Derribo de avión de Malaysia Airlines detonaría injerencia de occidente en conflicto ucraniano

Julio 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Patricia Lee Corresponsal de El País

El derribamiento de un avión de Malaysia Air Lines, con 298 personas a bordo, en el espacio áereo ucraniano hizo voltear la mirada mundial a un conflicto que amenaza con desbordarse.

El derribo del avión de Malaysia Airlines en el espacio aéreo de Ucrania genera una situación crítica en el conflicto que desgarra a esta nación y tendrá serias consecuencias internacionales. Si como anuncian la mayoría de medios de comunicación, se confirma que el avión fue derribado por un misil tierra-aire disparado desde un sistema BUK de origen ruso, manejado por los separatistas de las autoproclamadas repúblicas de Donetsk y Lugansk en el oriente ucraniano, el hecho agravará el enfrentamiento militar y podría llevar a una participación mucho más directa de Occidente.La guerra civil que se desarrolla en Ucrania estalló tras la caída del gobierno de Victor Yanukovich en febrero, después de tres meses de manifestaciones en la Plaza Maidán en contra de la suspensión de la firma del Tratado de Asociación entre Ucrania y Europa, en noviembre de 2013. En reacción al nuevo gobierno de Kiev, un mes después, la península de Crimea decidió en un referéndum su reincorporación a Rusia, estimulando en el oriente de Ucrania las manifestaciones que recibieron el nombre de anti Maidán. En mayo, sendos referendos realizados en Donetsk y Lugansk proclamaron la independencia de estas dos regiones, que luego no participaron en las elecciones presidenciales del 25 de mayo, en las cuales fue electo Petro Poroshenko.Kiev inició una “Operación Antiterrorista” que empezó a cobrar víctimas civiles en las dos regiones, al tiempo que más de cien mil personas huyeron a Rusia y cerca de 50.000 a otras regiones de Ucrania.A nivel internacional, los gobiernos de la Unión Europea y de Estados Unidos empezaron a imponer sanciones a Rusia, acusando al gobierno de Vladimir Putin por los hechos en el oriente de Ucrania. Pero a pesar de haber reincorporado a Crimea, el Kremlin no tuvo la misma política con las dos repúblicas autoproclamadas, a las cuales no ha reconocido hasta el momento, si bien los rebeldes cuentan con el apoyo de soldados, dinero y armas venidas de las porosas fronteras del país vecino. El nuevo presidente Petro Poroshenko dijo que su prioridad era buscar la pacificación del país, pero el cese al fuego y las negociaciones con los rebeldes realizadas durante el mes de junio no tuvieron ningún resultado y los combates continuaron.En julio, las fuerzas ucranianas obtuvieron un importante éxito, al lograr la retirada de las fuerzas rebeldes de las ciudades de Slaviansk y Kramatorsk, que se habían convertido en símbolos de la resistencia, pero en las últimas semanas, los separatistas rusos empezaron a obtener algunos logros militares, como el derribo de aviones militares ucranianos.Momento crucialEn este contexto se produce el derribo del avión de Malaysian Airlines. Según fuentes militares de Estados Unidos, el disparo que destruyó al avión habría venido de un cohete SA 11, de origen ruso manejado en territorio controlado por los rebeldes.Distintas versiones sostienen que los rebeldes habrían tomado una base militar ucraniana en los últimos días y se habrían jactado de tener en sus manos un sistema BUK. Según otras versiones, estos aparatos estarían fuera de uso.Otras fuentes aseguran que el inventario de sistemas antiaéreos de Ucrania está completo, lo cual indicaría que se trató de un sistema antiaéreo proveniente de Rusia. El gobierno de Kiev también dio a conocer un video en el cual un camión con un sistema BUK cruza la frontera con Rusia y entregó a la prensa grabaciones de audio entre separatistas en el terreno que hablan sobre el derribo de un avión en esa zona y de una publicación en vkontakte, una suerte de facebook ruso, en el cual el líder militar rebelde Igor Strelkov informa haber deribado un AN 26 en esa zona, lo cual hace suponer que pueden haber confundido el avión comercial con un avión militar.El presidente Vladimir Putin culpó de la tragedia del avión malasio a Ucrania, señalando que en ese país se desarrollan las acciones armadas. El embajador ruso ante las Naciones Unidas, en la sesión extraordinaria del Consejo de Seguridad dedicada al tema, señaló que, al continuar su ofensiva militar, Ucrania “eligió el camino incorrecto y sus colegas occidentales los apoyaron. Hablo de Estados Unidos que los empujó en esta escalada” y “ahora quieren culpar a Rusia”, agregó.“Este es un crimen contra la humanidad. Se han cruzado todas las líneas rojas”, dijo el primer ministro ucraniano Arseni Yatseniuk. “Pedimos a nuestros amigos en el mundo que hagan todo lo posible para parar esta guerra: una guerra contra Ucrania, una guerra contra Europa, y ahora, después de que los terroristas derribaron el avión de Malaysian Airlines, una guerra contra el mundo”. Rusia niega cualquier posibilidad de que uno de estos sistemas antiaéreos haya pasado las fronteras hacia Ucrania, o que haya vuelto desde allí y dice que el disparo partió de uno de los puntos donde las fuerzas ucranianas tienen depositadas estas armas.Ahora también empiezan a surgir cuestionamientos al gobierno de Kiev por no haber cerrado el espacio aéreo de esa región para todos los vuelos durante el tiempo que dure la Operación Antiterrorista, más aún, si suponían que los rebeldes podían tener armamento capaz de derribar aviones a gran altura. Va a ser muy difícil saber con exactitud quién disparó porque estos misiles pueden ser disparados desde distintos lugares y, en este caso, ni Ucrania, ni los rebeldes pro rusos van a permitir el acceso al vehículo que los disparó. Pero si se confirma que fueron los rebeldes pro rusos quienes dispararon, Rusia y Putin no van a escapar a la condena internacional aunque no haya sido producto de una acción rusa ni desde el territorio ruso.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad