo vemos y lo sentimos cada día en Cáritas, llega mucha gente, 300.000 nuevos pobres en 2011, sobre todo personas de clase media”.La crisis ha arrasado con todo. De la misma manera como se vino abajo la industria del ladrillo, se ha venido abajo la calidad de vida, el estado de bienestar y los derechos sociales ganados a pulso durante tantos años.No hay empleo “No sólo se trata de perder el empleo, que ya es mucho en un país que tiene la mayor tasa de desocupados de Europa (25%), -explica la economista Eire Sanjuán- sino que además los Gobiernos como el de Grecia, Portugal tienen en su agenda una lista grande de recortes y de paso, aumento de impuestos, mucho más con el rescate a los bancos que se acaba de oficializar. Cataluña acaba de aprobar el copago sanitario, es decir, que se han ido perdiendo el acceso a derechos tan básicos como la sanidad y la educación. “Además las minas de carbón van a cerrar, los profesores son cada vez menos mientras los alumnos son cada vez más, las medicinas las vamos a pagar, los hospitales y escuelas de los pueblos pequeños están cerrando, las pensiones se estancaron, los salarios están bajando, es decir, de la España rica ya queda muy poco. Lo que hay es una España empobrecida donde cada día, tres familias pierden su hogar, son desalojadas”, dice la economista.Este es otro de los indicadores de cómo está la situación. En 2007 se llevaron a cabo 25.000 desalojos y en 2010, más de 100.000. El año pasado 150.000 familias perdieron su casa por no poder pagar las cuotas de las hipotecas. Eran casas compradas hasta 5 veces más de su valor real. Una vivienda que hace diez años costó 350.000 euros, hoy sólo vale 100.000 euros.Los comedores de Cáritas son una imagen viva de la nueva España, la pobre. Unos 300.000 nuevos comensales en sólo 2011 y en lo que va del año, otros 50.000, gente que necesita ayuda básica como comida, ayuda para sus hijos o dinero para pagar facturas. Son jóvenes, de entre 30 años y 44 años por lo general, solteros o parejas con hijos, casi todos ellos que ya han agotado las prestaciones por desempleo y ven peligrar su vivienda.Para Marcos Peña, presidente del Consejo Económico y Social de España (CES), si siguen los recortes en educación, sanidad y dependencia, el problema de la pobreza se extenderá, se volverá crónico, aún mucho tiempo después de que haya pasado la crisis.“Creo que estamos viviendo una situación pavorosa. Somos el país que más rápido se ha empobrecido entre los socios de Europa porque la mayoría de las acciones y recortes, afectan mucho más a los mas pobres”, afirma.Las causas de la crisisEl economista Paúl Krugman, afirma que el Estado de bienestar no fue necesariamente el causante de los problemas de endeudamiento de España y los países europeos, pues hay casos como Suecia que tiene un gran gasto social y un buen manejo de sus finanzas.El periodista Justo Montes Sánchez dice que de 91.000 millones de euros de déficit que tiene España, sólo 26.000 millones de euros eran imputables al estado de bienestar tradicional (sanidad, educación, seguridad, asuntos sociales o justicia). El resto, correspondió a mantener una maquinaria innecesaria que “convierte al país en un mastodonte improductivo”.Se estima que el gasto social orientado al Estado de Bienestar en Europa era cercano al 20% o 25% del PIB; mayor que el 15% y 20% del PIB de los liberales como Irlanda y el Reino Unido, pero menor que el 25% y 30% de los social-demócratas como Suecia, Noruega y Dinamarca. Según el secretario del Tesoro de EE.UU., Timothy Geithner, las causas de la crisis en España no fueron el despilfarro fiscal, sino la pérdida de competitividad y el alto endeudamiento del sector privado.El Fondo Monetario Internacional (FMI) le ha sugerido a España para lo que queda de 2012, la subida de los impuestos indirectos, mas recortes en los gastos salariales de la administración pública y una serie de medidas que lo que harán es sumir aun más en la pobreza a casi un cuarto de la población que ya está en ella.En medio de todo están los inmigrantes, los grandes olvidados que sobreviven como pueden, ya que la mayor parte de las ayudas que recibían se agotaron y no se renovaron.Por eso han decidido regresar. Por lo menos 20.000 colombianos se han ido, y este junio, cuando los niños terminen el colegio, se irán muchos más. También han salido unos 50.000 ecuatorianos, y 10.000 bolivianos. España ya no es un país para vivir. La crisis y el despilfarro de muchos años, le cobraron la factura.Negocios cerradosEspaña podría salir de la crisis, según expertos económicos, en el año 2015. Hasta entonces queda un largo camino de recortes, austeridad y oportunidades perdidas por los negocios cerrados. Desde el 2010 hasta la fecha, han cerrado por lo menos 150.000 de los 850.000 negocios que para entonces existían en España.Entre 2008 y 2009 se cerraron 52.000 negocios y se perdieron 90.000 empleos, según la Confederación Española de Comercio (CEC).Una encuesta de la entidad indicó que el 70% del comercio ha tenido que bajar los precios y el 60% sus gastos. El 10% de los que tenían más de una tienda, ha tenido que clausurar algún punto de venta.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad